Mar11132018

Últ. Act.Mar, 13 Nov 2018 10pm

Back Usted está aquí: Tapa | Mujer | Categorías | Personajes | MAYRA ARENA: "LO TRISTE DE LOS POBRES ES LA POBREZA DE NUESTROS DESEOS Y ASPIRACIONES"

Personajes

MAYRA ARENA: "LO TRISTE DE LOS POBRES ES LA POBREZA DE NUESTROS DESEOS Y ASPIRACIONES"

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Organizada por Todos por Saavedra y con una confitería París que se vio repleta, la joven bahiense Mayra Arena brindó, el pasado sábado, una charla en nuestra ciudad y respondió muchísimas preguntas formuladas por los asistentes, con calidez, amabilidad pero con un relato duro y movilizador sobre la pobreza.


"La pobreza da mucha vergüenza y uno empieza a ocultarla lo más dignamente posible" disparó ante la primera pregunta Mayra Arena, quien se hizo conocida por su charla en TED sobre "Qué tienen los pobres en la cabeza".
Tras dar una breve disertación sobre la pobreza en primera persona, Mayra diferenció la pobreza de la marginalidad. Respondió sobre la familia, la escuela, el Estado, empleo, la Iglesia y el aborto entre otros temas.


"Yo era una resentida pero logré superarlo porque entendí que uno no elige ser pobre. Como uno no elige dónde nacer, el que nace en un mejor ambiente, tampoco" dijo la joven frente la atenta mirada de su pareja, su hermanita menor - que vive con ella - y su hijo, que tuvo a los 14 años.
Mayra relató que - con mucho dolor - dejó la escuela primaria cuando iba a octavo año. Recién cuando su hijo comenzó la escolarización pudo retomar y comenzar la secundaria, con la dificultad de que ante el cambio del sistema educativo, ningún colegio la tomaba y la única institución que la acogió fue la secundaria de Arroyo Corto, donde asistía viajando "a dedo". También contó que trabajó en la fábrica de zapatillas de Coronel Suárez.

No es lo mismo pobreza y marginalidad

"Soy tremendamente insistente en que pobreza y marginalidad no son lo mismo porque no son cuestiones meramente económicas. Creo que hay distintas pobrezas y las comparo con el delito. Esto no quiere decir que estén necesariamente relacionadas, pero como se cae en la pobreza, se cae en el delito. Lo que modifica la vida del sujeto es cómo se llegó a caer. Insisto siempre con esto porque que una familia venga de una tercera generación de pobres, constituye en la mentalidad de ese chico a la pobreza como única forma de vida, realidad social y económica. Que un niño nunca haya visto a sus padres y abuelos trabajar, que se haya criado pidiendo o trabajando desde chico, sin ir a la escuela y sin tener noción de lo que es cumplir con algo de lunes a viernes; hace que no haya otra perspectiva de la vida que no sea la pobreza porque no tiene a nadie cercano que no tenga esa vida. Es muy difícil proyectarse a uno mismo, haciendo cosas que ningún cercano concreta ni hace. Se toman como cosas de los otros, incluso algo muy básico como es ir a la escuela. Esa pobreza no es la misma que la de una familia empobrecida por las políticas económicas, las crisis, las devaluaciones, o el cierre de una fábrica que quizá dejó a ambos padres sin trabajo; y aunque esas familias estén pasando la misma malaria, la misma situación económica y habiten en una vivienda igual de precaria, no es la misma mentalidad la ese niño porque sabe que sus padres trabajaban y ahora se quedaron sin trabajo. Ese niño posiblemente sea enviado a la escuela y tenga el sentido de las obligaciones" describió Mayra a la vez que comparó "lo mismo ocurre con el delito.


Sin embargo nadie lo observa ni se tiene en cuenta en los juzgados. Un pibe que roba un celular, va a ir preso por la misma cantidad de tiempo, si lo roba porque estaba desesperado porque necesitaba tener algo para vender y llevar algo a la casa; si lo hace por una cuestión de identidad - para pertenecer a una banda - y empieza con un celular y después sigue con cosas 'más avanzadas'; o si lo roba porque ha decidido que el robo sea su trabajo, porque en muchos casos ser 'chorro' es un laburo más. Entonces cuando no observamos el origen, ocurre que el preso va condenado por la misma cantidad de años o de meses sin importar cómo cayó en ese delito. Con la pobreza ocurre lo mismo: existen los mismos programas y beneficios sociales para todo el mundo por una cuestión de ingresos, sin importar cómo se llegó a esa pobreza. Sin importar si esos chicos van a la escuela, se bañan o salen a pedir; y estas son cosas que modifican el carácter y las decisiones que ese chico tome a largo plazo" explicó la joven.

Pobre pero limpito

"Este invierno, a pesar de que no fue tan frío, fue realmente muy duro y en los centros en los que yo colaboro, por primera vez en muchos años, se empezó a sentir otra vez 'olor a cuerpo' porque no había cómo calentarse no sólo porque la garrafa cuesta una fortuna sino porque la leña queda casa vez más lejos y es imposible acceder, además si alguien en la villa tiene auto, al estar la nafta cada vez más cara, estos quedan abandonados o se vende para comer. Entonces no hay cómo calentarse y en consecuencia no hay cómo bañarse. Esto es algo de lo que nadie habla. Muchos te dicen que por ser pobre no dejás de ser limpito y es verdad. Mi abuela era muy pobre pero con sus últimos centavos compraba lavandina para limpiar; pero ¿cuándo una persona - por su condición de pobreza - toma la decisión de dejar de bañarse? Son preguntas que nunca nos hacemos porque no nos paramos en ese lugar.


Tenemos la costumbre de medir a la pobreza por la cuestión económica - que sin duda lo es - pero es necesario diferenciar las distintas pobrezas: el pobre que corre riesgos y el que con los vaivenes de la economía, posiblemente se recupere. Esto es algo que nadie hace. En un censo te preguntan de todo pero no te preguntan qué tan seguido bañas a tus hijos y son decisiones que afectan el día a día de los niños y en su proyección futura. Muchas veces el no bañarse es una decisión racional, no sólo por el frío sino porque uno vive de la basura. ¿Tienen sentido bañar si al rato va a estar jugando en la montaña de basura de la esquina? En los barrios pobres suele juntarse mucha basura y los pobres no la vemos como un problema. ¿Por qué la vamos a ver así si la mayoría de las cosas que tenemos las encontramos en la basura? Uno se familiariza con la basura. Pero respirar en ese ambiente, tiene consecuencias en la salud.

La brecha de la salud

"La salud es una brecha que siempre separa a los pobres de los no pobres. No sólo porque el acceso sino por el concepto de calidad de vida que tenemos los pobres. Los pobres no vamos al médico porque muchas veces los médicos provenientes de clases medias y altas, no sólo manejan un lenguaje que no entendemos -pero ese es un problema con todas las clases sociales - además de que dan consejos que no podemos concretar. El médico que te indica reposo cuando vos sos albañil y tenés que laburar para llevar a tu familia de comer o sos ama de casa y tenés seis hijos, no tiene noción de lo que pasaría en tu casa y cuando te dicen que comas sano, no sabe que la comida que se compra en una familia pobre, es la que rinde y no la que es rica; y lo que rinde en la Argentina es todo carbohidrato. Esto no sólo nos nutre mal - lo que después va a afectar nuestro desarrollo congnitivo - sino que también por lo general nos hace gordos. Cuando se viralizó mi charla, un medio dijo 'Esa chica no tiene cuerpo de pobre'. ¿Cómo es el cuerpo de los pobres? Más allá de que no podemos hablar de los pobres como una masa homogénea porque, lamentablemente somos millones y muy diversos. No tiene nada que ver un pobre del norte del país con uno de la provincia de Buenos Aires como tampoco uno de un pueblo con uno de ciudad porque van a ser distintas las instancias de contención que va a tener.»


« ¿Pero qué pasa con la gordura de los pobres? Los pobres somos gordos (aunque no es mi caso) y el día que salimos a pedir trabajo no sólo contamos con la brecha de la salud, la educativa porque tenemos menor calidad y cantidad; el lenguaje porque es el tumbero, no porque seamos todos tumberos sino porque nuestros líderes y referentes en la villa, suelen ser tumberos (personas que han estado presos) y de ese lenguaje se toman conceptos y tonadas. Entonces no sólo es difícil por el hecho de haber crecido viviendo en la basura, imaginarte trabajando de algo -porque la única economía que conocés es la del rebusque para morfar - el día que salís a buscar trabajo tenés todas las de perder: por la salud, la educación, el lenguaje y por la presencia, porque nuestra ropa, nuestro pelo y nuestro peso no es el mismo que el de una persona no pobre."

Ser pobre,
negra y gorda

"Una mujer me comentó en las redes sociales que yo se notaba que yo sabía mucho de pobreza pero no se lo que es ser pobre, negra y gorda. Y tiene razón. Es la realidad. Cuántas posibilidades laborales que yo tuve no me las hubieran dado si hubiese sido negra y gorda. Hay una discriminación despiadada al negro pobre. Hay muchos empleos a los que no vas a acceder y nadie te va a decir que no te los dan porque sos negro. Si sos negro y pobre, tenés todas las de perder. Las mujeres, por más capacitadas estemos, estamos acostumbradas a que si hay otra con la misma capacidad que yo van a elegir a la más linda. Estamos acostumbradas a que la belleza sea un valor; pero ¿qué pasa cuando te criaste comiendo fideos y harinas y tu piel es negra? Por más conocimientos que acumules siempre van a elegir a otra que es más linda que vos. Entonces ¿cómo hacemos para que una piba gorda, negra y pobre tenga la seguridad de que va a poder salir de la pobreza estudiando?" preguntó Mayra.

Pobre pero
con celular

Más allá de las brechas que se mencionaron, Mayra agregó la brecha digital. "Hoy la mayoría de los pobres en la provincia de Buenos Aires tiene acceso a un dispositivo móvil (celular). En otros lados no es tan común. Pero un pobre ¿tiene la posibilidad de hacer uso crítico y científico de ese celular o simplemente es un bien que lo hace felíz y para lo único que le sirve es para entretenerse? No le sirve para absolutamente más nada. Todas esas desigualdades hacen que cuando salimos a buscar trabajo y lo conseguimos, los trabajos sean 'físicos'. Si sos mujer sabés que vas a limpiar o cuidar a alguien, grande o chico.


Es como si fuese la única posibilidad real que tenés de laburar de algo. Si sos hombre es un poco más amplio: en la construcción u otros oficios que son sacrificados pero nos están vedados a las mujeres y no sabemos por qué. Entonces después de todas estas brechas, el día que tenemos un trabajo, no sólo no es un buen trabajo sino que son trabajos que nunca van a significar ascenso social, crecimiento económico ni movilidad hacia tus hijos" sostuvo la joven. El mensaje que quiero dejar es que es mentira que todos estamos en el lugar que nos merecemos estar y esto de que la meritocracia es verdad y si uno se esfuerza un montón va a llegar a dónde quiere llegar" aseveró Mayra.

Contar la pobreza desde adentro

"Siempre están hablando por nosotros, los pobres. Alguien siempre dice qué quieren o qué les gustaría a los pobres. Hey loco !!! nosotros podemos hablar y decir lo que nos gustaría y nos preocupa. Me encantaría que más personas puedan contar. Qué los adictos hablen de adicciones, que los pobres hablemos de pobreza. Me parece que es importante para conocer los problemas desde adentro. No quiero que todo esto quede en la historia de la chica pobre. Quiero que más personas se animen a contar que no somos pobres porque nos gusta. Uno muchas veces se refugia en ocultar sus pobreza diciendo que se rompió el alma trabajando y por eso ahora está acá. Ese es el camino más fácil. Creo que el camino responsable es hacernos cargo y recordar lo duro que es salir de la pobreza: cómo te niegan oportunidades, te cierran puertas, las cosas que te perdés como por ejemplo de ir a la escuela porque tenés que cuidar a tu hermanito. Eso es algo que te perdés porque sos pobre. Creo que hay que empezar a contar la pobreza, no desde lo profesional sino desde las realidades." dijo Mayra.

La escuela divide cada vez más

"La escuela separa cada vez más. Los pobres van a la escuela con los pobres, la clase media con la clase media y la clase alta con la alta. Esto hace que uno siendo pobre tenga metas, ideales y aspiraciones de pobre porque nunca conocemos al otro y viceversa. Creo que en la Argentina nos estamos dividiendo cada vez más porque la escuela reúne cada vez menos. Necesitamos que mezcle a todos para que podamos decidir qué queremos para nuestro futuro.

La pobreza hereditaria, el arte y el deporte

Ante la pregunta ¿Cuándo la pobreza deja de ser hereditaria? Mayra respondió: cuando la gente de afuera te dice que vos podés. Cuando nacés en un determinado contexto nadie te lo dice y por supuesto nunca te vas a sentir inteligente, linda, capaz o que podés. Cuando tenés la suerte de que de pibe te digan que podes, empezás a imaginar que es posible. Por supuesto que es necesario que hagas ese click y que estén las posibilidades reales. Si tenés una sociedad que excluye, no da trabajo y un Estado ausente, nada es posible.


Además, sobre los caminos que ayudan en un marco de pobreza, Mayra subrayó la importancia del arte y del deporte. "Siempre estuve lejos de caer en la droga o en el delito porque siempre estuve metida en algún lugar tocando un instrumento. En los barrios muchas veces hay bandas musicales y escuelitas de fútbol que son lugares que se caen a pedazos pero la gente que está adentro hace lo imposible para ar un vaso de leche, enseñara a tocar un instrumento, conseguir pelotas o botines para los pibes y esa manera de 'perder el tiempo' hace que no estés en la calle. Yo creo en el arte y el deporte como salvoconducto para los pibes" dijo la joven disertante.

Violencia de género

"Creo que femicidios hay en todas las clases sociales. No hay dudas de eso. A las mujeres nos matan como perros y nos violan. No hay manera de preguntar cómo estábamos vestidas porque nos violan en pleno invierno totalmente abrigadas y violan a una nena que no tiene manera de vestirse provocativamente. Me parece que no tiene que ver con la marginalidad. Creo que para un sector las mujeres somos algo que podés pegarle un palo y meterla en una bolsa. No creo que tenga que ver con la pobreza" opinó Mayra.

La discapacidad en la pobreza
"Pobreza y discapacidad debe ser la peor combinación que existe. Tener un hijo con discapacidad o con algún problema motriz constituye de por sí un sacrificio y un gasto energético que no se compara con tener un hijo sano. Imaginate tener un hijo discapacitado en la pobreza.!! Es totalmente difícil además de que el Estado brinda muy pocos recursos.

Trabajadores sociales: ángeles y nefastas

Al referirse a las trabajadoras sociales, Mayra dijo “Las hay ángeles y nefastas. Son como la enfermeras. Algunas querés que te acompañen toda la vida y otras te preguntas cómo eligieron esa profesión. Cuando era chica conocí una muy buena. Como yo era chica íbamos a una escuela lejos de la villa y me juntaba con chicos de otras clases sociales. Entonces como éramos las únicas pobres, la asistente nos podía porque no estaba desbordada con 30 pibes por salón. Nosotras éramos las pobretonas de la escuela. Ella era un amor y nos ayudaba con las cosas que la gente no dona porque no se le ocurre: por ejemplo, champú, papel higiénico porque a nadie se le ocurre ayudar con esos elementos porque son muy íntimos. Esta asistente social se percataba de esas cosas y nos ayudaba con eso pero, en la escuela, golpeaba la puerta del aula y le decía delante de todos a la maestra que me avise que pase a buscar las bolsas con mercadería por la dirección y yo me moría de vergüenza; entonces me hacía la descompuesta y esperaba que se vayan todos a las cinco de la tarde y después salía con las bolsas. Muchas veces en la intención de ayudar podemos meter la pata y herir la sensibilidad del otro, pero igualmente siempre es mejor ayudar a no herir. Las trabajadoras y trabajadores sociales son realmente de mucha ayuda, más allá de que algunos no sabés por qué eligieron esa profesión, la mayoría terminan siendo una especie de guardián de tu seguridad alimentaria y son gente que en su mayoría aman lo que hacen.

La Iglesia llega donde no está el Estado

Con respecto al rol de las iglesias en las villas, Mayra aseguró que hay que reconocer el trabajo que hacen las iglesias que están donde hay ausencia del Estado, pero opinó “Estamos en pleno debate sobre la separación de la Iglesia del Estado, algo en lo que estoy totalmente de acuerdo; pero no puedo dejar de mencionar que allá donde no llega el Estado, la Iglesia siempre está. Más allá de que después te ‘cobra’ con la asistencia a las misas o las reuniones. Y lo digo con todo respeto. Yo fui mucho a iglesia Evangélica y me ayudaron mucho, pero la iglesia te ayuda a cambio de que vayas y creas en lo que ellos profesan. A mi me gustaría más de esta ayuda desde el Estado que es laico, que te exige que mandes los chicos a la escuela, un control médico o que estén vacunados. Esto de exigir una religión y a cambio te doy lo que necesitas me parece un juego que no es sano. Pero no dejo de reconocer que la Iglesia está donde el estado está ausente. En las últimas villas podés no encontrar nada pero una iglesia evangélica encontrás seguro. Iglesia y perros abundan. Por eso es importante reconocer el trabajo que hacen. Es gente que está y contiene en las adicciones y la violencia de género. Antes llamabas a la policía y se te cag.. de risa si tu marido te fajaba. Te decían que era una cuestión familiar y la única que te ayudaba era la pastora que te escondía una noche o algo así. Por eso creo que es un tema para trabajar. No se si estamos preparados para separar la Iglesia del Estado” expresó Mayra.

El faltazo en la escuela

Sobre el proceder de los docentes ante las reiteradas faltas a colegio por parte de los jóvenes y adolescentes pobres, Mayra relató que intentó tres veces terminar noveno año. “Empezar y dejar la escuela es muy común entre los adolescentes de las villas. Cuando pegaba el faltazo de una o dos semanas en invierno o por problemas con mi familia; volvía y me encontraba con las cagad… a pe… , mala predisposición y retos que te dan ganas de no ir más, porque cuando a los 13 años ya te sentís adulto, te parece que nadie te puede retar. Entonces cuando volvés y te retan, no querés ir más. Mi consejo a los docentes es que cuando el pibe re aparece después de un faltazo, recíbanlo con los brazos abiertos porque eso le va a dar más ganas de seguir en lugar de quedarse en la casa.

En cuanto a su experiencia en la escuela primaria, la joven le dijo a los docentes “Entiendo que los docentes tienen que pedir materiales porque no pueden poner todo porque ganan dos pesos con cincuenta y en general las escuelas más pobres tampoco tienen cooperadora para comprar materiales. Pero pedir individualmente marca más la diferencia. Cuando pedían algo, yo faltaba porque me daba tanta vergüenza. Una cartulina o una masita para merendar … uno no la tiene y la que conseguís es tan distinta de las otras que se nota tanto que uno es mucho más pobre… y no querés que se note. Ni hablar si la maestra es pedigüeña… te la pasas faltando y pasándola mal. Por eso me gustan las actividades grupales que permiten conocerse y aprendés a ser solidario. Tal vez la mamá o el papá del otro no tiene trabajo pero el tuyo sí y puede comprar dos cartulinas. Es importante que no se note tanto lo que tenés o dejás de tener porque querés que nadie se de cuenta y dejás de juntarte con los demás. Te excluís solo.

“Nadie que nace en la pobreza puede llegar a la universidad”

Al ser consultada sobre su opinión sobre esta frase dicha por la gobernadora provincial María Eugenia Vidal, Mayra Arena respondió “No tiene sentido refutarlo porque en las universidades del conurbano la el 70% es primera generación laboral; pero lo que más me dolió de Vidal es cuando dijo que en la pobreza no se puede pensar. En realidad, en la pobreza uno desarrolla una ‘pillez’, una viveza para arreglárselas con nada. Estoy segura de que los abuelos de ustedes fueron pobres, más allá de la clase social de la que sean. Los abuelos sabían arreglar algo con las herramientas más básicas y las abuelas cocinaban con nada, porque aprendieron a arreglárselas como podían. Son los que después te dicen que aprendieron en la universidad de la vida que no es la académica. Es esto de rebuscártelas con lo que hay y con lo que no hay también. Cuando Vidal dijo eso, fue como una puñalada porque en la pobreza te la pasás pensando qué vas a hacer para comer. Son puntos en los que nunca voy a encontrar un hilo en común con ella.

“El plan social solo, no sirve pero sin el plan no se puede”

Al respecto de los planes sociales, Mayra dijo ““El plan solo no sirve, pero sin el plan no se puede. El plan solo como ayuda eleva tu capacidad de consumo y tenés más plata para comer lo cual es increíblemente bueno. Hasta tenés para comprarle una campera a tu hijo que él mismo puede elegir y eso tiene un valor emocional y un significado que no se puede dimensionar. Pero si no hay detrás algo que garantice una mejor educación o el aprendizaje de un oficio que te permita conseguir un mejor empleo, el plan social va a servir solamente para que no haya emergencia alimentaria pero no va a haber transformación social” sostuvo.

“No veo imposible terminar con la pobreza”

“Si no creyera que se puede terminar con la pobreza estaría deprimida en mi casa. Lo que más me interesa es intentar terminar con eso. No va a ser nada fácil y no se si lo vamos a ver nosotros. No se si vamos a ver una Argentina sin pobres. Todo país tiene pobre, incluso los más ricos e igualitarios, porque el que gana menos es más pobre que el otro, pero no es lo mismo la pobreza de los países sub-desarrollados. No se si nosotros vamos a ver ese avance pero creo que no es tan imposible. Somos un país con pocos habitantes, tenemos todos los recursos, los trabajadores de la clase media estamos desbordados de impuestos que deberían redistribuir de una manera que no sólo garantice el consumo sino educación de calidad que después sea garantía de una movilidad social. No lo veo para nada imposible” se esperanzó Mayra Arena.

Rivalidades entre pobres

Al hablar de quienes logran salir de la pobreza y de la villa, Mayra relató “En la villa siempre está el rencor al que se va y es muy loco porque el 90% si se pudiera ir, se iría. No son todos porque hay algunos que aunque les pases una topadora vuelven a levantar el rancho y te dicen que son de ahí y se van a morir ahí; pero la enorme mayoría si pudiera irse se iría; pero cuando alguien se va se le tiene bronca. ‘Este de que se la da’ te dicen. Hay cierta bronca hacia el que la pega, o la va bien o tuvo mucha suerte en algo y es un poco doloroso porque es gente que te conoce de toda la vida, pero me parece que esto siempre va a pasar en todas las clases sociales, pero tal vez en la nuestra se nota un poco más porque cuando alguien se va es noticia” comentó Mayra.

¿Cómo planifica el pobre?

“El pobre planifica para el día. Con mis hermanas salíamos a pedir todos los días a las panaderías porque es donde te dan cosas comibles en el momento; porque muchas veces se te acabó la garrafa y no hay para comprar otra o el lugar donde se compra queda lejos, entonces un paquete de fideos o un kilo de papas no te sirve para nada. En las panaderías te dan cosas comibles en el momento y encima son ricas. En una panadería que hay en Charlone y Don Bosco, en Bahía Blanca, los jueves hacían sanguchitos de miga y los recortes son tiritas que vienen con lechuga, tomate... y nos daban bolsas de eso y lo esperábamos porque ‘los jueves comíamos sanguches de miga’. ¡Mentira! En la pu… vida comimos sanguches de miga. Comíamos esas tiritas pero para nosotras era lo más” relató Mayra y agregó “en la esquina de casa había un almacén que vendía ensaladas de fruta. Esos lugares tiran mucha cáscara, o fruta que no está para ensaladas como bananas pasadas o tajadas de manzana a las que le habían sacado un agujuerito o hay alguien medio bruto para pelar y tira la cáscara con mucha pulpa. Nosotras crecimos comiendo eso. Esa era nuestra fruta. Así que muy difícilmente te pongas a soñar con se abogado o astronauta porque estás muy ocupado deseando que haya habido banana podrida o alguien que pele a lo bestia para que la cáscara tenga más fruta. Esos son los deseos del pobre. El economista Alan Smith – con quien no coincido en muchas cosas- dice que lo triste de los pobres es la pobreza de sus aspiraciones. Cuando uno es pobre aspira a comer algo rico. Eso es lo triste de los pobres: la pobreza y la pequeñez de nuestros deseos y aspiraciones.

El aborto: “Los hijos son un valor en la pobreza”

“Es un tema que enfrena mucho a las sociedades. Soy feminista y estoy a favor del aborto legal, pero no creo que sea algo que debiera enfrentarnos, porque comprendo la postura del que está en contra del aborto. Y tengo que decir algo como obligación de conciencia de clases: la mayoría de los pobres en la villa está en contra del aborto porque los hijos son un valor en la pobreza. Son lo único que uno puede adquirir. No es una cuestión de legalizar el aborto ‘por las pobres’ porque la mayoría de las mujeres pobres no desean el aborto legal, más allá de las que se mueren metiéndose un perejil . Pero es algo que pasa minoritariamente. El aborto tiene que ser legal porque la mujer tiene que tener derecho a decidir. No es una cuestión de clases. Sería mentir decir que en mi barrio la gente pide aborto legal. Por el contrario, mientras más pobre es el lugar, es más pro-vida. Más influencia tiene también la iglesia y más valor se le da a los hijos y la maternidad. No es un reclamo de los sectores populares” opinó Mayra.

La charla se realizó con entrada a voluntad y se recaudaron $4820 los cuales fueron destinados en partes iguales para el Materno Infantil Mamita y el Centro de Día Amanecer.