Mar09252018

Últ. Act.Mar, 25 Sep 2018 10pm

Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | Macri sòlo habla de ajuste

Editorial

Macri sòlo habla de ajuste

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

(por WALTER DITRICH. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.). Macri solo habla de ajuste. Y le habla a los mercados, a los inversores, al Fondo Monetario. Habla de ajuste. Pero no le habla a la gente. No le habla al laburante, al jubilado, al pequeño empresario, al desocupado.

Macri le habla al mercado. Pero sus vecinos del country no lo escuchan.

En poco más de un minuto el Presidente les habló a los que pueden frenar o acelerar la corrida. Ellos, los dueños del capital, tienen menos corazón que Pinocho. Y encima Macri les mintió. Dijo que había acordado con el FMI un adelanto de los desembolsos de dinero. Es mentira. No hay acuerdo aún y el Fondo sólo aceptará pidiendo más ajuste a cambio.

Macri, que eligió no hablarle al pueblo que gobierna, dio además una enorme muestra de fragilidad. Cuando él mismo anunció la vuelta al Fondo, dijo que era un préstamo preventivo, de respaldo, “por las dudas”. Y ahora pide desesperado que le adelanten plata para poder pagar deuda. Es decir, reconoce que necesita antes el salvavidas que había encargado para dormir tranquilo. En el mundo del dinero, saben olfatear esas señales mejor que nadie: si pedís un salvavidas urgente es porque el agua se está viniendo al cuello.

El Fondo exige que esos verdes no se puedan usar para controlar el tipo de cambio. El dólar sigue subiendo, la inflación también. El gobierno está desorientado y sólo habla de ajuste.

El ajuste, nunca es neutral. Porque cuando hay ajuste, alguien pierde. Alguien gana. Y entre los que pierden y los que ganan no todos corremos la misma suerte.  Hay quienes ganan mucho màs,  y estamos los que siempre perdemos.

Macri sigue hablando de ajuste y el dólar no para. Pide prestado y el dólar no para. Pide nuevamente prestado para pagar lo que pidió antes y el dólar no para. Promete gastar cada vez menos y el dólar no para. Achica del dèficit y el dòlar no para. Promete màs ajuste, el dòlar no para.  Cada vez que sube el dólar hay inflación y recesión. Entonces se recauda menos, y acto seguido,  hay que ajustar más para achicar seguir achicando el déficit. Mientras tanto,  el dólar no para.

Cambiemos debe cambiar:  el plan económico fracasó. No era fácil controlar la inflación. El mejor equipo de los últimos 50 años no para de ir a buscarla adentro.

Macri tiene que cambiar. Será tiempo de cambiar la receta del ajuste, de dejar de hablarle a los mercados y hablarle a la gente. De pensar en la gente.

Quizás sea necesario un Ministro de Economìa para controlar la economìa. Tal vez el dream team de CEOs con la planilla de Excel no sean capaces de generar polìtica econòmica.

Es imprescindible frenar la transferencia de recursos. Es insostenible seguir reduciendo retenciones a los sectores agroexportadores y mineros. La apertura indiscriminada de las importaciones debe trocarse por un proteccionismo de la industria nacional. Hay que repensar la política tarifaria y es insostenible mantener la desregulación de los combustibles. El esquema tributario debe repensarse buscando guarismos más progresivos;  hay que intervenir en las cadenas de comercialización evitando los enormes abusos de la intermediación que generan productores y consumidores pobres e intermediarios cada vez más ricos.

En suma, Cambiemos debe cambiar. Si Macri sigue hablando de ajuste y más ajuste el futuro no serà diferente. No se pueden esperar nuevos resultados haciendo siempre lo mismo. Con màs ajuste, habrà cada vez más recesión, pobreza y una crisis económica en espiral autodestructiva.

La salida no es seguir bajando salarios, asfixiando a las PyMes y a los sectores productivos; o continuar con la poda del gasto social.

Cambiemos debe cambiar.

Macri le habla a los mercados que tienen menos corazón que Pinocho. No lo escuchan y le responden con el bolsillo.

Macri debe cambiar. Debe hablarle a la gente. Debe pensar en la gente. Y gobernar para la gente.

De lo contrario "el club del helicóptero" cada vez tendrá más pista para remontar vuelo.