Dom07152018

Últ. Act.Dom, 15 Jul 2018 8pm

persichini cerramientos
distruta
prestamos ya
comahue
Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | El problema de la droga

Editorial

El problema de la droga

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

(POR WALTER DITRICH Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.).- Hace unos días, cuando la autoridad policial que investiga las drogas ilícitas se presentó ante el Intendente, el Secretario de Gobierno, Diego Marezi, opinó que en nuestro distrito no tenemos un problema grave de drogas.

No coincido. Hace años le venimos preguntando en cada campaña electoral a los candidatos a concejales y a Intendente sus políticas al respecto. Las respuestas son zaraza. Guitarrean. Hablan de trabajo interdisciplinario y bla bla bla. En concreto, nada.


Campañas de prevención constante y permanente, no se conocen. Y sino se conocen se puede inferir que no se realizan. Porque una verdadera campaña preventiva para surtir algún efecto debe darse a conocer. El rol del CPA, claramente se ha desdibujado; o al menos no trasciende esa faceta preventiva que era una de sus patas fundacionales.


Alguna charla generada por instituciones privadas, como cuando vino Miroli; o la llegada a través de la iglesia de la Fazenda que recorrió colegios secundarios y no mucho más.


En el otro extremo, los operativos contra el narcotráfico parecen escasos. Hallazgos en controles de rutina o apresando in fraganti a quienes no tienen la pericia de sortear los operativos de tránsito. Decomiso de plantaciones de auto cultivo que sobresalen los paredones, pibes fumando en el parque y algún narco de poca monta vendiendo en pleno centro, fueron los últimos casos. Los decomisos deben sumar a la estadística final, pero la droga sigue llegando al distrito.


Lo saben los jóvenes, los niños, los adolescentes, lo comentan los grandes y ya nadie se escandaliza por el consumo de sustancias prohibidas. Hace un par de años el propietario de un local nocturno nos dijo por Canal 4, en Cuarto Poder, que no se les complicaba lograr que los jóvenes dejen de fumar porros (marihuana) dentro del boliche. Parte de la audiencia se escandalizó de lo que se dijo por televisión, pero no tomaron cuenta del dato que evidenciaba una situación muy compleja en los grupos de jóvenes.


Porque seguimos creyendo que la droga no es un problema en Pigüé y el distrito.


Claro, aquí todavía los jóvenes adictos no balean remiseros, no acuchillan kiosqueros o recorren la ciudad en moto arrebatando carteras a la salida del banco. Los jóvenes adictos aún no matan en Pigüé.

Entonces no nos preocupa.

Cuando eso pase, se encenderá la alarma. Hablaremos de inseguridad, de la droga, de los pibes «perdidos» y bla bla bla. Porque la droga nos afectará el bolsillo. La tranquilidad. Los bienes personales.

De tal forma, que podemos concluir en que en realidad nos importa más la propiedad privada y «la seguridad» que la salud de nuestros pibes.
Yo creo que tenemos un problema.

Y lo primero que debemos hacer para enfrentarlo es empezar por reconocerlo.