Sáb11182017

Últ. Act.Vie, 17 Nov 2017 7pm

persichini cerramientos
tecnoalfa
Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | ¿Dónde está Miguel?

Editorial

¿Dónde está Miguel?

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

POR WALTER DITRICH - Cada 17 de Agosto pienso en Miguel. Después, en el resto del año, alguna crónica periodística - cada vez menos frecuente- me detiene en su recuerdo. Hasta el próximo 17.

Hoy se cumplen 24 años de aquel  «17 de Agosto» sin Miguel. Como todos los años, se hará la vigilia en 5 y 59 de La Plata. Sede de la Comisaria 9na donde fue torturado y asesinado Miguel Bru. Cada año, los familiares, amigos, compañeros, militantes de derechos humanos y gente comprometida con lo que nos pasa; se acerca a esa nefasta sede policial. Allí, fue visto por última vez el estudiante de periodismo. Y allí, simbólicamente, nos juntamos cada año a retomar su rastro. Para que no se pierda.


¿Qué otra cosa se puede hacer ante una desaparición que seguir buscando al desaparecido?.
Yo pienso en Miguel porque caminamos los mismos pasillos y pisamos las mismas diagonales. Miguel Bru, cuya familia tiene raíces pigüenses, estudiaba periodismo en 1993 en la Escuela Superior de Periodismo de la Universidad de La Plata. Yo también. El estaba en los últimos años y yo recién empezaba. Por lo que no tuvimos relación personal.


Recuerdo perfectamente, cuando después del feriado del 17 de Agosto de hace 24 años, por los pasillos de el viejo edificio de calle 44 corrió el rumor de que faltaba un estudiante. Cuando vi la foto, en una fotocopia blanco y negro donde Miguel tenía una mueca tierna y un pañuelito en el cuello; al instante lo indentifiqué perfectamente. Decenas de veces lo había visto en la facu.


Después, vino lo único que podemos hacer cuando alguien desaparece: buscarlo. Dónde está Miguel? decían las banderas. Una, dos, tres; dos veces tres y veintitrés veces dos; marchas y más marchas hicimos y se hicieron. Rosa su mamá, Carolina su novia , sus amigos y compañeros encabezan las manifestaciones reclamando incansablemente.
Nunca lo encontramos. Rosa, esa gigante mamá menudita, no paró de preguntar y reclamar con sus voz finita y sus mejillas rojizas.


Muchas veces se dijo que la única lucha que se pierde es la que se abandona. Supongo, que podemos decir que un desaparecido nunca aparecerá si lo dejamos de buscar.
Buscando, Rosa supo su hijo Miguel fue secuestrado cerca de Bavio (La Plata) el 17 de agosto de 1993. Iba en bici a cuidarle la casa a unos amigos.


Las declaraciones de varios detenidos en la Novena y a las pericias en el libro de guardia, permitieron comprobar que fue ingresado en esa seccional, entre las 19 hs y las 20 hs de ese día, donde fue visto por última vez mientras era torturado. En 1999, en juicio oral y público se condenó a perpetua a los ex policías Walter Abrigo y Justo López, por su muerte y desaparición, y por encubrimiento al ex comisario Domingo Ojeda y al ex oficial Ramón Ceressetto.


La familia de Miguel junto a la Asociación Miguel Bru continúan exigiendo la aparición del cuerpo de Miguel, y la investigación penal al resto de los policías que estuvieron presentes en la Comisaría Novena la noche del crimen y al ex juez Amílcar Vara, cómplice de los policías asesinos, destituido en un jury político en 1996 por encubrir a la policía en más de 27 casos.A

Por estos días, se reclama en todo el país por la aparición de Santiago Maldonado. Es una historia similar. Y el mismo legado. Hablamos de su legado de compromiso, porque días antes de su desaparición, Miguel había denunciado a efectivos de la Comisaría Novena por un allanamiento ilegal en su casa. A partir de ese momento comenzó a ser amenazado y hostigado para que retirara la denuncia. Esa dependencia policial tiene un negro pasado de terror durante la dictadura militar. Miguel lo sabía. Pero pagó con su vida el ejercer su derecho a la libertad y el respeto por las leyes de la democracia.


Hoy, 24 años después, lo seguimos buscando y los policías que los desaparecieron lo siguen desapareciendo todos los días. Dice Galeano que los desaparecidos son muertos sin tumbas.


Dónde está Miguel?; dónde está Jorge Julio López?, dónde está Luciano Arruga?, donde está Marita Verón, donde está Santiago Maldonado? 
Hace 24 años, pensamos en Miguel. Y cada minuto, hay alguien buscándolo. Un día, encontraremos a todos los desaparecidos que nos faltan. Un día, atraparemos al último desaparecedor impune.


Ese día, será justicia.