Mié12132017

Últ. Act.Mié, 13 Dic 2017 12am

persichini cerramientos
tecnoalfa
Back Usted está aquí: Tapa | Mujer | Categorías | Personajes | Marilia Molina: De San Pablo a Pigüé para formar una familia

Personajes

Marilia Molina: De San Pablo a Pigüé para formar una familia

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

La adaptación a una ciudad pequeña y cerrada sigue costando en el tiempo.

Marilia de Cabargo Molina, nació en junio de 1980 en San Pablo, Brasil, tiene dos hermanas, una abogada que vive en esa misma ciudad, mientras que la otra vive en Santiago de Chile con sus tres hijos y esposo, y sus padres tienen una empresa de venta de aberturas de aluminio.


Marilia hace algunos años vive en Pigüé, pero en principio nos contó de donde viene y como era su vida en una de las ciudades más grandes del mundo.


" Cuando era pequeña San Pablo era más chico y más tranquilo, iba caminando al colegio, a clases de inglés, mis padres siempre trabajaban, así que estábamos mucho solas y no había ningún problema, ahora es distinto, más difícil criar chicos ahí; fui al mismo colegio hasta egresar del secundario, después fui a la Universidad, estudié publicidad, también hice un post grado en negocios, y siempre que estuve en Brasil trabajé en Bancos en el área vinculado al anti lavado de dinero, buscar de saber de donde viene el dinero que la gente invierte, en otro momento trabajé con fondos de inversión"; comenzó contando Marilia.


Agregó que el trabajo vinculado al anti lavado de dinero surgió a partir del 11S, cuando al atentar contra las torres gemelas, estas tareas de investigación por parte de los Bancos se hizo más exhaustiva y todo se volvió más exigente.

El amor

Una de las hermanas de Marilia, Elisa, se encontraba realizando un intercambio cultural en Espartillar, ella la visitó en una oportunidad y conoció a varios de sus amigos, entre ellos, Rafael.

Él la visitó en San Pablo tiempo después y comenzó la relación, se vieron durante un tiempo hasta que, en 2011 Marilia se vino a vivir acá y se casaron.

Fue un cambio muy grande para la brasilera, cambio de país, idioma, las ciudades totalmente diferentes y, tener lejos a la familia: " lo que más estoy sintiendo todavía, es estar en un pueblo, eso me cuesta, por ejemplo me gusta la tranquilidad, tiene su lado bueno, es estar segura, no se tienen que tener cuidados extremos, pero lo que no me gusta son opciones para salir a comer, para estar a la tarde en un café, me falta eso, allá solía ir a teatros, conciertos y exposiciones, y de Brasil, sí, una de las cosas que más extraño son las personas, y si bien es cerca, resulta difícil que la gente venga a visitarme, la mayor parte del tiempo yo tengo que ir, pero este mes viene mi hermana con toda su familia, con mi otra hermana, o sea si ven un auto de Chile, es ella"; contó Marilia.


Muchas personas que vienen de otras ciudades y países ya lo han marcado, se trata de nuestra manera de ser "somos cerrados"; así nos califican " una de las cosas que me hace difícil la adaptación es que siento que es un pueblo un poco cerrado para la gente de afuera, me sigue costando mucho conocer gente y hacer amigos, no sé si esto es de Argentina o de acá, acá todos se conocen y una es la extraña, todos me miraban al principio"; describió Marilia.


A la hora de buscar trabajo en nuestra ciudad se encontró con que estaba, quizá, demasiado calificada para una empresa local, por lo que pasa mucho tiempo en la casa, aunque no sola por mucho tiempo ya que está embarazada y su bebé, un varón, llegará en febrero.


"Esto de no trabajar por no tener oportunidades, para mí es un poco de frustración, porque estudié tanto y ahora sólo estar en casa, además estaba acostumbrada a la independencia económica, estoy buscando mi espacio aún".


Al llegar las fiestas, Marilia viaja cada año para compartir ese tiempo tan especial con su familia, aunque este año se limitará por el embarazo.


Más allá de los puntos que ella señaló como difíciles de estar en un lugar que no puede sentir como suyo todavía, reconoce que es una experiencia en la que se implica un aprendizaje: " siempre se aprende mucho, ves tus límites, ahora tener un embarazo lejos de mi gente no es tan lindo, no sé si alguien estará cerca de mí cuando nazca el bebe, estamos bastante solos, siempre es una gran experiencia la distancia, pero es difícil"; finalizó Marilia.

el