Jue07202017

Últ. Act.Jue, 20 Jul 2017 4pm

Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | Categorías | Correo de Lectores | Carta abierta a los productores de campo

Correo de Lectores

Carta abierta a los productores de campo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Van dos veranos con inconvenientes de grandes incendios de campo, donde el fuego destruye lo que encuentra a su paso. Las autoridades rurales y municipales están preocupadas y piden que se hagan contra fuegos. Pero, la gente de campo, ¿Tiene de hacer los contrafuegos como se deben hacer?.


Soy una persona mayor (89 años), empecé a trabajar en el campo en 1941 con mi padre cuando tenía 14 años. Se sembraban 300 hectáreas, todas las herramientas eran tiradas con caballos, las cosechadoras tenían la mayoría de los movimientos con bujes de fundición y con poco engrase, sobretodo en la cuchilla y en los sacapajas, eran muy propensos a recalentarse si no se engrasaban a menudo y eso produjo muchos incendios en esos años.


En esa época se hacían en todos los potreros contra fuegos de 4 metros todo alrededor. Teníamos dos sistemas: se sembraba una pasada de sembradora con avena, en noviembre se cortaba y se hacían parvas (ahora se harían rollos) y se volvía a arar con facilidad. La otra opción era dejar 4 metros de tierra arada y mantenerla siempre limpia, de esa forma había un arma para defenderse en caso de incendios y salvar los alambrados que son tan costosos.


¿No seremos los mayores un poco culpables de no haberles enseñado a nuestros hijos a cuidar más las cosas y poner en práctica lo que ya estaba experimentado?. Claro hoy en día vemos esos adelantos tan grandes de la maquinaria que nos olvidamos.
Recuerdo que cuando los ferrocarriles eran ingleses, araban a lado de los alambres y después quemaban las vías.


Las máquinas cosechadoras modernas son mucho más seguras y hay menos gente en los rastrojos. Dos personas hacen todo el trabajo y se junta el cereal a medida, muy distinto a aquellos tiempos de las bolsas que eran tres personas en la cosechadora y la juntada de las bolsas era complicada.


Con esto que estoy mencionando no quiero ofender a nadie, sólo pido a los agricultores que si dejáramos un contrafuego limpio, nos libramos de responsabilidades. Empecemos con tiempo, en diciembre es difícil hacer funcionar un arado en tierras muy secas y duras. Con todo respeto pido a todas las autoridades municipales, rurales, cooperativas y a toda empresa allegada al campo se comiencen las campañas en primaveras y , si sembraron hasta el alambrado, una solución es cortar unas pasadas cerca del mismo y hacer rollos, ¡Esto también es plata!.


Mi relato es producto de mis vivencias, sólo pretendo poner en palabras mi sentir y creo que puede ser útil a los productores de hoy en día.

Un viejo productor prudente.