Mié10172018

Últ. Act.Mié, 17 Oct 2018 7pm

Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | El tamborcito de Camilo

Editorial

El tamborcito de Camilo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

(Por Walter Ditrich-).- «No tenés que tocar el tambor en la calle, vos tenés que estudiar abogado y ser Presidente del país». La frase se la dijo una mujer desconocida a mi hijo Camilo de 6 años recién cumplidos.

Camilo, había invertido todos sus ahorros en instrumentos autóctonos que fue comprando en feria de artesanos durante nuestras vacaciones en el sur. Incluso, me sorprendió a mí y sorprendió a los luthiers originarios, con sus conocimientos interpretativos. «El profe de música me enseñó en el Jardín» explicó para ir armando su orquesta telúrica.


Como vio que muchos jóvenes optaban por cantar a la gorra en cada lugar con buena afluencia de público, Camilo decidió hacer lo mismo. Se sentó en la calle céntrica de Bariloche, comenzó a tocar un par de tambores y tiró su gorra esperando la propina. La imagen era muy divertida. Y los tambores autóctonos sonando cuando a su gorra del Barcelona, una metáfora de la globalización. Fue cuando se acercó una mujer sugiriéndole los estudios de abogacía, que según ella, lo depositaría en el sillón de Rivadavia. Y le dijo esa frase. Casi como una orden.

Camilo lo miró con sus ojos grandotes, entre asustado y extrañado. Temí que respondiera con un epíteto. No dijo nada. La mujer siguió su perorata. «Yo a mi hijo de chiquito lo incentivé, hoy es abogado. Tocar el tambor es para divertirse, no para vivir. No vas a llegar a Presidente tocando el tambor» sentenció la doña. «Pero a mí me gusta tocar el tambor», respondió Camilo, temeroso, hablándome a mi pero para que la intrusa escuchara.


«Igual, quizás nos irá mejor con un Presidente músico.. ¿No?». le dije con una sonrisa a la señora para descomprimir y emprender la retirada.


- «Estudiá abogado, el tambor no te conviene» insistió la mujer con tono profético. Mientras nos íbamos, le aseguré a Camilo que podría tocar el tambor todo el tiempo que quisiera y no era necesario que se anotara en la carrera de las leyes si no le gustaba. Ni siquiera preguntó qué era un abogado.


Me quedé pensando en los mandatos sociales. En los moldes con el que educamos a nuestros hijos. E intenté imaginar un país gobernado por más artistas y menos abogados. Es probable que tuviéramos problemas organizativos, es cierto. De todas formas nunca fuimos Suiza ¿No?. Y también es probable que quienes tomasen decisiones en el gabinete artístico tendrían otra sensibilidad social.


Camilo siguió tocando el tambor. La señora habrá corrido a contemplar la placa brillosa con el nombre de su hijo abogado. Y el Presidente sigue en la suya. Volvió de su gira mundial donde fue a ofrecer nuestra vasta patria como tierra de oportunidades. «Les corté el pasto, ahora ustedes hagan los goles» le dijo a Macri a los capitalistas. Los inversores, que tienen menos corazón de Pinocho, quieren el pasto cada vez mas cortito y parece que piden seguir pasando la podadora, porque el recorte aún no les alcanza.


Si las inversiones no llegan, la inflación no para y el país no arranca podré recurrir al hijo abogado de la señora para demandar al Presidente «por promesas incumplidas». O pedirle a Camilo que toque el tambor a la gorra para ir zafando. Al menos, hasta que me lleguen la bondades «del cambio».