Mié10172018

Últ. Act.Mar, 16 Oct 2018 8pm

Back Usted está aquí: Tapa | Rural | Categorías | Ganadería | Así funciona la ganadería en Estados Unidos

Ganadería

Así funciona la ganadería en Estados Unidos

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

El  Médico Veterinario Daniel Piccirillo fue invitado por GENPRO para visitar cabañas, conocer el sistema en torno de la inseminación,  tambos y  feed-loot. En su exposición conocemos aspectos de la producción «americana».


El Médico Veterinario  Daniel Piccirillo, veterinario de la localidad de Saavedra fue invitado por GENPRO, un Centro de Inseminación Artificial de Venado Tuerto, representante de un Centro de Inseminación Artificial de Estados Unidos a un viaje a  que se concretó el mes pasado. Participaron también como invitados, diez productores y un veterinario más. En la charla mantenida con «Reflejos rural»; compartió su experiencia, señalando varias diferencias en la actividad ganadera.


«Ellos, como casi todos los centros de inseminación que existen en Argentina, organizan giras a Estados Unidos y Canadá para visitar las cabañas donde se producen los toros que después utilizamos acá, de este modo, tenemos la posibilidad de ver los toros, hijos, hijas y hasta las madres, ya en el 2010 habíamos hecho un viaje, fue en otoño, ahora fuimos en la primavera de allá, para ver dos épocas distintas,  otoño en 2010  y ahora la salida de invierno y principio de primavera».


«Fuimos al Noroeste, Montana y Colorado, en esa zona llueve 400 milímetros por año incluida la nieve. Osea que climáticamente es una zona dura para producir, tienen cuatro a cinco meses de nieve, incluso cuando llegamos, hacía 15 días había iniciado la primavera y nevó tres días seguidos. Fue interesante, además de ver los animales, saliendo del invierno y comenzando la parición en algunos  campos,  vimos el   manejo y el sistema  de comercialización que tienen, en total fuimos a doce cabañas, un tambo y dos feed-loot»; comenzó relatando Piccirillo.

Diferencias

Hay  diferencias entre el  sistema de producción en los Estados Unidos y nuestro país en varios aspectos, desde el impositivo, la posibilidad crediticia, hasta el factor clima; en tal sentido, Daniel Piccirillo indicó que, respecto de nuestra región, aquí no hay nieve y sí más agua, siendo ésta casi la única ventaja.


En cuanto al sistema de comercialización, ellos venden los toros, novillos y terneros de contado. «Cuando les decíamos que nosotros acá en  los remates se vendían entre 150 a 180 días, les resultaba muy gracioso. Además tienen muy pocos impuestos, todo lo que tiene que ver con producción agropecuaria no tiene IVA, es decir tanto en insumos como en venta de animales, las liquidaciones de impuestos son muy sencillas, pagan un porcentaje que va al estado provincial y ganancias a la Nación, tienen muchos créditos a largo plazo para lo que es compra de herramientas e insumos».

«Según nos contaron lo más caro que tienen es la luz, que consumen para los equipos de riego y el costo de alimentación porque durante cinco meses tienen que alimentar a todo el rodeo, para esto tienen silo de pasto y granos, el balanceado lo hacen ellos»; detalló el veterinario.
Respecto a la dimensión de las explotaciones agropecuarias, en la zona de Montana, rondan los 400 acres, equivalente  a 200 hectáreas, más o menos  y cuentan entre 120 y 140 vacas de cría. «Otro dato, no menor, es que un productor que tiene menos de  140 vacas, tiene otro trabajo, es decir que esta actividad no le alcanzaría para vivir», remarcó el veterinario.


  Los productores viven en el campo junto a sus familias:  «esto es general, ellos son los que trabajan  el campo;  madre, hijos, yerno, a lo sumo tienen uno o dos empleados por supuesto con todas las comodidades , tienen  buenas rutas y transportes  escolares». «Nosotros fuimos a cabañas chicas que tienen 100 a 150 vacas y otras de 600 a 1000. Por ejemplo fuimos a una que es muy conocida, Coleman Ranch, de más de 3 mil hectáreas, tienen 1.100 vacas y trabaja toda la familia, como si fuera acá una explotación muy chica»; comento el veterinario.


En cuanto al manejo para la  realización de inseminación artificial es igual que en Argentina, hacen  tiempo fijo, un repaso de inseminación y luego repaso con toros.
Destetan a los  6- 7 meses con  250 a 300 kg.,  hacen una recria a campo con suplementación  y luego van a corrales  hasta la venta. En los rodeos comerciales, una vez destetados van  a Feed loot,  y  se faenan  con  600 – 700 kg.


 Los invitados de GENPRO visitaron también un Centro de Inseminación Artificial en Nebraska. « Yo fui con dos amigos, Néstor Filócomo y  Adrián Lebbad, que tiene una cabaña en Tornquist, invité a más personas que, por distintas razones, no pudieron asistir», dijo también.


Agregó que en la zona donde visitaron, la raza predominante es el Angus negro, con muy buena genética, y aclaró que la Argentina también tiene muy buena genética; en este punto destacó, además, que el país del Norte, cuentan con muchos datos estadísticos: «Por más chica que sea la cabaña,   registran el peso al nacer, al destete, la cantidad de alimentos que comen, circ. Escrotal, peso final  y  la conversión,  miden la eficiencia de conversión,  es decir cuantos kilos de alimentos consumen para producir   1 kg  de carne, le dan mucha importancia a la calidad de carne, a los datos de  ecografía para medir  área de  ojo de bife, grasa dorsal,  usan esos datos para seleccionar y  asignar  distintos toros, según la vacas »; señaló el veterinario. En Argentina  estos datos son medidos y utilizados por Cabañas grandes solamente.


Al referirse a los tambos en Estados Unidos,  Daniel Piccirillo informó que son estabulados, osea, las vacas están a corral, en algunos casos bajo techo, lo cual tiene la ventaja de que en poca superficie los productores pueden tener más vacas y, sobre todo en una zona donde  el clima suele ser muy cruento, los animales están más protegidos, no caminan y, a su vez, lo que ingieren lo utilizan para producir. La  producción promedio ronda los  35 – 40  litros de leche por día.


Respecto al negocio de los feed-lot, la diferencia con Argentina radica que en nuestro país, le idea es sacar los animales rápidamente, con 300-320 kilos, que es el peso mínimo de faena, mientras que en Estados Unidos, los animales recién con ese peso ingresan al feed-lot y los venden con 600-700 kilos. «Así producen muchos más kilos de carne, que es lo que tendríamos que hacer acá, en vez de venderlos con  300 kilos, venderlos con 600 kilos, pero acá el consumidor quiere cortes chicos, de animales jóvenes, entonces estamos matando animales seis o siete meses antes y produciendo menos carne»; afirmó Piccirillo.