Vie04272018

Últ. Act.Jue, 26 Abr 2018 5pm

persichini cerramientos
Kamenka
Back Usted está aquí: Tapa | Deportes | Categorías | Liga Regional de Futbol | Martín Prost: sueña con gritar un gol en Primera

Liga Regional de Futbol

Martín Prost: sueña con gritar un gol en Primera

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Lejos quedaron los tiempos donde  lo tildaban de ex jugador, rebelde, poco afecto al entrenamiento. Reconoce el rol del DT Eduardo Salvi en su vida para hoy estar jugando el Nacional B en Carlos Casares soñando con llegar a la Primera, un desafío que tal vez no sea el más importante sino el haber sabido cambiar a tiempo para disfrutar de este presente como futbolista.

Mucho más maduro y hasta reflexivo se lo ve a Martín Prost, el pigüense que con Argentino Agropecuario de Carlos Casares se ilusiona con ascender a la Primera División del fútbol de AFA.


Como su actual club, bien de abajo inició su camino en el fútbol, hizo todas las inferiores en Club Sarmiento, debutó en la primera local siempre aportando goles. Condiciones le sobraban y desapego a las obligaciones también, como lo reconoce con una sonrisa «Eduardo Salvi fue mi papá futbolístico», es que el cabezón apostó por él cuando entrenó a Tiro Federal de Puan.


A es altura no pocos ya lo tildaban de ex jugador, rebelde, poco afecto al entrenamiento. Aquella experiencia resultó trascendental para su vida deportiva.
«Hoy puedo vivir jugando al fútbol», dice reconociendo en Salvi a su mentor «me pasaba a buscar todos los días, y a veces me tenía que esperar»
Esos viajes a Puan con charlas incluídas motivaron un cambio que hoy motiva esta reflexión «me gusta entrenar y aprendí que antes que futbolista uno debe ser un buen deportista».


«Eduardo siempre me apoyó en todo lo que necesitaba incluso cuando tenía diferencias con Sarmiento me aconsejó bien. Valoro mucho eso, y creo que hoy soy lo que soy en parte gracias a él», remarca. Y también que «el descanso, el entrenamiento y la alimentación tanto para un jugador de futbol como para cualquier deportista. Son cosas que son fundamentales y si no lo haces apropiadamente el rendimiento no va a ser el que se espera y eso te va dejando afuera. Creo que es fundamental el descanso, sobre todas las cosas».

Trotamundos

El delantero se fué en trueque con Santaella en 2010 a Tiro, retornó a Sarmiento al año siguiente pero algo se había roto en la relación con el club. «Creo que cuando festejé tanto el gol contra Sarmiento (jugando por Tiro) hubo un quiebre, como que no tenía que estar en el club, que mi ciclo ya había terminado. Creo que eso ayudo a la decisión de Huracán de Tres Arroyos cuando me llamaron», afirma. La experiencia en Tres Arroyos fue dura, cuando llegó había varios delanteros, y sus goles fueron determinantes para ganarse un lugar.


«Acá en la liga nunca fui un distinto como para saber si podía jugar en otro nivel pero me di cuenta que el entrenamiento es fundamental. El futbol es práctica y constancia. Cuanto más lo practicas, mejor te sale. No te das cuenta hasta que no estas ahí. Vos podes decir 'quiero jugar en primera', pero el clima, el ambiente, todo ayuda. A veces te potencia o te resta, a mí gracias a Dios me ha potenciado'', destaca.


«Estuve en Huracán todo el 2011 y 2012, de ahí a Comodoro Rivadavia», agrega y hace una pausa. Es que en ese interín estuvo a punto de fichar por San Lorenzo de Almagro cuyo entrenador era Caruso Lombardi un dt que suele mirar mucho a los futbolistas de categorías inferiores.


«Teníamos prácticamente todo arreglado para jugar en San Lorenzo, pero por cuestiones dirigenciales no se dio», y finalmente recaló en la CAI de Comodoro Rivadavia.
«Me dolió porque estuve a un paso de jugar en Primera División», dice y también que había aprendido a no bajar los brazos. De casi tener la oportunidad en Primera, después del Argentino A con Huracán tenía que jugar  en una categoría más abajo como el Argentino B donde sus goles fueron claves para el ascenso.

«Salimos campeones y eso me llevó a Sarmiento de Junín, donde mejor me sentí», cuenta de una experiencia que también lo marcó ya que fue su debut en la B Nacional.
«Es una categoría que yo deseaba mucho. Cuando estaba en casa miraba TyC Sports con mi hermano y veíamos el futbol de la B Nacional y le decía que me encantaría jugar en esa categoría. Pero no entrenaba, así que era un sueño difícil de concretar», dice sonriendo.


«Fue espectacular cuando debuté con esa camiseta y algo que no me voy a olvidar nunca. Después tuve una mala salida por Roberto Trotta que llegó como entrenador. Yo tenía un año más de contrato... Me fuí de una manera que no esperaba, pero hice las cosas bien durante el año y eso me deja tranquilo. Justo un pigüense me viene a dejar afuera, es algo raro -bromeó- pero es su trabajo y yo lo entiendo».


Otra vez a armar las valijas y esta vez su destino fue más al norte del país para jugar en Gimnasia y Esgrima de Mendoza que estaba en el Argentino A, aunque esta vez viajó más convencido del paso que daba.


«Me fuí decidido a Gimnasia de Mendoza, convencido de que íbamos a ascender, que íbamos a dar batalla. Y gracias a Dios se dio de esa manera, fue uno de los logros más importantes que tuve».


Y otra vez sus goles fueron un factor determinante para que Agropecuario de Carlos Casares ponga sus ojos en él y hoy sueña con un ascenso que le permita gritar un gol en Primera, un desafío que tal vez no sea el más importante sino el haber sabido cambiar a tiempo para disfrutar de este presente como futbolista.

LOS GOLES DE PROST EN EL CLUB DE BERNARDO GROBOCOPATEL:

«Cuando las categorías son más bajas es todo mas difícil,  los árbitros juegan mucho en contra, los lugares en donde vas a jugar no son los mejores. Te tenés que adaptar» «Carlos Casares es una ciudad chica donde no tenés mucho que hacer, salvo entrenar, estar con la familia y hacer tus cosas bien. El club es como si fuese Deportivo Sarmiento, con la diferencia que el dueño tiene plata y consigue todo lo que pretende. Él quiere que su club esté en Primera y es un gran presidente». «La B Nacional es un torneo duro. Hay equipos con mucha historia, como Atlético de Rafaela, Almagro o Nuevo Chicago, son equipos con historia como acá en esta Liga es Sarmiento» «Nos televisan muy poco siendo protagonistas de este torneo... Por ahí hay que pagar derecho de piso... Tenés lo que te dan los demás, no lo que te merecés». «Las canas empiezan a aparecer, el estado físico no es el mismo pero tengo la ilusión de que alguna vez alguien me vea y llegar a Primera, y también es un mensaje para los chicos, de que se puede disfrutar del fútbol y vivir de eso». «Estudié el curso de técnico porque sentía la necesidad de que cuando deje el fútbol seguir vinculado de alguna manera... Pero me dí cuenta de que no es lo que yo quiero. Además, la familia te sigue e ir trasladándolos de un lado a otro perjudica, no es justo, ellos me apoyaron mucho. Hoy tengo otros proyectos que pienso desarrollar acá».

«En Tres Arroyos no siempre alcanzaba lo que me pagaban. Mis abuelos, mis papás me mandaban comida y dinero y de eso no me olvido. También haber trabajado en un supermercado chino o de albañil». «Me puso feliz cuando recibi el reconocimiento en la Fiesta del Deporte. Era algo que no lo esperaba. Celeste (su pareja) estaba muy entusiasmada por ir a la fiesta. Todos estábamos muy emocionados».

CAPRICHO O PASIÓN:

Agropecuario de Carlos Casares tiene un mecenas que lo impulsa, Bernardo Grobocopatel, un empresario sojero que tiene el sueño de llevar a su equipo a Primera, y así lo cuenta en las redes sociales:
«El 29 de enero se van a cumplir 6 años de aquel debut en el Federal C, un debut cargado de sueños donde la meta era llegar al Nacional B en 5 años.....una utopía de un rico,caprichoso, que hablaba de un sueño imposible de cumplir...como se iba a lograr en una ciudad como Carlos Casares?, sin inferiores?, sin club?, sin cancha?, etc etc etc...en 3 meses se aburre y chau...casi 6 años después, sin ninguna duda la realidad superó a esos sueños...llega el 2018 y podríamos decir ....SUEÑO CUMPLIDO...pero no...tengo otros sueños para los próximos años, sueño con equipos grandes jugando en CASARES, me imagino al Gremio, al Colo Colo, a Nacional de Medellín...SUEÑO CON UNA LIBERTADORES EN CARLOS CASARES, no tengo dudas que va a ser muy difícil, quizá nunca lo logremos, pero ya sabiendo que se puede, nunca lo voy a dejar de intentar, total antes era un rico caprichoso..ahora un loco ...PERO, SI POR QUERER LLEVAR EL FÚTBOL DE MI CIUDAD A LO MÁS ALTO DEL MUNDO, ME VAN A DECIR QUE ESTOY LOCO....NO ME QUIERO CURAR NUNCA DE ESTA HERMOSA LOCURA....QUE EMPIECE YA ESTE 2018!!!».