Mié12132017

Últ. Act.Mié, 13 Dic 2017 12am

persichini cerramientos
tecnoalfa
Back Usted está aquí: Tapa | Mujer | Categorías | Personajes | Leonor Litre : Abrazando a la familia y a Textiles Pigüé

Personajes

Leonor Litre : Abrazando a la familia y a Textiles Pigüé

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

(POR SILVIA PHILIPP).- Leonor Litre nació el 27 de diciembre de 1977 en Pigüé, es la primer hija de Emilio Litre y María Elena Couselo, hermana de Eugenia y Simón. En principio sólo vivió tres años en este, su pueblo natal, ya que su padre era bancario y lo trasladaban de ciudad cada dos años, así fue que desarrolló una especial habilidad para adaptarse a diferentes ámbitos; dice que sólo echó raíces en Buenos Aires, ciudad donde fue a estudiar luego de la secundaria.


A la hora de elegir uno de los tanto lugares donde vivió con su familia, sin dudar, señaló a Río Colorado, ya había vivido en Neuquén, Bahía Blanca, Coronel Suárez y Cipoletti después: " hice la secundaria en tres lugares diferentes, algo que no fue fácil, pero de vivir en tantos lugares aprendí que siempre hay gente maravillosa por conocer en todos lados, que hay una edad en que eso cuesta porque uno quiere volver donde están sus amigos, pero ahora mirando hacia atrás, tengo amigos por todos lados y guardo cariño por cada pueblo donde estuve"; comenzó contando Leonor.


Cuando ella se fue a estudiar a Buenos Aires, en el año 1997, la idea era estudiar traductorado de inglés, pero se dio cuenta en el primer año que le interesaba más la economía: " en ese momento no sabía a que me podía dedicar después siendo economista, pero esta carrera me abrió otra mirada sobre el mundo, en principio, si bien la UBA es bastante plural, por esos años primaba un enfoque bastante ortodoxo, y la cuestión que siempre me costó de la economía es la modelización matemática de cuestiones que tienen que ver con el comportamiento humano, sus decisiones, sus sentimientos y sus experiencias de vida que, casi nunca se pueden mostrar con números y gráficos, entonces a la mitad de la carrera aparecieron dudas, también me gusta el arte y eso sigue dando vueltas, ahora hago teatro y suelo pintar, para mí es reparador, terapéutico"; comentó Leonor.


En el último tramo de la carrera ella vio canalizadas sus inquietudes y comenzó a pensar su rol dentro de la sociedad como profesional de esa carrera que había elegido. " Siempre supe que lo que me interesaba y lo que yo quería era la economía social, sólo que, desde el ámbito académico, en esos años, todavía no era lo que sí descubrí después, eso vino de la mano de la Cooperativa"; dijo Leo, refiriéndose a la Cooperativa Textiles Pigüé donde se desempeña desde hace algunos años.

Leo tenía sólo tres años cuando se fue de Pigüé, claro que volvía siempre en vacaciones y en determinadas fechas ya que, tanto su familia materna como paterna, son de aquí; pero ella regresó a vivir a su pueblo natal ya siendo Licenciada en Economía, con su pareja pigüense también, y su primer hija, Catalina, nacida en el año 2003, cuando su mamá aún estudiaba. " Fue un gran esfuerzo como organizarnos en Buenos Aires con una hija chiquita, con trabajo, porque los últimos años de mi carrera los hice trabajando también, Martín, su papá, también tenía un trabajo con horarios rotativos, a veces trabajaba de noche, no sé como hacíamos, pero coordinábamos horarios, viajes y todo, y a los cuatro años de ella nos vinimos a vivir acá".


Venir a Pigüé fue una decisión que costó para Leo ya que, si bien Buenos Aires puede ser un loquero, tiene sus bondades y posibilidades infinitas, pero la calidad de vida que le podía dar a su hija fue fundamental para venir, además ya tenía la propuesta de sumarse a Textiles Pigüé. " Hoy mirando hacia atrás estoy super agradecida y fue una de las mejores decisiones que tomé en mi vida, hoy hace diez años".


Reconoce, nuestra entrevistada que no fue fácil el momento por el que transitaban la fábrica, pero también supo que ese era el rol que buscaba, donde podía aportar y para lo que se había formado.


Hace ocho años nació el segundo hijo de Leo y Martín, Enrique, fue entonces cuando ella se replanteó continuar o no en la Cooperativa, entonces por un año se fue de empresa, y pudo retornar. " Siempre lo marco a esto, la cooperativa me volvió a abrir sus puertas, me volví a sumar y ahí ya más abocada, a lo nosotros llamamos la economía social y solidaria, ahí ya empezamos a trabajar más con la comunidad, mi rol no fue sólo administrativo"; contó Leonor.


Recordó que en la economía social y solidaria prima la importancia del bienestar de la persona, antes que un beneficio económico, en torno a lo que se construyen otro tipo de relaciones y de prácticas que no son las de la economía tradicional.


Como parte de Textiles Pigüé, Leonor no deja de remarcar que Textiles Pigüé sentó un precedente en cuanto al logro de dinámicas alternativas y precisó: " es posible que un conjunto de trabajadores se organice en torno a un objetivo común, cuidando, ante todo la participación democrática en lo que es la toma de decisiones, revisando y discutiendo la distribución del ingreso que genera la cooperativa, creo que eso es el eje fundamental y que se puede trasladar a otros ámbitos que quizá no necesariamente tengan que ver con el trabajo en sí, con el que nos genera el ingreso, sino con otro tipo de prácticas vinculadas con lazos comunitarios, con generar espacios que nos ayuden a desarrollar distintas propuestas o iniciativas, puede ser desde lo educativo o la cultura, que son dinámicas que nos unen".


Leonor reflexionó que solemos tener una mirada individualista en nuestra sociedad, sin darnos cuenta que, cuando se hacen cosas en colectivo y compartidas, las experiencias son más enriquecedoras y surgen cosas maravillosas.


Hoy Leonor se siente una mujer plena, le encanta, junto a Martín, ver crecer a sus hijos en un pueblo chico donde casi todos nos conocemos, donde crecen los lazos de confianza y amistad, y, aunque considera que nuestra comunidad es un tanto conservadora y falta avanzar, sabe que es de buena gente. " Me considero una mujer feliz, que en Pigüé encontré mi lugar, en Textiles Pigüé encontré mi lugar, tengo una hermosa familia que me apoya en este camino de desafíos y grandes esfuerzos"; concluyó Leonor.