Mié11142018

Últ. Act.Mar, 13 Nov 2018 10pm

Back Usted está aquí: Tapa | Editorial | Categorías | Correo de Lectores | "Yo fui a la plaza cuando asumió Mauricio Macri"

Correo de Lectores

"Yo fui a la plaza cuando asumió Mauricio Macri"

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

(por FRANCISCO MARTINEZ).-  No se me ve en la foto. Estaba dando giros en la pirámide. Miré el baile del nuevo presidente, el canto de Michetti, el saludo de la Primera Dama y su hija. Había pantalla gigante, las que quedaron ahí instaladas del día anterior, cuando Cristina se dirigió al pueblo advirtiendo de lo que iba a pasar.

Señalándoles a los que tomaban el poder en la Argentina de que no les iba a quedar un país cómodo para conducir. Por esas pantallas, vía transmisión televisiva, observé a los seguidores del Pro y de Cambiemos ovacionar a Susana Gimenez cuando las cámaras la enfocaban y a Nicolás del Caño.

Lo vi pasar a Mauricio Macri por la calle lateral de la plaza viniendo desde el Congreso hacia Casa Rosada, en un auto descapotable, para subir minutos después a gritar como desaforado “GRACIASSSSSS GRACIAASSSSS” en la antesala del tema de Gilda pero también en la previa de lo que sería y es, la peor catástrofe económica y financiera de la historia de nuestro país.

También sentí que nos empujaban sus fanáticos y nos escupían, una pasó su lujosa capelina rosa por mi cara que escondía un atildado peinado al grito de “asesinos, ya la plaza no es de ustedes”, un quinceañero pechando y provocando con un discurso que daba miedo pero principalmente lástima, por su juventud contaminada de odio lo digo.

Para ese entonces ya hacía más de diez horas que estábamos en la histórica Plaza de Mayo. Porque estábamos con Las Madres, que desde el minuto cero, a la medianoche, apenas iniciado el día 10 de Diciembre del 2015 se encontraban ahí con la claridad política y social a la que nos tienen acostumbrados hace más de cuatro décadas, para resistir desde el vamos nomás a un gobierno, que a esta altura de los hechos y los acontecimientos, debería irse.

Ya es hora de dejar la catarsis y pasar a la acción concreta. Y a todos los acomodados y calzonudos de siempre, de la parte política hablo, los extraños pero más que nada a los propios, que se dejen de vedetear por la tele y vayan a las fabricas, a las cárceles, a las calles, a las marchas, principalmente a juntarse con su pueblo y con sus trabajadores y trabajadoras, porque con lo que gastan en la gomina que usan en el pelo algunos senadores de la Nación, les puedo asegurar que pagamos la factura de gas en las empresas recuperadas.

Vivan Las Madres, por adelantarnos a los hechos. Vivan sus HIJOS. Vivan los sobrevivientes, a los que nunca dejaré de consultar y abrazar infinitamente.

Siempre Venceremos!