Dom09242017

Últ. Act.Dom, 24 Sep 2017 6pm

Back Usted está aquí: Tapa | Mujer | Categorías | Personajes | Gabriel Herrera: Pasión por la cocina

Personajes

Gabriel Herrera: Pasión por la cocina

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Trabaja en el Restaurante Rodeo ubicado en el Cerro Catedral, en Bariloche Y  participó del Torneo Federal de Chef Y CLASIFICÓ A LA SIGUIENTE INSTANCIA AL GANAR EN LA REGION PATAGONIA . dice que, llevará a Pigüé en su corazón «gane o no,  porque ya siene haber triunfado».

 (*) Por Silvia Philipp.- El oficio de cocinero ha ganado protagonismo desde hace casi dos décadas en nuestro país, el arte culinario, como le dicen, tiene muchos adeptos entre jóvenes varones y mujeres. De hecho muchos pigüenses se desempeñan en cocinas de prestigiosos restaurantes nacionales y extranjeros.

Gabriel Herrera es uno de esos jóvenes, él nació en Pigüé el 11 de abril de 1988, es hijo del orfebre Marcelo Herrera y Matilde Bazzo, tiene dos hermanos, Aylen y Raiquen; fue alumno del Jardín 906, la Escuela Nº 5; Nº 14 y la escuela secundaria la cursó en la Media Nº2.


Su decisión era estudiar cocina, había trabajado dos temporadas en una panadería local y, como hermano mayor también le tocaba cocinar en su casa cuando su mamá trabajaba. Recuerda que el primer plato que le ofreció a su familia fue un pollo a la cacerola y que le salió muy rico.


Para poder ser chef profesional o profesional gastronómico o alguna de las variantes relacionadas existen diversos institutos donde se cursa la carrera, él estudió en LYCEE durante dos años y realizó una pasantía en San Luis.


"Después empecé a trabajar con un profesor haciendo catering para publicidades, eran jornadas muy largas, teníamos que hacer desayuno, almuerzo, merienda y hasta la cena a veces cuando se extendía la filmación, yo tenía una beca municipal y trabajaba los fines de semana de camarero mientras hacía la carrera, después también trabajé en un catering orientado a la comida judía"; comenzó contando Gabriel.


Al hablar de sus inclinaciones en las distintas elaboraciones, no duda en escoger la masa, sobre todo los panificados: " igual me gusta aprender de todo, aprendo de mis compañeros y no me cierro a una sola cosa, si tengo que estar en la plaza de pastelería, en entradas o principales, no me disgusta nada, también me gusta mucho hacer salsas, acá la mezcla de inmigrantes nos permite conocer de todo un poco"; comentó Gabriel.


El cocinero entrevistado trabaja en el Restaurante Rodeo ubicado en el Cerro Catedral, en Bariloche: " la carta se basa en comidas regionales, cazuelas de cordero, trucha, empanadas de cordero, entre otros platos, el lugar es muy lindo, se ve el lago Nahuel Huapi y parte de la cordillera", contó.


Gabriel, junto a una compañera, Daniela Adrián, participó del Torneo Federal de Chef : " el concurso se divide en regiones, a nosotros nos tocó la Patagonia, nos mandaron un libro con algunas recetas que nos podían tocar el día de la competencia, era un plato con cordero y otro con trucha, otro cocinero, mi jefe de cocina nos guió, eso nos ayudó bastante, y el último viernes de junio en una escuela estatal de acá en Bariloche se hizo el evento, tuvimos muchos nervios porque en una hora y media tuvimos que preparar tres platos iguales, nosotros ganamos y pasamos a otra instancia, es la final en noviembre que se hará en Buenos Aires o en Rosario, es muy bueno el desafío la verdad, además uno puede pasar a ser más conocido, el año pasado el premio era en dinero y este es un viaje a cada uno al País Vasco para trabajar en algún restaurante"; comentó Gabriel Herrera.


Al pensar en sitios donde le gustaría ir a trabajar y aprender, el joven cocinero elige, de momento, El Calafate y España, pero también sueña con tener un pequeño restaurante o una panadería en la que elaboraría un producto especial, de cuidada calidad.


La final del Torneo Federal de Chef será un momento muy importante para Gabriel. Dice que, además de conocimiento y pasión, llevará a Pigüé en su corazón y, gane o no, él ya es un ganador, porque cocina con talento y profesionalidad es que, entre ollas y sartenes, se siente como pez en el agua.