21.2 C
Pigüé
lunes, octubre 19, 2020
  • Informe Especial
Otras

    68 años de la creación del Arsenal sud este

    Destacadas

    ¿CÓMO FUNCIONA EL CENTRO DE AISLAMIENTO DEL LA SALLE?

    El pasado fin de semana con la derivación de un paciente...

    SALIDA DE BOMBEROS

    En la noche de ayer, cerca de las 21,30 hs. los bomberos del cuartel local debieron actuar...

    OFERTA ACADÉMICA DE LA UPSO

    Comienza el Ciclo de Charlas sobre la oferta académica de la Upso 2021.Será el jueves 22 de...

    Arsenal_edificio_funda•Hace 68 años se firmó el decreto para crearlo. Comenzó a funcionar en la Sociedad Italiana con 50 aprendices y las instalaciones militares se inauguraron en 1948.

    El próximo jueves 30 se cumplirán 68 años de la firma del decreto presidencial por el cual se creó el ARSENAL ANGEL MONASTERIO, de Pigüé. En realidad, la instalación primero se llamó ARSENAL SUD ESTE.

    El arsenal, constituyó desde su instalación un motor para el desarrollo de Pigüé y fue muy importante en la generación de puestos de trabajo. El historiador local José Agrusti, recordó en su obra que «un factor decisivo en esta circunstancia constituyó la Comisionatura Municipal que en esos momentos desplegaba Pedro Harriot… El Dr Harriot, era amigo personal del Presidente de facto de la República,  General Pedro Ramírez» . Ya existía, detalla el historiador, un proyecto militar de instalar polvorines en la zona serrana, lo que no prosperó.

    Si bien el gobierno nacional tenía un presupuesto asignado para la creación de un arsenal, el aporte de la comunidad pigüense fue decisivo. «Una comisión de vecinos se dedicó de lleno para cumplir tan noble finalidad. Es decir, adquirir la superficie que se necesitaba para la instalación de los talleres y los polvorines», recuerda Agrusti.
    Mientras que en un libro sobre el arsenal, el Dr Harriot escribió que acompañado por Ruperto Tanco y Carlos Walter Ducós se entrevistaron con el Presidente de la Nación y le hicieron entrega de un cheque por $200 mil. Se había pensado en adquirir unas mil hectáreas y finalmente se compraron 800 has.

    Sociedad Italiana

    Los talleres, comenzaron a funcionar en las dependencias de la Sociedad Italiana, aproximadamente a mediados de diciembre de 1943 con carpintería, herrería y fragua, mecánica y talabartería. En la platea del teatro donde estaban las butacas se puso el piso plano y estaban los bancos de carpintero, garlopas, sierras, etc…Los palcos altos se usaron de depósito. Las oficinas administrativas se ubicaron los altos de la Sociedad Italiana y en los fondos otro grupo de oficinas. En otro salón funcionaban tornos y máquinas. La talabartería funcionaba en Mitre y Casey donde hoy hay una verdulería.

    La Escuela de aprendices comenzó a funcionar el 1 de Agosto de 1944. Posteriormente, la escuela se disolvió y sus integrantes pasaron a ser personal civil del ejército.
    En 1943 en el arsenal trabajaban 30 personas y se sumaron 50 aprendices y posteriormente  el  personal civil llegó a superar las 300 personas.
    Las instalaciones actuales se inauguraron el 1 de Marzo de 1948. La planta militar se integró por la 8va Compañía de Vigilancia que tenía 150 efectivos y los civiles ocupados llegaron a ser 325.

    El arsenal tenía la misión de proveer de munición y explosivos y reparar material militar.

     

    «Para Pigüé fue un buen empuje»

    En la charla mantenida con «Reflejos» don Marcelo Fermani contó que trabajó en el «Arsenal Angel Monasterio» 42 años y 8 meses. « Ingresé a los 14 años, como carpintero, un oficio que siempre me gustó, en esa época se trabajaba mucho con madera de lapacho que era para hacer las llantas de las ruedas de los carros. Esa madera   al trabajarla en las máquinas soltaba mucho polvillo y me daba alergia, así que cuando se produjo una bacante en oficina rendí y quedé en ese puesto, ya las instalaciones estaban donde están ahora».
    Fermani recuerda además que al año siguiente de la creación del « Arsenal Angel Monasterio», se crea una Escuela de Sub Oficiales que, más tarde por orden superior fue desarticulada. Por lo que los más de 50 aprendices, entre los que se encontraba nuestro entrevistado, no continuó con la carrera para recibir un grado militar. Aunque tuvieron la posibilidad de continuarla en Buenos Aires, ninguno tomó esa opción. « Hacíamos una hora de gimnasia en la Plaza San Martín, después una hora de orden cerrado, que es la parte militar, en vez de ir a la Escuela Sargento Cabral, teníamos la instrucción acá. Esta carrera era de 3 años pero se cortó antes. Luego del entrenamiento que hacíamos, íbamos a los talleres y a la tarde hacíamos el secundario en la Escuela Nº3» recuerda Marcelo.
    Para decir que, «cuando nos dieron de baja éramos 55, en ese tiempo se creó una banda y, posteriormente de haber dado de baja a la escuela tuvimos la orden de devolver los instrumentos y demás cosas y fueron donados al Colegio La Piedad de Bahía Blanca»; contó Fermani.
    En el año 1945 desde la superioridad de Buenos Aires, dispusieron que se analizara la posibilidad de formalizar una institución de fútbol. Concretada la aspiración, Marcelo Fermani se desempeñó como secretario de la entidad que fue denominada « Club San Martín».
    En cuanto a los futbolístico, resultó altamente satisfactorio por haberse logrado una muy buena conjunción de jugadores civiles y soldados, y, que en el poco tiempo que se permaneció en actividad, a nivel local y zonal fue reconocido de muy buen rendimiento.

    Fuente laboral: Por otro lado destacó la importante fuente laboral que significó para Pigüé la instalación del arsenal, ya que en el año 1948 había más de 300 civiles empleados, además de militares. «Para la localidad fue un buen empuje, por ejemplo, nosotros éramos cuatro hermanos, yo era el más chico, mis tres hermanos mayores tuvieron que irse de Pigüé porque no había trabajo. Hacían la cosecha y dos eran mecánicos pero hacían changas, y cuando se estableció el arsenal, dos se volvieron»; dijo Marcelo Fermani.
    Nuestro vecino admitió que perdió otras dos oportunidades laborales para cambiar el rumbo y que no se animó a tomar otra opción. «La verdad es que si bien en lo personal nunca tuve problemas, a veces me sentía incómodo, más que nada por injusticias que solía ver. Tal es así que ya el ambiente me resultaba pesado y me jubilé un poco antes. Hice un retiro voluntario en 1987, tenía casi 60 años»; concluyó Marcelo Fermani, uno de los primeros aprendices del «Arsenal Angel Monasterio».Arsenal_contribucin_2nuevo-3

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    ¿CÓMO FUNCIONA EL CENTRO DE AISLAMIENTO DEL LA SALLE?

    El pasado fin de semana con la derivación de un paciente...

    SALIDA DE BOMBEROS

    En la noche de ayer, cerca de las 21,30 hs. los bomberos del cuartel local debieron actuar en un principio de incendio...

    OFERTA ACADÉMICA DE LA UPSO

    Comienza el Ciclo de Charlas sobre la oferta académica de la Upso 2021.Será el jueves 22 de octubre a las 19 horas...

    APOYO ECONÓMICO A ARTISTAS

    Desde la secretaría de cultura municipal informan a los trabajadores de la cultura que el Ministerio de Cultura de la Nación abrió...

    POR FALTA DE POLICÍAS EL MUNICIPIO CONTRATÓ PERSONAL

    Debido a que hay muchos efectivos policiales en aislamiento, el municipio debió contratar personal para que colabore con el área de inspección.Según...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas