Vie05242019

Últ. Act.Vie, 24 May 2019 8pm

Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | EL CHANCHO

Editorial

EL CHANCHO

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

por WALTER DITRICH (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.).- Esta crónica bien podría titularse «EL CAZADOR CAZADO». O quizás, «EL ESCRACHADOR ESCRACHADO». Pero no. Vamos a hablar de El Chancho y de quién le da de comer.

Como se sabe, Pablo Daniel Peralta, responsable del sitio CIUDAD NOTICIAS y la Radio FRECUENCIA ZERO de Saavedra, fue denunciado por ABUSO SEXUAL Y CORRUPCION DE MENORES. Por la característica pública del acusado y la gravedad del delito que se investiga, el tema ya es una noticia que corrió como reguero de pólvora.


Peralta, durante más de una década, vomitó el periodismo más sucio desde los medios que dirigía. Publicó falacias, mentiras, verdades a medias y escrachó a decenas de personas. Nunca la importó si divulgaba cuestiones íntimas, privadas, si perjudicaba a familias enteras o si sus «informaciones» se basaban en la verdad. Utilizó sus medios para ensuciar, extorsionar, mansillar el buen nombre y honor de las personas con absoluta impunidad. La respuesta ante tamaña hijaputez, era siempre la misma: «no se le puede hacer nada».


Y nadie hacía nada. Para peor, este personaje nefasto, se autoerigía como «paladín del periodismo libre» y sindicaba con su dedo acusador al resto de los medios Pretendía que todos publicáramos lo mismo que él. Cuando, como en nuestro caso, no lo hacíamos; sobrevenía la acusación de estar «comprados» y una catarata de barbaridades de las que fuimos víctimas durante años.


Muchos vecinos y sectores políticos a los que no les tocó el escrache de Peralta disfrutaban de sus publicaciones y se regodeaban con el morbo más mugriento. «Viste lo que puso Peraltita de fulano?»... ¿Viste como lo escrachó a Mengano?». Esa porquería amarillista y berreta era una manjar para los mezquinos que siempre pretendieron crecer políticamente enlodando a los demás. Poco importaba si se trataba de cuestiones privadas que deben quedar reservadas a la intimidad de las personas. Poco importó las consecuencias familiares y del daño moral ocasionado. La verdad tampoco era importante. DISFRUTAR DEL ESCRACHE AL OTRO ERA MAS TENTADOR. Por eso, en la permanencia y trascendencia de CIUDAD NOTICIAS es tan responsable Peralta como quienes solventaron su sitio y contribuyeron, difundiendo sus bajezas, a darle relevancia y entidad mediática.


«LA CULPA NO ES DEL CHANCHO, SINO DEL QUE LE DA DE COMER», decía mi abuela. En este caso, creo que la culpa ES del CHANCHO, pero también de quién le da de comer. Es sabido que hay sectores políticos que financiaron a Pablo Peralta durante años. Le fijaron suculentas pautas para que dijeran lo que ellos no se animaban a decir frente a un micrófono. Los aportes de, quienes practican la política más sucia, permitieron que Pablo Peralta escrachara, ensuciara, mintiera y difamara. No puedo acusar a esos sectores de cómplices de abuso sexual y corrupción de menores. Pero tienen responsabilidad en el daño que Peralta le produjo a muchas personas. Y hoy, se demuestra tristemente, que «bancaron» aun personaje nefasto que hasta ha cometido delitos gravísimos como los que ahora se le imputan. Y tiene 12 causas anteriores que forjan un prontuario de calumnias, injurias y violencia doméstica. Los que le dieron de comer «al chancho» durante tanto tiempo, deberían repensar sus prácticas y su manera de hacer política.


Sinceramente, espero que nunca trasciendan detalles de los horrores por los que está acusado ahora Pablo Peralta.De hacerlo, seríamos tan morbosos y sucios como fue él durante años. Las víctimas son menores y debemos preservarlos, aunque mucha gente tenga ganas de que Peralta la pague en los tribunales y en el banquillo de la opinión pública. La justicia tiene ahora la palabra.


Me hubiera gustado que el «largo brazo de la ley» hubiera alcanzado a Pablo Daniel Peralta hace años por el daño que hizo desde una computadora o un micrófono. Me hubiera gustado que la política que lo financió se hubiera negado a solventar un medio así. Me hubiera gustado que quienes lo abastecieron de información infame por oscuras intenciones no lo hubieran hecho. Me hubiera gustado verlo procesado por calumniar, injuriar, mentir y pisotear este profesión que tanto amo.

Hoy tengo que informar que está denunciado por abusar y corromper menores.

No me pone contento, no lo disfruto.

Espero, reclamo y exijo justicia.

Y deseo que al chancho, le dejen de dar de comer.