Mié11142018

Últ. Act.Mar, 13 Nov 2018 10pm

Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | Argentina IM POTENCIA

Editorial

Argentina IM POTENCIA

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

(por Walter Ditrich).- La Impotencia es la Falta de fuerza, poder o competencia para realizar una cosa, hacer que suceda. La Argentina no es más una potencia. La Argentina es impotencia. La Argentina quiere y no puede.. La impotencia de no poder aunque queramos nos frustra, nos deprime, nos decepciona.

La Argentina ya no es potencia. No somos mas el granero del mundo. En la Argentina impotencia reina el monocultivo sojero y si el mercado mundial estornuda, nosotros nos resfriamos. En la Argentina impotencia una sequía es tragedia económica nacional.

Las reservas ya no rebalsan en los pasillos del Banco Central y acabamos de recurrir al FMI a pedir prestado para frenar el dólar. Buenos Aires no es más la Paris de Sudamérica, sitiada por el 30% de pobreza. Y los argentinos ya no tiramos manteca al techo, la manteca no sobra y los techos tampoco.

La Argentina no es más potencia. Dios no es Argentino ni atiende en Buenos Aires. El Papa sí, pero somos tan argentinos que lo dejamos plantado antes del mundial y vivimos discutiendo si Francisco es peronista, anti Macri o colaboró con la dictadura. Tan argentino es el Papa que va a todos lados menos a su país. Nuestro país.

La Argentina, es impotencia, dentro y fuera de la cancha. No somos más los mejores del mundo. Messi no es Maradona, ni lo será. La AFA del 38 a 38, no se arregla con un Chiqui Tapia con el buzo de gimnasia y hablando de la paz mundial. En la Argentina impotencia, Messi tiene cara de sufrimiento cuando se pone la diez y el desconcierto de no saber a dónde vamos, de vivir sin un plan, atando todo con alambre, nos vuelve a poner de rodillas suplicando ante los ídolos. En Argentina, dentro y fuera de la cancha, vivimos esperando el milagro.

Enzo Pérez que estaba de vacaciones y termino de titular, Caballero que no ataja, pero lo ponen porque supuestamente sabe con los pies y termina metiendo la pata, una liena de tres que te da menos confianza que Dujovne, Mascherano resigando, Messa asustado, Agüero enojado, Higuain archivado, Banega y Viglia lesionados, el equipo desconcertado y Sampaoli desesperado, insultado.

La Argentina es impotencia. No hay recetas mágicas fuera de la cancha. Ni adentro. NO esperemos barriletes cósmicos que puedan remontarnos heroicamente hacia la gloria. Dios ya no nos da la mano de Dios.

Habrá que desensillar hasta que aclare. No pedirle milagro s a Messi y dejar de comprar el humo de técnicos con buena oratoria ya poco trabajo. Habrá que dejar de escuchar a los bufones del reino y desconfiar de los amigos del campeón.

Humildad, trabajo, espíritu de equipo, un objetivo común, sacrificio, autocrítica, generosidad y transpirar la camiseta convencidos de que lo único importante, los más importante es la camiseta, quizás sea el camino. Para salir de la impotencia y soñar con ser potencia.

Dicen que se juega como se vive. En la Argentina impotencia, siento, vivimos como jugamos.