Mié10172018

Últ. Act.Mar, 16 Oct 2018 8pm

Back Usted está aquí: Tapa | Mujer | Categorías | Entretenimientos | Comienzo de clases : ¿En qué ayudamos los padres....?

Entretenimientos

Comienzo de clases : ¿En qué ayudamos los padres....?

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Una especialista en educación recomienda pautas para acompañar a nuestros hijos en la escuela

 Comienzan las clases, corren días muy especiales en seno de la Familia. El hecho de "comenzar la escuela" produce un impacto en la vida de las familias y  en la  sociedad  pocas veces analizado pero de suma importancia. Así como el fin de curso plantea la hora del "balance", esta circunstancia es el puntapié inicial y vale la pena detenerse a mirar ,a pensar las decisiones que se toman.

Ya de por si, la  Escuela como institución no es la misma que los adultos conocimos, recorrimos, cuando niños,...la Familia, también ha evolucionado, porque la sociedad evolucionó también. Pero, hay premisas que no varían en su valor, permanecen en el tiempo  y es conveniente considerar: ¿qué rol cumple la familia en el aprendizaje foral en la escuela?
Aquí vale  destacar que la Familia es la Familia, y la Escuela es la Escuela, ampliando: no pueden esperar los padres que la escuela desempeñe roles, cubra aspectos que les corresponden pura y exclusivamente a ellos, así, también, no puede esperar la escuela que los padres sean "el maestro particular", y enseñen en casa los conocimientos que competen a la escuela.


Partiendo de esta premisa ¿qué está reservado a la familia, a los padres? Es responsabilidad de los mismos velar por los condicionantes para el aprendizaje, alimentación, hábitos, empleo del tiempo libre, descanso. Hoy los niños acostumbran a tomar decisiones  sobre su alimentación desde muy temprana edad y no siempre son las decisiones mas acertadas, como por ejemplo, no desayunar, o ingerir comidas ligeras a la hora del almuerzo.


Un niño para tener buena disposición en el aula debe estar bien alimentado y que desayune es básico ,no hay justificativo para que concurra a clase sin desayunar. Igualmente ,poner la mirada en las dosis de golosinas ingeridas en el transcurso de la mañana, las que no deben incidir  en el buen almuerzo, una merienda y cena en horarios y clima oportunos completan el esquema básico que todo escolar necesita.


Hábitos: es conveniente organizar la jornada previendo un esquema tendiente al cultivo de hábitos, prever, una hora para cada cosa, de manera que el niño no se vea presionado con requerimientos acordes a sus posibilidades, a su edad, con equilibrio, no ser sobre exigente ni permisivo en extremo. Esto es muy dificil de lograr debido a que en la familia cada integrante tiene su propia y particular organización ,requerimientos de horarios a partir del trabajo de los padres y los horarios de los hijos, pero es de suma importancia como aspecto formador, requerir un marco de "disciplina" que va  a brindar beneficios para la vida misma y la escuela no puede aportar en este aspecto que es gran responsabilidad de los padres.Vale la pena no descuidarse en esto y prestar especial atención.

Empleo del tiempo libre y descanso.

Es conveniente  ser cuidadoso con este capitulo en la vida de nuestros hijos. Evaluar ventajas y desventajas de las actividades extracurriculares, extra escolares que se eligen para los hijos. Las mismas deben estar acordes con las posibilidades y capacidades de cada niño, deben brindar la oportunidad de vivir experiencias enriquecedoras en todo sentido a las que se asista con gusto y placer y nunca ser el logro de deseos no cumplidos de los padres o hermanos mayores, además, no todos los niños tienen igual capacidad, hay que ser buen observador para tomar la decisión correcta.


Un capítulo un tanto no valorado en estos tiempos que corren es el del tiempo libre y el juego; diría que esta subestimado. Los niños necesitan tener espacios para si, igual que los adultos, para hacer sus propias elecciones, establecer y cultivar vínculos. Algunos adultos visualizan el tiempo libre y el juego como "pérdida de tiempo" y no es así, los niños necesitan jugar, intercambiar con sus amigos, vincularse, este aspecto es sumamente importante en el desarrollo del niño y por ende influye directamente en el aprendizaje escolar.

Precaución

Me parece importante recomendar a los padres poner especial cuidado en lo que se habla frente a los niños, con esto no quiero privilegiar "mentiras piadosa" ni "ocultamientos", pero si ser cuidadoso en la calificación, o descalificación del os adultos relacionados con él (docentes, etc.) y/o   pares  como sus amigos o compañeros, es mas saludable poner sobre la mesa preocupaciones y consejos que descalificar, criticar negativamente o debatir sobre determinada cuestión o situación acontecida.


Una actitud de crítica y de culpar o descalificar siempre al otro, cuando está ejercida por sus padres, pone en una situación de riesgo al niño que se va a sentir desdoblado, tironeado en sus sentimientos, ya que los adultos significativos para él se encuentran enfrentados. Los temas entre adultos deben resolverse entre ellos, preservando al niño de participar en conflictos. Un clima de calma en el hogar es un respaldo para la disposición emocional ante el aprendizaje.

Responsabilidad

Otro  aspecto central es el tema de los deberes y la valoración de los logros de nuestros hijos, por ejemplo, notas y calificaciones. Respecto a los deberes, la tarea para el hogar, es conveniente resaltar que el objetivo explícito de los mismos es practicar en casa lo enseñado en clase para afirmar aprendizajes específicos, el objetivo implícito es propiciar una oportunidad para ejercitar la responsabilidad y la disciplina como valores para la vida, que van mas allá de los conocimientos,; en este sentido, de los papás se espera que ayuden a organizarse, acompañen, pero no que hagan los deberes de sus hijos.

Segun la etapa evolutiva del niño y la complejidad de la tarea el acompañamiento de los padres es muy valioso, pero dejemos que ejerciten la asunción de responsabilidad que les compete, de esa manera estaremos brindando una buena oportunidad de crecimiento.

Reconocimiento

De gran importancia es la valoración que los padres hacen de los logros de  sus hijos. Es muy constructivo poner énfasis en los aciertos por mas pequeños que sean y no en los desaciertos. Cuando es necesaria la corrección ejercerla sin temor, pero con buena comunicación, haciendo ver las ventajas de hacer las cosas bien, ayudando a superar los obstáculos.

No confundamos, nuestro hijo está en una etapa formativa, la nota o calificación es para él, no nos están calificando como padres, tampoco la nota o calificación es un fin en si mismo; seamos cuidadosos con las comparaciones, tanto entre pares, hermanos o primos, los alcances son individuales, privilegiemos considerar a nuestro hijo como un ser único y válido en si mismo. Probemos con el estímulo, nos vamos a llevar sorpresas.

Consideraciones

Así como no existe la escuela perfecta, no existen los padres perfectos. Si nuestro hijo está bien querido, aceptado tal cual es, con sus aciertos y sus aspectos posibles de mejorar, cuidado en su alimentación, descanso, juego y uso del tiempo libre, estamos contribuyendo desde nuestra responsabilidad a cuidar aspectos condicionantes para el logro de buenos aprendizajes en la escuela.

Por último, dediquemos un espacio periódicamente elegido, una vez al día, o a la semana, a conversar con nuestro hijo. Escuchémoslo. No olvidemos que está aprendiendo a vivir y la vida es esa apasionante aventura de conquistas y crecimiento, transmitiendo esta actitud positiva lo pondremos en ventaja para afrontar dificultades y disfrutar logros.

Conclusiones

Así como no existe la escuela perfecta, no existen los padres perfectos. Si nuestro hijo está bien querido, aceptado tal cual es, con sus aciertos y sus aspectos posibles de mejorar, cuidado en su alimentación, descanso, juego, uso del tiempo libre y asunción de responsabilidades, está , sin dudas, "equipado" con buenas herramientas para las complejidades que se le puedan presentar.

(*) Aporte a solicitud de "ella" de la inspectora en psicología, docente jubilada, Nora Jaquier.