18 C
Pigüé
viernes, abril 23, 2021
  • Salud
Otras

    Adolescentes, nocturnidad, alcohol y drogas

    Destacadas

    AGENDA DEPORTIVA

    Con algunas actividades cuya disputa será totalmente parcial como el fútbol de la Liga Regional de Fútbol...

    MUNICIPALIDAD DE SAAVEDRA (PIGÜÉ)

    CORRESPONDE A EXPEDIENTE Nº 92.100/2021.- PIGÜÉ, 16 de abril de 2021.-

    DSC_0013•Un camino incierto, sin certezas se abre ante los jóvenes hoy en el que estos «condimentos» resultan un denominador común y los adultos tienen la responsabilidad de, al menos, acompañarlos.

     Estamos insertos hoy en un lugar para vivir donde el consumismo es un protagonista que suele dominar nuestras vidas, en que los adultos, en general, no hallamos, siquiera, tiempo para nosotros mismos,  y, en consecuencia distraemos la mirada hacia nuestros propios hijos. Si ellos no saben hacia donde ir, tal vez debamos preguntarnos si es que nosotros lo sabemos, o, quizá, no deseen continuar este camino que con la cotidianeidad, les marcamos.

    Si bien la temática es compleja y las causas por la que los jóvenes en general tienen una tendencia al consumo excesivo de alcohol durante los fines de semana, e incluso, al de drogas, puede ser diversa; lo que los adultos no debemos dejar de hacer es acompañarlos, estar cerca de nuestros hijos; mientras que las instituciones y estados tienen la responsabilidad de ofrecerles alternativas y espacios para la creatividad y recreación.

    El alcohol

    La accesibilidad de los jóvenes a las bebidas alcohólicas es cada vez mayor, a pesar de las prohibiciones impuestas de su venta a menores. La edad media de inicio en el consumo de alcohol entre los escolares, según los datos de la Encuesta sobre Drogas a la Población Escolar 1998 (Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas), es de 13.6 años, y la edad media de inicio de consumo semanal se sitúa en los 14.9 años. Según esta fuente las chicas registran mayor prevalencia de consumo de alcohol, aunque en cantidades menores. El 84.2% de los escolares ha consumido alcohol en alguna ocasión y el 43.9% consume al menos una vez a la semana. En cuanto a los episodios de embriaguez el 41% de los escolares se han emborrachado en alguna ocasión y el 23.6% en el último mes.

    Un 80% de las muertes registradas entre adolescentes se deben a causas violentas y dentro de ellas las relacionadas con drogas o alcohol representan el 50%, existiendo un mayor porcentaje de suicidios en los adictos a estas sustancias. Además, se consideran los factores familiares de gran importancia en el inicio y curso clínico de la adicción al alcohol y otras drogas, ya que hasta un tercio de los niños tienen su primera oferta de consumo de bebida alcohólica dentro del ambiente familiar, por lo que la implicación de la familia tiene gran importancia en todo programa terapéutico.

    Causas de consumo

    La creencia más compartida entre los diferentes grupos de adolescentes y jóvenes, tiene que ver con la asociación, según su opinión, entre el consumo de alcohol y las “consecuencias positivas” que este proporciona. Entre estas destacan, según ellos indican, una potenciación de la actividad psico-física ( alegría, euforia, superación de la timidez y retraimiento, mejoría del estado de ánimo, etc.), posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos donde la mayoría consumen.

    En la medida que el alcohol proporciona a los jóvenes una serie de efectos o consecuencias positivas, y el joven los interpreta como un beneficio, dichos efectos se convierten en motivos de consumo. La juventud, como regla general, no asocia el consumo de alcohol con los problemas que de él pueden derivarse, ellos esperan del alcohol cambios positivos globales (facilitador de expresividad emocional, desinhibidor y potenciador de las relaciones sociales, etc.), y a la vez no creen que dicha sustancia tenga consecuencias negativas, influyendo considerablemente en un mayor consumo durante el fin de semana, donde las relaciones interpersonales se intensifican.

    Por eso anticipar los “efectos positivos” y no las verdaderas consecuencias negativas, conlleva a que se produzca un mayor consumo social.
    El Foro de Seguridad del Distrito de Saavedra, en el intento de ocuparse de la problemática de los jóvenes y la nocturnidad propuso una charla, el pasado miércoles, enmarcada dentro del Programa de Fortalecimiento de la Participación Comunitaria, con funcionarios del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Provincia de Buenos Aires. En la oportunidad consultamos al Licenciado en Sociología, Leopoldo Berneker.

    El especialista marcó el cambio que hubo en los últimos 30 años en el mundo, y también en nuestro país en relación a los hábitos de los jóvenes en la nocturnidad. « Asistimos a un cambio de tal envergadura que no hay ninguna posibilidad de pensar, en los términos que pensábamos antes de la sociedad y la interacción de los jóvenes, en relación a los que ellos enfrentan hoy como desafío, es un mundo totalmente nuevo, al que uno le podrá poner más cuestiones valorativas o ideológicas en términos de la crítica o el acompañamiento. Pero lo que sí, sin dudas aparece, es un mundo diferente que se le presenta hoy a los jóvenes, que no se puede mirar con la mirada de antes»; señaló Berneker.
    El sociólogo continuó remarcando que, este es un mundo creado por adultos, en el que el hombre se hace hombre en interacción con los demás, y los jóvenes se hacen adultos en términos de lo que ellos ven y los modelos que les presentan los adultos, quienes, a su vez, no alcanzamos a visualizar cómo son los jóvenes hoy.
    «Los jóvenes hoy han perdido, entre otras cuestiones,  lo que los sociólogos llamamos universos simbólicos complejos. Esto es lo que comúnmente llamamos certeza frente a un mundo que no conocen, pero que, básicamente, desconocemos todos, un mundo que implicó cambios como la revolución en las comunicaciones, particularmente en Argentina, un modelo socio económico que mutó de tal modo que, parte de la población,  queda excluida del mercado de bienes de consumo. Pero por otro lado, un mundo en el que los medios de comunicación expresan un modelo adolescente, como modelo a seguir, y un modelo de consumo al que no todo el mundo accede»; señaló el entrevistado al realizar un análisis.
    Además aseguró que este es un mundo complejo para los adultos y problemático también para los jóvenes, y, en este sentido, esta pérdida de certezas antes mencionada, hace que la noche se presente como un escape de la realidad. Si bien no para todos, hay una gran cantidad de jóvenes en riesgo, reconoció, y ejemplificó las conductas más comunes entre ellos: « intentan que la noche se perpetúe, con posterioridad a eso, los cambios de percepción que dan los estupefacientes hacen que sean un atractivo, en última instancia significa una llamada de atención a los adultos en relación a ese mundo que se les presenta problemático»; manifestó Leopoldo Berneker.

    Violencia

    Al hablar de los hechos de  violencia  vinculados a la nocturnidad, el Sociólogo del Ministerio e Seguridad expresó que en general, participan de estos episodios, varones en horas de la madrugada, ubicados en cercanías de sitios donde se expende o se vende alcohol y estupefacientes y drogas prohibidas. « Más allá de la cuestión familiar que siempre está presente en la  historia individual de cada uno de los jóvenes que se vinculan de manera violenta a otros jóvenes, la verdad que el grupo de ámbitos institucionales que frecuentan en la noche, no promueven necesariamente, pero sí es un espacio de posibilidades que, finalmente culmina en episodios violentos».

    Recomendaciones

    El Licenciado Leopoldo Berneker insistió en que los adultos estamos bloqueados por el mundo nuevo que se nos presenta, en el que el desafío permanente de vivir en un mundo vinculado al consumo nos lleva a perder de vista lo esencial,  en la relación que tenemos con ellos, y es la responsabilidad que tenemos a la hora de mirarlos, particularmente a cada uno de nuestros hijos, y, como comunidad, deberíamos mirarlos como la generación que nos va a reemplazar.

    « A esa generación necesitamos acompañarla, comprenderla, y estar atentos a conductas que nos hagan ver una problemática, pensar después que, la salida de estas problemáticas las hacemos con ellos, acompañándolos a ellos y también presentándonos como un modelos de adultos que les sirva en los términos de ver la vida como proyecto y no como un cotidiano permanente, les  diría que los adultos tenemos que hacernos cargo, no tenemos que tentarnos en pensarlos como victimarios a ellos, sino como víctimas de la problemática y asistirlos y contenerlos. No hay fórmulas nuevas que se hayan adoptado, son las de siempre, la familia atenta a sus hijos, la comunidad a través de sus instituciones atenta a la generación que viene, que hay que darle herramientas para que la creatividad la pongan en los hábitos cotidianos que corresponden y no  en modelos que permanentemente los destruyen  o los tientan al riesgo»; señaló el especialista, para añadir finalmente que los adultos tenemos la responsabilidad sobre ellos.

    Artículo anteriorTuberculosis bovina
    Artículo siguienteUn paisano en N.Y.
    - Avisos -

    Últimas Noticias

    AGENDA DEPORTIVA

    Con algunas actividades cuya disputa será totalmente parcial como el fútbol de la Liga Regional de Fútbol...

    MUNICIPALIDAD DE SAAVEDRA (PIGÜÉ)

    CORRESPONDE A EXPEDIENTE Nº 92.100/2021.- PIGÜÉ, 16 de abril de 2021.- Visto los informes...

    18 NUEVOS CASOS POSITIVOS

    El informe diario de la fecha indica que hoy en el Distrito se registraron 18 nuevos casos positivos y 17 recuperados. Los...

    ALLANAMIENTO POR INVESTIGACION Y COMERCIALIZACION DE ESTUPEFACIENTES

    La Jefatura distrital de Seguridad del distrito de Saavedra informó que con fecha 21 del corriente personal policial del Grupo Táctico Operativo,...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas