Sáb08182018

Últ. Act.Vie, 17 Ago 2018 6pm

Back Usted está aquí: Tapa | Mujer | Categorías | Entretenimientos | Danzaterapia

Entretenimientos

Danzaterapia

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

El método integrativo permite expresarse desde el cuerpo a personas diferentes entre sí, para crear y decir con movimiento y obteniendo beneficios impensados.

El extraordinario potencial educativo y terapéutico de las actividades artísticas ha sido ampliamente ponderado y reconocido desde la antigüedad. Sin embargo, ninguna de las artes pareciera ser equiparable, por sus efectos benéficos, con la danza y la música.


A partir de mediados de la década del sesenta, tiene lugar en Argentina, desde donde rápidamente se difunde hacia otros países latinoamericanos y europeos, el desarrollo simultáneo de la musicoterapia y la danzaterapia en tanto especialidades terapéuticas no verbales alternativas, con sus respectivos marcos teóricos.


En nuestra ciudad, la profesora Laura Camandona, dicta clases de danzaterapia en el espacio cultural « La Zorrilla»; en su charla con «ella»; definió: « danzaterapia es una actividad en la cual se busca a través del movimiento y de la propia danza poder explorar algunas cuestiones que, muchas veces están dormidas y tienen que ver con nuestro yo interno, nuestro cuerpo, se trabaja a partir de lo terapéutico pero en la que todas las personas buscan sus propias respuestas en su propio cuerpo, no se hace terapia desde afuera, sino que tiene que ver con lo interno».

Historia

A la bailarina y coreógrafa María Fux, indiscutible pionera de la danza moderna en nuestro país, le debemos los primeros avances en el campo de la danzaterapia. Profundamente interesada en explorar los efectos de la danza para la recuperación de niños, jóvenes y adultos con diferentes patologías, no vacila en integrar personas con problemáticas especiales a sus grupos pedagógicos y artísticos.


«Ella notaba cuando sólo bailaba en el escenario, se expresaba demostraba lo que sabía hacer, pero sentía que la danza era algo efímero, entonces pensó la manera de poder trabajar y que la danza deje su huella, algo más que la danza en sí misma; lo planteó desde el entregar, de poder dar al otro estímulos y poder marcar un camino para que cada uno pueda danzar. Ella asegura que todos danzamos de alguna manera, en realidad la vida es movimiento, desde ese lugar se plantea la disciplina, todos los trabajos de los danzaterapeutas tienen que ver con no hacer ningún tipo de clasificación de las personas, se unen personas con capacidades diferentes con jóvenes, ancianos, y cada uno encuentra su espacio a partir del movimiento y de los ritmos»; relató Laura Camandona.

La clase

Las clases de danzaterapia que dicta Laura Camandona son una fusión de expresiones, danza, expresión corporal y eutonía (conciencia del propio cuerpo).
« Todas tienen que ver con esto, de llevar el cuerpo que uno tiene, que lo tiene desde que nace, lo puede tener más grande, más chico, más gordo, más flaco, con un brazo o sin él, porque a lo largo de la vida el cuerpo se va modificando. Pero es nuestra casa y es lo que llevamos siempre y es lo que usamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, incluso cuando dormimos usamos el cuerpo, entonces tiene que ver con el uso que hacemos del cuerpo en la vida cotidiana»; señaló Laura Camandona.


Para añadir que la técnica no está vinculada a seguir una coreografía, ni con la capacidad que se tiene de llevar un ritmo. Se propone un movimiento bien libre, con lo que cada cual pueda, si bien se plantean ejercicios, en las clases se apunta siempre a tener conciencia corporal, por lo que cada uno se tiene que encontrar con su cuerpo; dijo Laura,

y aclaró que: « a través de la música como estímulo, se motiva a danzar y crear movimientos que sean propios, descubrirlos y poder hacerse cargo de eso, del movimiento que le pertenece, a veces trabajamos una parte del cuerpo en una clase, pero en realidad siempre está todo el cuerpo, todas las respuestas las tiene siempre el cuerpo, uno desde la palabra puede mentir o no, puede decir palabras correctas o no, pero el cuerpo tiene memoria y tiene respuestas que son sinceras, porque es lo que le sale; mente y cuerpo son una unidad y en eso se trabaja».


Por otro lado la profesora de danzaterapia indicó que las personas de todas las edades pueden realizar la actividad, ya que también está indicada para gente de la tercera edad.

Beneficios

Entre los beneficios que se encuentran al practicar danzaterapia, se pueden señalar:
• Mejora la postura alineando la columna vertebral
• Amplia la capacidad respiratoria
• Mejora la amplitud articular y por ende la flexibilidad y agilidad.
• Estimula la lucidez mental.
• Aumenta la velocidad de respuesta.
• Desarrolla   la  posibilidad de dar nuevas respuestas a los problemas.

« Como docente puedo decir que los resultados son maravillosos porque uno ve cuando la persona llega a la clase con un montón de no, no puedo, no me va a salir, pero a la medida que la clase avanza, se va con un montón de sí, o sea que de eso se trata, de convertir los no del cuerpo en sí puedo, cada uno a su ritmo y a su tiempo, pero los logros hacen sentir mucha satisfacción, plenitud, es que uno se da cuenta como se van rompiendo las estructuras, esto aporta seguridad para la vida misma»; aseguró Laura Camandona.


Además la docente agregó que, en general, las personas que asisten a las clases se encuentran en la búsqueda de sentirse mejor anímicamente, están afectados por depresión o angustias o también buscan estar mejor desde lo físico, ya que se trabaja en masajes, respiración y relajación.

«Es maravilloso también poder ver la mejoría en ellos, siempre digo que no soy psicóloga, sino que cada uno es su propio psicólogo en esta actividad, y este es el mayor mérito de danzaterapia, porque se dan cuenta que es uno el que tiene las respuestas, y eso hace que sea mucho más positivo, y en lo físico notan, en principio mejoras en lo que son contracturas, casi siempre por hacer mal uso del cuerpo, y a partir de la conciencia corporal, lo que se logra es una mejor calidad de vida, también se encuentra una mejor postura, y se aprende a respirar correctamente, con técnicas aplicables a lo cotidiano»; ejemplificó la profesora de danzaterapia.


Para aclarar que las clases son muy tranquilas y no existen contraindicaciones para la práctica. En las clases, que son muy libres y no requieren de una continuidad, se trabaja con ropa cómoda y descalzo o con medias.


Las clases de danzaterapia se dictan en el espacio cultural «La Zorrilla» recientemente inaugurado, ubicado en Urquiza 156; la reunión para coordinar día y horario de clase será el martes 19 a las 10 horas.