Mar01232018

Últ. Act.Lun, 22 Ene 2018 7pm

persichini cerramientos
tecnoalfa
Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | Categorías | Correo de Lectores | Antón, Antón, Antón Pirulero, cada cual, cada cual, atiende su juego y el que no, el que no, una prenda tendrá.

Correo de Lectores

Antón, Antón, Antón Pirulero, cada cual, cada cual, atiende su juego y el que no, el que no, una prenda tendrá.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

(*) FRANCISCO MARTINEZ·MIÉRCOLES, 3 DE ENERO DE 2018 Muchas veces me he preguntado si desde nuestra más tierna infancia, ya nos quieren inculcar el individualismo. Centenares de veces hemos entonado estas estrofas sin pensar demasiado, movilizados por lo pegadizo de sus notas musicales.


Tal vez estoy equivocado en cuanto al sentido de las canciones del jardín de infante, pero si me sirvió al menos, para pensar algunas cuestiones. Y pensaba lo lindo que es trascender a tu propio espacio e ir en búsqueda de ayudar a fortalecer o recuperar derechos, de cualquier tipo, en lugares que tal vez no sean los nuestros inicialmente, pero al que sí queremos acercarnos y pertenecer.


La semana pasada, el Consulado del Estado Plurinacional de Bolivia en Rosario, reconoció a José Abelli, dirigente de empresas recuperadas y del cooperativismo, por su compromiso y aporte para que la comunidad boliviana ejerza su derecho a voto. También fue reconocida la Cooperativa La Masa de Rosario, a través de su periodista Manolo Robles, amiga de Textiles Pigüé e integrante de ACTRA nuestra Federación. Por supuesto no podían faltar las mujeres fuertes y valientes y ahí estuvo Caren Tepp de Ciudad Futura. La foto que ilustra la nota, es de esa jornada.


Estos compañeros y tantos miles de otro sí que no atienden solo su juego. No arrancan de izquierda a derecha, como muchos conversos políticos, gambeteando solos hasta la nada misma. Por ahí, por donde transitan estos compañeros, está pasando la claridad de la jugada. Sabemos que estos son tiempos vertiginosos pero debemos proponer ese juego colectivo, de equipo, de organización. Yo quiero jugar en ese cuadro y con esos cuadros.


Nuestra empresa recuperada del pueblo de Pigüé, no se dedica a fabricar solamente telas. Ya hemos hablado de esto, ya lo han podido corroborar más de trescientas familias de la economía social de nuestra Ciudad. Con aciertos y errores, nos proponemos sostener lo logrado e ir en la búsqueda permanente de la mejora de sus proyectos sociales, para así alcanzar y abrazar a cada vez más compañeros.


Si Las Madres, por citar el mejor de los ejemplos, no ampliaban su maternidad, tal vez no se hubieran preocupado por los trabajadores de las empresas recuperadas, o para ser más amplio, como tan amplia ha sido su generosidad, por los trabajadores del mundo.


Estas luchas conjuntas, es lo que se ha impuesto desde hace mucho tiempo en nuestro país y que debemos defender y perfeccionar para seguir incorporando desde la militancia, con ideas claras y honestas, a todos nuestros hoy compañeros desocupados y a cualquiera que sienta que debe defender o recuperar un derecho.
Pero hay quienes todavía se preocupan por las prendas del Antón Pirulero, que pudieran, incluso, ellos mismos imponerse. Esos que solo se miran su propio ombligo. En la mayoría de los casos, es más bien la clase política.


Casi siempre amagando, primero por dentro para después salir por afuera, como esos wines pícaros de antaño, levantando falsas paredes, llamando a la falsa unidad. En muchísimas ocasiones, sirviéndose de votos de candidatos más fuertes, que toman como propios para seguir perteneciendo a una raza que cada día y con cada vez mas fuerza se rechaza. Con el solo objetivo de permanecer, para después sentar sus suaves nalgas en mullidos sillones y esperarte para la nueva negociación. La que le dictan, por cierto, los poderes concentrados lamentablemente.


Es sencillo ese juego para estos personajes, es solo cuestión de volver a empezar...Antón, Antón Pirulero, cada cual, cada cual, atiende su juego...silban bajito todas la elecciones.


Nos seguiremos negando a ese estilo de construcción. Tenemos donde mirar y aprender. Por suerte todavía existen Las Madres, las empresas recuperadas y miles y miles de colectivos que conforman todos los trabajadores en sus respectivos espacios, intentando hacer las cosas mas humanas y mas equitativas.
Hagamos que todas las luchas sean colectivas, llenemos de discusiones nuestras empresas, nuestras federaciones y confederaciones, nuestros gremios y sindicatos. Sigamos trabajando por la unidad de la clase trabajadora, sabiendo que de nosotros depende la cercanía de la victoria. Sabemos que de seguir así, mas temprano que tarde llegará la hora de los trabajadores.

Siempre Venceremos!
Francisco Martínez
Director Textiles Pigüé / Secretario ACTRA