Mar11132018

Últ. Act.Mar, 13 Nov 2018 10pm

Back Usted está aquí: Tapa | El Distrito | Categorías | Saavedra | A 12 AÑOS LA MUERTE DE ALDO MAURICIO AGUSTINELLI SIGUE IMPUNE

Saavedra

A 12 AÑOS LA MUERTE DE ALDO MAURICIO AGUSTINELLI SIGUE IMPUNE

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Hoy 29 de octubre se cumplen 12 años de la muerte Aldo Mauricio Agustinelli, en circunstancias aún no resueltas. La carátula inicial dispuesta por la justicia de Bahía Blanca que interviene por jurisdicción que le corresponde a Saavedra, determinó que el fatal suceso fue en accidente de tránsito. Era una mañana de domingo del 29 de octubre de 2006, cuando la tragedia golpeó a una conocida familia de Saavedra.

El cuerpo del joven de 33 años apareció en acceso a la localidad, cerca del parque “Los Álamos”. La sirena del cuartel de bomberos era el preludio de una trágica historia que lamentablemente hace más de una década no encuentra final.

Las más variables hipótesis se tejieron en los primeros días, semanas, meses, vecinos citados a declarar – al menos- todo aquel que supo verlo a Mauricio en la madrugada en una disco bailable- que funcionaba en la avenida Cornelio Saavedra, frente al galpón del ferrocarril.

En 2013, en vísperas de los 7 años de la muerte de Mauricio, el entonces jefe de la subcomisaria Claudio Cardozo reconoció –según archivos periodísticos- que la causa no tenía avances por falta tal vez de una buena investigación o que “se hizo todo mal”.

Las pericias y autopsia determinaron que Mauricio fue embestido, murió seguramente en el acto y el que lo mató en ese instantes: ¿en qué condición conducía?, tal vez borracho pero ¿por qué no se presentó ante las autoridades a las horas siguientes? ya que seguramente tal vez hasta se lo cruzó a la víctima en el mismo boliche de la avenida principal del pueblo.

No hay ninguna precisión que eche luz de cómo Agustinelli llegó hasta la escena fatal, nadie vio nada, nadie escuchó tampoco.  La fatalidad a medida que pasan los años suma más interrogantes, y pensar que solamente hay un responsable es mentir. La cadena de complicidad se agranda al mismo ritmo de los años, donde el silencio tal vez algún día se rompa para permitir que la familia Agustinelli encuentre la paz.

Qué la estrella pintada de amarillo en el acceso nunca se borre y tampoco en nuestras memorias, conocer qué pasó y quiénes fueron los autores y sus encubridores.

(*) FUENTE CIUDAD NOTICIAS