Mar08222017

Últ. Act.Lun, 21 Ago 2017 2pm

Back Usted está aquí: Tapa | Cultura | Turismo | Los Couly: «reyes del aperitivo»

Cultura

Los Couly: «reyes del aperitivo»

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Los reyes del aperitivo, son de Pigüé, viven en Nequén y se llaman Couly. Una barra cómoda. Una carta de tragos interesante. Un barman posta. Un exhibidor con los mejores quesos del país hechos por un tipo que probablemente esté ahí cocinando cuando vayas. Unas canillas de digna cerveza tirada. Unos postres increíbles.


A.- Te instalás a disfrutar de todo eso como un gustito cada tanto y la pasas bomba mientras el barman tira magia.
B.- Comprás algunas cosas y te tomás el olivo. Te recomiendo el tiramisú y algún dulce de leche de cabra para el desayuno que seguramente no vas a probar por ningún otro sitio en kilómetros a la redonda. Queso siempre, obvio y si hay manteca, golazo.
C.- Picoteás algo al estilo abreboca y pasás al salón de La Toscana, uno de los mejores restaurantes patagónicos donde abrazás la carta para siempre mientras el mozo aguarda atento.

Nos juntamos con Mauricio Couly y sus hermanos, Darío y Edgard, en el almacén que desde hace un par de meses funciona como un nuevo espacio del restaurante. El almacén se llama “Hermanos Toscanos”, barra, mostradores, balanzas, bicicletero en la vereda, una repisa con panes increíbles y buenos quesos elaborados por Mauricio que es el número 1 del país.

Una linda postal de recoveco ideal para acomodar los huesos del trajín diario y dejarse mimar un buen rato.

El típico sitio que aunque no exista lo deseás y que en tu construcción mental de chinguirito ideal aparece. Un lugar para sentirse a salvo, comer algo rico tomarse un trago, una pinta o una copa de vino en una ciudad donde las buenas barras no abundan.

Los hermanos Couly lo pensaron como una vermuthería. Hay que recrear la cultura del after y del aperitivo, algo que perdimos en el camino a pesar de que muchos lo llevamos en la sangre de generaciones de inmigrantes que lo practicaban cada día en el sitio donde les tocó vivir. Un gesto de sociabilidad y disfrute.

(*) diario RIO NEGRO.