Lun05292017

Últ. Act.Dom, 28 May 2017 7pm

Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | No me verás caer...

Editorial

No me verás caer...

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
caer en al escuela publica

por Walter Ditrich. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.) - Yo caí de mocoso en un jardín de infantes de pueblo chico. Los docentes me hicieron la leche, me enseñaron a jugar, a compartir, el Antón pirulero y limpiaron nuestras colas sucias en épocas de pañales de tela. Era un jardín público.

Caí, luego en una escuela rural. De 1º a 7º grado, todos juntos en el mismo aula. Éramos tres en mi grado. La maestra nos daba clases a todos juntos. A veces vivía en una casita al lado de la escuela, sola, en medio del campo. Otras, viajaba a dedo y caminaba 5km para dar clases. Cruzaba los pantanos en tractor o con los pies en el barro. Era una escuela pública.

Caì, luego, en una secundaria pública. Los profes nos enseñaron historia, matemáticas, geografía, química y ciudadanía. Había profes que venían a trabajar a dedo. Otros eran profesionales exitosos. Algunos daban pasaban más horas en el aula, de escuela en escuela, que en sus casas. Con todos aprendimos. Mucho. Muchísimo. Estábamos, banco de por medio; el hijo del estanciero con el hijo del peón. La hija de la empleada doméstica y la heredera de la empresa más grande. Era una escuela pública.

Me recibí en la Universidad pública tambièn. Si no hubiera existido, , yo no podría haber estudiado y habría caído en el universo “ni ni” de la Argentina saqueada de los noventa.

Soy un agradecido al país y a su gente, por sostener la educación pública que me permitió formarme. Hoy doy clase en la secundaria pública y trato de honrar mi trabajo día a día. Es mi forma de devolver lo que la educación pública me dio. Muchos, la mayoría de mis alumnos, no podrían ser alumnos sino existiera la escuela pública.

No quiero verlos caer en la escuela pública como última alternativa.

Quiero, sueño, con que elijan la escuela porque es para todos. Porque tiene las aulas abiertas, porque integra, porque no te pregunta cuánto podés pagar para inscribirte. Porque en la escuela pública todos somos iguales. El desafío es que la escuela pública te enseñe mejor que en la privada, y sin pagar un peso.

En la pública la educación no se negocia.

En la privada, la educación es un negocio.

No quiero ver caer a mis alumnos.

No quiero ver caer a mis compañeros

No quiero ver caer a los políticos.

No quiero ver caer a mis vecinos.

No quiero caer. No quiero que nos caigamos.

Quiero que nos levantemos todos juntos.

Por la escuela pública.

Por salarios docentes dignos.

Por calidad educativa.

Por una educación transformadora.

No sigamos cayendo, es hora de levantarse y andar.

La escuela pública es el lugar. No te caigas.