Lun09242018

Últ. Act.Lun, 24 Sep 2018 11am

Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | NO SE OLVIDEN DE CABEZAS: 1997-25 de Enero- 2018

Editorial

NO SE OLVIDEN DE CABEZAS: 1997-25 de Enero- 2018

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Por Walter Ditrich (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.).- Lo imagino haciendo guardia detrás de una nube. La mirada atenta, la cámara lista, el lente limpio y el dedo índice siempre cerca del obturador.


Lo veo incansable, esperando fotografiar la justicia. Esa imagen que espera ver cara a cara hace 21 años. Lo adivino abatido, pero inclaudicable; esperando ir a descansar en paz de una vez por todas.


No sé si alguna vez hizo fotografía área, pero estoy seguro de que lleva meses capturando con su lente lo increíble desde muy arriba. Vio volver a la calle a los que terminaron con su mirada y a quienes lo planificaron. Se embroncó disparando ráfagas de cliks a los impunes que saldaron demasiado rápido una deuda que se suponía eterna.


Supongo que desde su barricada periodística en el cielo de los justos, no podrá entender lo que ve. Como no comprenderá qué es eso de los megapixeles que intentan destronar a su vieja compañera cargada de rollos. Estimo que compartirá momentos eternos fotografiando denuncias para los nuevos libros de Walsh o se tomará un cafecito con el Negro Fontanarrosa para reírse hasta el dolor de panza.


Porque acá abajo, muchos de los que dijeron que nunca lo olvidarían parecen no recordarlo más. Hoy, a 21 años de su asesinato, estuvieron muy ocupados corriendo detrás del la vedette siliconada del verano y no miraron para arriba. Allá alto, donde José Luis sigue esperando la denuncia cotidiana a los sicarios que lo masacraron impunemente en la cava de Pinamar y hoy siguen disfrutando del sol y la arena.


«Sacarme una foto a mi es como pegarse un tiro en la cabeza», dicen que dijo Yabrán luego de que Cabezas congelara su rostro en 400 asas para toda la eternidad.
Cabezas, espera que algún día se pueda decir que «matar a un periodista es como encarcelarse de por vida».

No se olviden, de José Luis Cabezas. No se olviden de Julio López. No se olviden de los 44 héroes del San Juan. No se olviden de los 194 muertos de Cromagnon. No se olviden de los 51 muertos del Sarmiento. No se olviden de Miguel Bru. No se olviden de Santiago Maldonado. No se olviden de Rafael Nahuel. No se olviden de los 84 trabajadores de prensa desaparecidos y  los 17 que fueron asesinados durante la última dictadura.

A 21 años del asesinato del compañero reportero gráfico José Luis Cabezas no olvidamos. No olvidamos que la corrupción mata. José Luis murió por denunciarla. Es nuestra responsabilidad seguir fotografiando, mostrando, denunciando y echar luz, o flash, a los que se pretede ocultar.

NO SE OLVIDEN, DE JOSE LUIS CABEZAS...