Dom02192017

Últ. Act.Sáb, 18 Feb 2017 1pm

Back Usted está aquí: Tapa | Inf. General | "Armas, cuando la desidia se transforma en complicidad"

Inf. General

"Armas, cuando la desidia se transforma en complicidad"

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
armas

La Red Argentina para el Desarme (RAD) manifiesta su profunda preocupación por la falta de políticas activas que pongan freno a la peligrosa proliferación de armas de fuego en el seno de la sociedad.

Cada día las crónicas de sucesos dan cuenta de crímenes causados por armas de fuego en manos de personas que las usan para delinquir. Pero en los últimos 15 días ésta situación llegó a extremos incomprensibles en una sociedad democrática: en Hurlingham, un ex agente de seguridad acribilló a 6 integrante de su familia; otro vigilador privado está acusado de asesinar a dos adolescentes y dejar gravemente heridas a otras 2 en Florencio Varela; en la fiscalía de La Matanza robaron 40 armas de un “depósito” judicial que no contaba ni con las más mínimas medidas de seguridad. En Bahía Blanca, un policía local que acababa de terminar “con éxito” un reentrenamiento mató de varios tiros por la espalda a su padre, luego de haber golpeado a su mujer.

Estos hechos se producen en un contexto en el que el Estado ni siquiera conoce cuál es la realidad sobre el mercado legal de armas en la Argentina. La mitad de las casi 800.000 personas a las que se ha habilitado para poseer armas de fuego tiene sus permisos vencidos, lo que vuelve todavía más difícil el control estatal y suma más imprecisión en relación con el universo sobre el cual se debe ejercer aquel control. Este descontrol se maximiza si nos referimos al mercado ilegal. En la certeza de que, sean legales o ilegales, las ARMAS se cobran 8 vidas por día en el país, es preocupante que el Estado no tenga capacidad de fiscalizar las que circulan en manos de la sociedad civil ni controlar a quiénes habilita a tener un arma, o de investigar y perseguir efectivamente a quienes quedan al margen de la ley. Es sabido que el mercado ilegal se alimenta con armas del mercado legal.

En opinión de la RAD, esta situación se consolida de manera preocupante en un contexto en el que el Poder Ejecutivo Nacional incumple, mediante atajos rayanos en la inmoralidad y la deshonestidad, la reglamentación de la ley que, en octubre de 2015, creó la Agencia Material de Materiales Controlados (ANMAC), organismo que reemplaza al RENAR para fortalecer las tareas de registración y control del mercado de armas.

Por otra parte, ese mismo Estado, exhibiendo una llamativa abulia, no ha hecho nada para poner en marcha en tiempo y forma la prórroga del Programa de Entrega Voluntaria de armas, perdiendo casi un año y medio de los 2 otorgados por la ley. El período otorgado por la ley es del 1/ene/16 al 31/dic/17, y aún no se inició.

A este contexto de desidia hay que sumarle los reiterados robos de armas de los arsenales oficiales y de los depósitos judiciales, el otorgamiento de permisos de portación a integrantes de las fuerzas policiales y de seguridad sin los controles psicológicos adecuados, la falta casi absoluta de inspecciones periódicas de control de TODO el circuito comercial, el desinterés en destinar recursos para la puesta en marcha de una Política Pública sobre el tema.

Por eso nos preguntamos, esto es ¿desidia, incapacidad o complicidad?