Sáb12152018

Últ. Act.Sáb, 15 Dic 2018 11am

Back Usted está aquí: Tapa | Inf. Especial | AHORA UN ATAUD: sigue la lista de residuos "insólitos" en la Planta de Reciclado

Informe Especial

AHORA UN ATAUD: sigue la lista de residuos "insólitos" en la Planta de Reciclado

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Hace unos meses alguien arrojó en la planta de reciclado Pago Limpio, una importantísima cantidad de vísceras de animales vacunos, sin conocerse posteriormente detalles sobre tamaña falta medioambiental.

Más tarde, aparecieron en el mismo basural, residuos patogénicos en una caja con el rótulo del Hospital municipal de Pigüé. En este sentido desde el Ejecutivo municipal se inició una investigación, hay un sumario administrativo abierto y un pedido de informes del bloque de Cambiemos reclamando respuestas que aún no llegan.

Tras las mencionadas situaciones anómalas, hace apenas unas semanas, la cooperativa La Alianza, arrojó poco menos de 500 toneladas de soja ardida en la planta de reciclados, argumentando que tenían autorización del municipio para hacerlo; dichos que luego fueron desmentidos por el Ejecutivo, explicando que algún empleado del lugar habría dado vía libre para que se tire allí el cereal, desconociendo que la planta no está habilitada para tal fin.

Pero como si todo lo mencionado fuese poco, a la lista de “residuos insólitos” hoy se sumó parte de un féretro. La denuncia la hizo en las redes sociales el vecino Martin Ikes quien en el sitio “Libro de quejas de Pigüé” publicó fotografías de los restos de un cajón para cadáveres con la siguiente leyenda “Hola hoy por la tarde fui a tirar basura al reciclado y ví esto.. Un cajón de un muerto. No se hasta que punto llega la gente!!”.

Según pudo saber Reflejos, efectivamente se trata de restos de una lámina de metal que se utiliza en la fabricación de los ataúdes y podría haber sido arrojado allí tras los procesos de reducción que se realizan en el cementerio local, cuando se dan de baja tumbas antiguas sin titulares, para habilitar nuevos espacios.

Mientras tanto, lo que debería ser una planta de reciclado modelo, se asemeja cada vez más a un gran basurero a cielo abierto, con cavas desbordadas y evidentemente escaso control con respecto al acceso de personas o vehículos que allí arrojan basura.