Dom07152018

Últ. Act.Dom, 15 Jul 2018 6pm

persichini cerramientos
distruta
prestamos ya
comahue
Back Usted está aquí: Tapa | Policiales | Categorías | Judiciales | Buscan los restos de Miguel Bru en un predio militar de Berisso

Judiciales

Buscan los restos de Miguel Bru en un predio militar de Berisso

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

La pesquisa por el joven comenzó ayer tras la pista de un tanque lleno de cemento donde estarían los restos. El dato, aportado en 2015 por Fabián Gianotti, había sido ignorado en su momento por el exfiscal a cargo, Fernando Cartasegna.


El caso de Miguel Bru, el estudiante de periodismo desaparecido en La Plata en 1993, volvió a tener actividad tras el inicio de un nuevo peritaje en busca de sus restos. Tras un año signado por la escandalosa desaparición y reaparición de los archivos y documentos referentes a la investigación y el posterior apartamiento del fiscal Fernando Cartasegna de la causa (y de las fiscalías), la pista ahora apunta sobre la zona entre Los Talas y La Balandra, en Berisso, a partir de datos que ya habían sido brindados en 2015 y que el propio Cartasegna había desestimado.

El rastrillaje, postergado desde la semana pasada a causa de las fuertes lluvias, se realizó en una zona más allá del barrio Los Talas de la localidad bonaerense de Berisso. Ese sitio fue indicado por el testigo Mario Fabián Gianotti durante su declaración de diciembre de 2015, pero Cartasegna nunca lo convocó para realizar algún tipo de especificación o procedimiento.

“Según el dato aportado en su momento, la pista es un tanque de 200 litros rellenado de cemento donde podrían estar los restos, típico procedimiento de secuestros y desapariciones de cadáveres. Fuimos hasta el lugar, donde efectivamente encontramos un tanque de esas características, pero estaba vacío. De todas maneras, no se descartan posibilidades y el lugar va a seguir siendo investigado”, dijo a Contexto Rosa Schonfeld de Bru, madre de Miguel y titular de la Asociación Miguel Bru.

Acorde a lo informado por la madre del estudiante desaparecido, otro testigo “en 1997 había sostenido la versión de los restos dentro de un tambor lleno de cemento, arrojado en el puerto platense”.

Según informó Schonfeld, Cartasegna había descartado la posibilidad de rastrillar la zona por tratarse de una “zona peligrosa debido a que allí había cocinas de droga” y que, por ello, “no expondría a ese riesgo a su personal”.

En el marco de la investigación sobre los restos del joven desaparecido hace veinticuatro años, en la actualidad es el fiscal Marcelo Martini quien continúa con la tarea de pesquisas. La actuación de Fernando Cartasegna se convirtió en el eje de un conflicto por irregularidades en sus funciones, que desembocó en la renuncia a su cargo y la posibilidad de un juicio político en su contra.

La zona, ubicada en la rivera entre malezas juncales, debía ser explorada la semana pasada pero las lluvias provocaron marea alta y, por consiguiente, la inaccesibilidad. Tras el peritaje de ayer, sin éxito, la fiscalía no descarta la posibilidad de continuar la búsqueda en la zona circundante de Los Talas.

LA BUSQUEDA:

El procedimiento estuvo encabezado por el fiscal platense Marcelo Martini y se efectuó en la mañana de ayer para aprovechar las buenas condiciones meteorológicas.

Seis prefectos, el fiscal, instructores, investigadores de la Procuración, la mamá de Miguel, Rosa Schöenfeld, y el denunciante Mario Fabián Gianotti (un exfuncionario municipal), entre otros, se acercaron al lugar inhóspito y de difícil acceso en la costa berissense. En el sitio, un predio que pertenecería a la Armada Argentina, entre restos de una construcción destruida, encontraron un tanque de 200 litros, semienterrado. En diálogo con Hoy, Rosa Schöenfeld contó: “En ese momento se me paralizó la sangre, pero al sacar el tanque y revisarlo, solo había tierra”.

Al respecto, el fiscal Martini explicó que en el lugar se detectó un horno en desuso. “Vamos a ampliar el radio de rastrillaje en esa zona y realizar estudios de los restos hallados en el tanque”, indicó el funcionario judicial a este diario.

Los prefectos tuvieron que trabajar arduamente para desenterrar el tanque en el que, se suponía, estaban los restos de Miguel, de acuerdo a la denuncia radicada en la UFI nº 3.

“Hicimos lo que la marea permitió. Es una zona de cañaveral y de muy complicado acceso. Vamos a seguir trabajando para encontrar el cuerpo de Miguel”, sostuvo Martini.

El sitio había sido indicado por el testigo Mario Fabián Gianotti durante su declaración en diciembre de 2015, cuando la causa estaba a cargo del entonces fiscal Fernando Cartasegna.

La fuente judicial indicó que un informante le dijo a Gianotti que el expolicía Justo López, detenido y condenado por la desaparición de Bru, habría dado detalles de cómo eliminaron el cuerpo del estudiante de Periodismo.

López habría tenido el cadáver de Bru dos días en el baúl de un Ford Falcon, luego lo habría puesto en un tanque de plástico de 500 litros y cubierto con hormigón. Finalmente, en una camioneta Ford F-100 color beige, propiedad del cuñado de López, el cuerpo habría sido llevado hasta la localidad de Berisso, para arrojar el tanque en un lugar conocido como “Las Cuevas”.

Un investigador especializado

Como anticipó este medio, la Procuración General bonaerense designó a Felipe García, un investigador especializado, para colaborar en la búsqueda. Por la desaparición del estudiante de Periodismo, ocurrida en agosto de 1993, ya fueron condenados a prisión perpetua los expolicías de la comisaría Novena de La Plata, Justo López y Walter Abrigo (fallecido), acusados de “tortura seguida de muerte, privación ilegal de la libertad y falta a los deberes de funcionario público”.

Rosa insiste con que el detenido por el crimen se quiebre

Rosa Schöenfeld tuvo sensaciones encontradas en la jornada de ayer. Por un lado, sintió desazón y amargura por no encontrar el cuerpo de su hijo, Miguel Bru. Por otro, se mostró satisfecha por el cambio de actitud de la Justicia.

“Ahora el fiscal que investiga la causa tiene la voluntad de encontrar los restos de mi hijo. Al lugar que fuimos hoy (por ayer) quería ir desde hace más de dos años para el rastrillaje. Cuando vimos el tanque tuve una expectativa terrible, pero me desilusioné al no encontrar el cuerpo”, señaló Rosa a diario Hoy. “En estos 24 años siempre se habló de la presencia de un tanque y un horno, elementos que estaban en el lugar. Es llamativo”, agregó la mamá de Miguel.

Luego dijo: “Se va a profundizar el rastrillaje y van a realizar peritajes. Eso es muy positivo. Además, puede ser que haya más tanques en ese predio, metidos en el cañaveral. No hay que olvidar que pasaron muchos años”.

Rosa quiere saber dónde están los restos de su hijo y por eso insistió con que el único detenido que tiene la causa, el expolicía Justo López, alojado en la cárcel de Sierra Chica, dé esa información.

“No pretendemos que diga si hubo más implicados en el crimen. Ya no nos interesa otro dato más que saber dónde está Miguel. Es posible que él colabore con la Justicia a cambio de su excarcelación. Me gustaría que los jueces lo citen y le expliquen que realmente es posible esto: que él diga dónde está mi hijo a cambio de que se vaya a su casa y se termine este calvario”, afirmó, conmocionada, Rosa.

López fue notificado por la Justicia el 18 de agosto pasado de esta posibilidad, pero aún no hubo respuestas.

“La causa penal ya está cerrada. No buscamos más detenidos. Solo saber dónde está el cuerpo de Miguel. Apelo una vez más a los sentimientos de López para que colabore con nuestra familia”, concluyó Schöenfeld.

EL DATO Y EL LUGAR:

El fiscal Marcelo Martini descubrió ayer, cerca de la playa Bagliardi, de Berisso, una construcción que sería parte de un puesto de la Armada Argentina, que tiene un mástil y un horno de material con ladrillos refractarios, que coincide con datos aportados por un testigo en la causa que investiga dónde están los restos del estudiante de periodismo Miguel Bru, secuestrado, torturado y asesinado en al comisaría novena de La Plata en agosto de 1993, según se desprende del fallo que condenó a dos policías a perpetua.

Fuentes judiciales precisaron que el lugar está ahora precintado y ayer se iniciaron los rastrillajes, que dependen en buena parte de la marea, ya que son en un monte cercano a ese balneario ubicado en la zona de Los Talas, que es inundable por su cercanía al Río de La Plata.

Ese sector está ahora vigilado y se puso especial atención a un barril de 200 litros que será analizado por expertos, ya que coincide con el dato aportado en la causa por un testigo. Se trata de un hombre que fue compañero de celda del ex sargento de la Policía bonaerense, Justo López, quien le habría contado que al cadáver de Miguel lo metieron en un barril que rellenaron con cemento y lo tiraron en una playa de Berisso, en una zona que se denomina “La fábrica de pescados”, señalaron las fuentes consultadas.

La madre de Miguel, Rosa Schoenfeld de Bru, participó ayer del inicio de la búsqueda junto al fiscal y un cuerpo especial de instructores.

La causa por la aparición del cuerpo pasó a manos de Martini, luego del apartamiento y posterior renuncia del fiscal platense Fernando Cartasegna, quien había sido cuestionado (entre otras cosas) por su actuación en esta búsqueda.

Este nuevo rastrillaje se inició a partir de los datos aportados por el ex secretario de Derechos Humanos de la Municipalidad de La Plata, Mario Gianotti, quien aseguró que en el 2015 se presentó ante Cartasegna para aportarle información de un testigo que decía tener datos de dónde había sido enterrado el cuerpo de Bru. La madre del estudiante desaparecido dijo entonces que esperaba que López dijera “dónde está el cuerpo”.

(*) Diarios Hoy, El Dia, Contexto