Vie10192018

Últ. Act.Vie, 19 Oct 2018 11am

Back Usted está aquí: Tapa | Inf. Especial | 18-9-55: la Batalla de Saavedra que influyó en el destino de Perón

Informe Especial

18-9-55: la Batalla de Saavedra que influyó en el destino de Perón

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Hoy se cumplen 63 años de un combate aéreo que marcó a fuego la localidad. Ese día, los vecinos salieron de sus casas para encontrarse con tanques, soldados y aviones disparándose sobre sus cabezas.

Perón estaba cayendo: la autodenominada Revolución Libertadora había depuesto al gobierno constitucional pero el operativo retorno comenzó en forma inmediata. Uno de los objetivos fundamentales para las fuerzas leales al general era la toma de la base Puerto Belgrano: desde allí se desplegarían las fuerzas para devolver el poder a un presidente que oscilaba entre renunciar y permanecer en el poder.

En Saavedra, a unos 100 kilómetros de Bahía Blanca y 600 de la Plaza de Mayo, las noticias contradictorias entre sí que llegaban por las radios desde Buenos Aires y Bahía Blanca parecían lejanas, como si ocurrieran a un mundo de distancia. Estaban, como en todos lados, los peronistas y los antiperonistas, con discusiones de café, de mates o de algún almuerzo familiar, pero nada ni nadie estaba preparado para lo que podía ocurrir en la mañana de ese 18 de septiembre de 1955.

Hace hoy exactamente 63 años, una de las principales columnas de la contraofensiva arribó a la localidad en un tren de cargas, proveniente de Ciudadela, cerca de las 9 de la mañana. Junto con otras que se estaban movilizando por tierra y ferrocarril desde Tandil y ya habían sido interceptadas en cercanías a Sierra de la Ventana, Coronel Pringles y Río Colorado, la idea era avanzar sobre Bahía Blanca.

Como escribiría un año después el periodista Rodolfo Walsh, la suma de esas fuerzas leales a Perón en la zona superaban en diez veces a las que resguardaban las bases bahienses. Al final, nunca llegarían; pero esa es otra historia.

“Era un domingo a la mañana, nublado. La gente se estaba preparando para ir a misa: salía de la casa y se encontraba con soldados y tanques en la calle -cuentan hoy en el pueblo-. Nadie entendía nada”. Se creía que si había un ataque, sería en el arsenal del Ejército en Pigüé.

Apenas arribado el convoy, la quietud de la localidad, un enclave ferroviario estratégico, se vio sacudida. La población había sido tomada por las fuerzas contrarrevolucionarias sin ningún tipo de resistencia: tanques Sherman y blindados semioruga comenzaron a desembarcar de los vagones y ocupar distintos lugares del ejido urbano, mientras una cantidad considerable de vehículos con soldados y piezas de artillería se apostaban en cercanías de las vías. Los puentes ferrocarreteros en cercanías de Tornquist y Dufaur habían sido bombardeados y había que seguir el viaje hacia Bahía Blanca por otros medios.

Lo primero que hicieron los vehículos fue buscar combustible: habían viajado casi descargados para aligerar el peso del tren, y ahora debían seguir por una ruta 33 de tierra y barro hacia Bahía Blanca. Obligaron al dueño de la estación de servicio a proveerlos y dejaron la marca de las orugas en el piso del establecimiento como recuerdo. Los soldados, en tanto, entraban a las casas buscando comida: tenían hambre.

Así, en medio del desconcierto generalizado y las órdenes castrenses, cayeron las primeras bombas. Un avión AT-11 Beechcraft de la Marina que estaba haciendo reconocimiento por la zona, observó movimientos extraños en Saavedra, dio aviso a la base y atacó la estación. Minutos después, dos aviones Grumman J2F Duck partieron desde Comandante Espora con destino a Saavedra. El objetivo era claro: bombardear depósitos de combustible y atacar las fuerzas rebeldes. Al ser solo dos aeronaves, los ataques los harían en pareja para dar la sensación de que eran más.

En la localidad, las fuerzas peronistas se habían apostado en techos de varias casas y en la cancha de San Martín, sobre el acceso. Los tanques y vehículos estaban escondidos en los patios. Las fuerzas policiales habían ordenado desalojar la localidad, y la gente huía para donde podía o se escondía donde encontrara lugar.

“Cuando escuchamos la primera bomba salimos hacia el campo, caminando con nuestros hijos a campo traviesa”, recuerda Genaro Dello Ruso, con 94 años. Junto a su familia, recorrió unos 5 kilómetros a pie hacia un campo, mientras a sus espaldas se desataba la batalla.

“Escuchábamos explosiones, mirábamos hacia atrás y veíamos columnas de humo negro. No sabíamos si era nuestra casa la que había explotado. Teníamos mucho miedo”, completa Ana, su mujer.


Los testigos recuerdan que los aviones volaban tan bajo que hasta las mismas esquirlas de sus bombas causaban daño en el fuselaje; desde las posiciones de tierra se les devolvía el fuego. El almacén de ramos generales de Aurelio Martínez, que tenía surtidores de combustible, fue uno de los primeros en ser atacados.

Así, después de algunas pasadas, cayó uno de los Grumman. El 2-0-2, tripulado por el teniente de corbeta Barry Hussey y el guardiamarina Juan Pedro Irigoin, fue alcanzado en el motor y logró aterrizar en un campo pasando la ruta 33. Allí, fueron vestidos con ropas de campo y llevados de incógnito hasta Bahía Blanca. El otro Grumman, el 2-0-1, no correría la misma suerte.

Algunos hablan de fuego cruzado entre tanques y vehículos; otros dicen que la bala que provocó el daño fatal fue disparada desde la cancha de San Martín, y algunos dicen que fue desde el techo del hospital. Lo cierto es que el avión, comenzó a prenderse fuego y cayó cerca del acceso a Saavedra, destruyendo un galpón, donde estallaron su tanque de combustible y algunas bombas que no había lanzado. Sus ocupantes, el capitán de fragata Eduardo Estivariz, el teniente de fragata Miguel Irigoin (hermano de Juan Pedro) y el suboficial mayor Juan Rodríguez murieron calcinados, aunque algunos testigos aseguran que los cuerpos fueron posteriormente rematados a tiros.

En 1956, el periodista Rodolfo Walsh cubrió el acto del primer aniversario de la Batalla de Saavedra, cuando se inauguró el monumento. El informe "Aquí cerraron sus ojos" se publicó en la revista Leoplan Nº 535, en octubre de ese año.

La cuarta víctima de la Batalla de Saavedra no figura en registros oficiales. La familia de Laureano Fritz, por entonces empleado de un tambo, asegura que este fue alcanzado en el pecho por una bala perdida o por esquirlas del combate cuando escapaba con su mujer y sus hijos.

“En silencio, se cayó del breque en el que estaban viajando”, recuerdan. Oficialmente, fue un ataque al corazón. Pero Fritz fue enterrado sin siquiera velarlo, y recién hace algunos años sus hijos se animaron a reconocer que el cuerpo de su padre estaba cubierto de sangre.

En el sitio donde cayó el segundo avión se construiría un monolito recordatorio con piedras de las sierras y la hélice de la aeronave en lo alto del monumento, además de un santuario con la imagen de la Virgen de Loreto, patrona de la Fuerza Aérea Argentina. También hay una suerte de museo privado, con restos y fotos de lo ocurrido. Hasta hace algunos años, una comisión de vecinos celebraba un acto todos los años para recordar a los tres oficiales fallecidos.

Después de la caída de los Grumman, no hubo más ataques aéreos; sin más peligro, los soldados partieron después del mediodía hacia Tornquist, donde las fuerzas se reagruparían.

Esa noche, algunos vecinos se animaron a regresar al pueblo; otros tardarían más de un mes en hacerlo. Allí encontraron huellas del combate, casquillos y bombas sin explotar por doquier; durante varios días, muchos tapaban las ventanas de sus hogares con toallas para que no se vieran las luces, temiendo nuevos ataques. Algunos festejaban el triunfo de la Libertadora; otros lamentaban la caída de Perón.

Con los años, tres calles saavedrenses tendrían los nombres de estos oficiales, y la gente no se pondría de acuerdo sobre todos los lugares del pueblo que habían sido bombardeados. Según quien la cuente, los buenos son unos y los malos son otros. Pero la historia recordará siempre que a mediados del siglo XX, en Saavedra tuvo lugar una de las batallas que determinaron el destino del gobierno de Juan Domingo Perón y del país.

En eso sí están todos de acuerdo.

Explosiones. Los aviones atacaron distintos puntos de Saavedra: destruyeron una chata cubierta cargada de sal, pensando que tenía armas escondidas. También bombardearon surtidores, la estación de trenes y el galpón de maquinarias, aunque en este último caso no pasó nada. Muchas bombas no explotaron y fueron guardadas como "recuerdo" por los vecinos.

A resguardo. Al momento del bombardeo, la gente se escondía bajo los puentes o se escapaba hacia las sierras, la Ermita o los campos. Algunos llegaron a ocultarse en pozos.

Cronograma. Según testigos y algunas crónicas, las fuerzas peronistas llegaron a las 9 a Saavedra, y sobre las 11 cayó la primera bomba. El combate duró unas dos horas. Una vez finalizado, las fuerzas del Ejército siguieron viaje hacia Tornquist.

Monumento. El monumento se inauguró el 18 de septiembre de 1956, con la presencia de altos jefes de la Marina y numeroso público. Ubicado en un campo privado, su manutención estuvo a cargo de una comisión de vecinos saavedrenses, de la cual no queda ningún registro escrito.

Habitantes. Al momento del combate, Saavedra tenía unos 4 mil habitantes. Era el momento de auge del ferrocarril, y la población estaba dividida entre peronistas y antiperonistas. Incluso, una vez depuesto el gobierno, se realizó una caravana para festejar la caída de Perón.

(*) HERNAN GUERCIO. LA NUEVA.