19.2 C
Pigüé
lunes, marzo 1, 2021
  • Informe Especial
Otras

    Alfredo Arley – veterano de guerra: « aunque supiéramos todos los idiomas, no podríamos explicar lo que se siente»

    Destacadas

    PIGUE A LA EDAD DE 23 AÑOS FALLECIO LORENZO RAMOS SUS RESTOS SON VELADOS EN BELGRANO...

    SITUACIÓN COVID EN EL DISTRITO

    El informa de hoy indica que se registraron 3 nuevos casos positivos de Covid-19 y 5 recuperados....

    GOMÉZ FREDES FUE 9º EN BAHIA BLANCA

    Gomez Fredes fue 9no hoy en la primera final del año disputada en el Ezequiel Crisol...

    DSC_0074Alfredo Arley, pigüense por adopción, participó en la Guerra del Atlántico Sur en procura de la recuperación de las Islas Malvinas.
    Recuerda el veterano de guerra y militar retirado que el 2 de abril de 1982, se desayunan con la información mediante un comunicado que escuchan en la radio y aseguró que no tenían ninguna información previa, aunque les había llamado la atención la ausencia de oficiales de la unidad en las instrucciones que se realizaban para los soldados que se habían incorporado.

    « El 7 de abril nos llevan a Río Gallegos, eso nos habían dicho, pero no que íbamos a las islas, cuando llegamos, después de pasar la noche en el aeropuerto, en un Hércules fuimos a las islas»; contó Arley, para reconocer que ese viaje fue de desconcierto total por el desconocimiento de lo que se tendría que enfrentar al llegar.
    El entonces Sargento, tenía poca diferencia de edad con los conscriptos a los que instruía y viajó a las frías islas como parte del Regimiento 7 de La Plata, unidad que participó de los sangrientos combates de Monte London.

    Malvinas

    «Cuando llegamos había muchísimo viento, una llovizna muy finita, pero penetrante, frío, esa primera noche dormimos en los corrales de ovejas en Puerto Argentino, porque no había lugar para tanta gente. Nosotros éramos del Regimiento 7 de Infantería de La Plata, la compañía B y la C, de 200 personas cada una. Al amanecer, después del mate cocido, a caminar 19 kilómetros hasta Monte London con todo el equipo, armamento liviano, la placa base, morteros, fusiles y el equipo básico para poder subsistir. Serían unos 25 kilos en la mochila o porta equipo»; describió Alfredo Arley.
    A la hora de describir geográficamente el lugar, cuenta que a su regreso de las islas, y luego de haber estado internado por dos meses por consecuencias de congelamiento de sus pies, le comunican su nuevo destino, Pigüé. Al arribar a nuestra ciudad lo conmociona la similitud con el territorio de Malvinas, por sus llanos y cerros bajos. « Fue muy chocante, sobre todo por las sierras se parece. Es diferente la vegetación porque allá no hay, sólo piedras blancas».
    «La verdad hay cosas que todavía no entiendo, llegamos hasta el Regimiento de los ingleses, caminando. Subimos a una sierra y nos fuimos todo caminando sobre las sierras, hasta Monte London. Siendo que, veíamos que había un camino abajo  que usaban los kelpers para ir a Pradera de Ganso, fue muy costoso llegar»; aseguró.
    En ese terreno no se podía cavar por ser pedregoso, por lo que construyeron un refugio con piedras. Lugar de su posición hasta el final de la guerra, donde Arley permaneció con dos compañeros más.
    «Fuimos primera línea, llegamos a combatir cuerpo a cuerpo con el Ejército de los gurkas – mercenarios nepaleses que combaten para Inglaterra- y los paracaidistas. Recuerdo que entre el 7 y el 8 de mayo fue cuando empiezan a bombardearnos. Veíamos cómo bombardeaban al Batallón de Infantería de Marina 5, que estaban a 19 kilómetros, en Puerto Argentino, y nosotros no sabíamos dónde meternos. Estábamos era como si fuera un anfiteatro. Hasta que nos empezaron a atacar todos los días hasta que terminó la guerra»; describió.

    Según la opinión de Alfredo Arley, si los superiores hubiesen sabido el lugar donde desembarcarían los ingleses, los hubiesen dotado de otro tipo de armamento y organizado otra estrategia de guerra. «Perdimos mucho de no poder hacer nada por los bombardeos de todos los días, ya que no descansábamos. Osea hicieron muy bien lo que llaman el hostigamiento, siempre estábamos con la incertidumbre de cuándo te tocaba a vos».
    «Eso al principio. Al final ya no te importaba nada. Escuchábamos la columna de humo que salía de los barcos y si no sentías el silbido, sabías que te tocaba, y si no pasaba de largo. El refugio sólo nos protegía de las bombas beluga, que estallaban en el aire y caían las esquirlas. Pero si te caía una bomba encima morías al instante. Que en definitiva, era lo mejor… El problema ahí era quedar herido, por el frío, además estábamos a 19 kilómetros de Puerto Argentino… Llega un momento que te animalizás»; reconoció Arley.
    Es que, según contó, es tal el hostigamiento que sufrieron que, en principio usaban el casco y se refugiaban, pero que luego se dieron cuenta que esas precauciones eran en vano. «Como decía el mayor Carrizo: si la muerte tiene que llegar, que lo haga rápida y limpiamente… Osea, que ni te enteraras».

    Sin comida ni abrigo

    Muchos son los testimonios brindados por los veteranos de Malvinas acerca del hambre y el frío que padecieron; también es el caso de Alfredo Arley: « no teníamos comida, vivíamos prácticamente de las encomiendas que nos mandaban nuestros familiares..De mi familia me llegó una cuando pedimos que nos mandaran medias y abrigo…El mayor problema que sufrí yo fue el famoso pie de trinchera porque vivíamos calzados, también recibí harina para poder hacer unas tortas fritas, chocolate y dulce, pero el último tiempo ya no había hambre, era tanto el nerviosismo, el acostumbramiento y la animalización que aunque supiéramos todos los idiomas del mundo, no podríamos explicar lo que se siente»; admitió el veterano de guerra.
    El entrevistado declara que el grupo que estaba ubicado en Monte London desconocía casi todas las instancias de lo que sucedía, y no supo si sus jefes tenían información; pero lo que sí quedó claro, es que los ingleses tenían una estrategia de guerra bien armada, a diferencia de los argentinos.
    «El 10 y 11 de Junio fue uno de los últimos combates, en Monte London donde estábamos nosotros, tomar ahí fue el pase a Puerto Argentino..Nos faltó gente, armamento con solidez para repeler el avance y el ataque de ellos, teníamos gran parte del campo minado, pero se manejaban muy bien»; detalló Alfredo Arley.

    En combate

    Arley tenía 22 años cuando participó de la Guerra de Malvinas, y coincide con algunas voces, como la de Carlos Ortíz, que los soldados de 18 años no eran pibes; sino jóvenes muy valientes.
    Al momento de confesar sus sentimientos en la situación de combate, describió:

    « creo que al final importaba muy poco lo que te podía pasar, es más, creo que hay algunos  han muerto porque ya no soportaban más..Teníamos ráfagas de viento de 100 kilómetros, estábamos hasta cinco días mojados, el sol lo habremos visto cuatro veces y había muy poca claridad, unas 7 horas al día»; dijo Arley.
    La compañía del Regimiento 7 al que pertenecía sufrió 36 bajas en el combate y la mitad quedaron prisioneros.
    «El último ataque que sufrimos fue totalmente en la oscuridad, empezó a las 21:30 y terminó a la madrugada…Muy pocas batallas que se dieron de día, esa era una ventaja para ellos, que tenían visores nocturnos pasivos.. Nosotros tendríamos uno o dos por regimiento..Igualmente ellos, a pesar de toda la tecnología, dicen que no soportaban mucha guerra más, pero no vivieron en la interperie y tenían movilidad,»; detalló.

    La rendición

    La guerra y la rendición no se pueden describir con sentimientos, según confesó nuestro entrevistado. Y puso el ejemplo que alguna vez dio un psicólogo que brindó charlas a los veteranos y familiares: « un accidente de tránsito dura de tres a cinco segundos y te marca para toda tu vida, tu forma de manejar…Estar 74 días en un lugar que no es tu hábitat natural, todo el día con hostigamiento, con hambre, frío, miedo y extrañás y ver compañeros muertos y heridos, es algo que no hay forma de explicar lo que se siente, que es eso?; para qué fue eso?; es una mochila que llevás todos los días»

    El regreso

    Cuando Alfredo Arley llegó a Puerto Madryn y, junto al grupo fueron «encerrados» en un club: « porque no teníamos que hablar con nadie, nos escapamos como pudimos, me acuerdo que me metí en un hotel y hablé por teléfono para decir a mi familia que había vuelto..Ya en Capital, nos subieron en colectivos todos empapelados para que no nos vieran…Lo único que queríamos era volver con nuestros seres queridos, en el Regimiento 7 se hizo una formación honrando a los caídos, tuvimos la revisación médica, en mi caso había bajado 20 kilos, tenía los pies en carne viva, con infección, por lo que estuve internado dos meses»; relató Arley.
    Luego su destino fue Pigüé donde después de poco más de un año, decide dejar el Ejército. «El después de la guerra fue lo más difícil, fue lo peor que me pasó en la vida, creo que lo mejor fue volver, la esencia de haber vuelto y estar bien..Tengo la suerte de estar en Pigüé, con su gente, de tener la mujer que tengo, mi trabajo, la guerra te hace mal toda la vida, ..». Alfredo Arley nunca quiso volver a las Islas Malvinas; pero ahora evalúa viajar en noviembre con la intención de  buscar una bandera que otro compañero suyo dejó en su posición en Monte London, para que él vaya a buscarla.

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    PIGUE A LA EDAD DE 23 AÑOS FALLECIO LORENZO RAMOS SUS RESTOS SON VELADOS EN BELGRANO...

    SITUACIÓN COVID EN EL DISTRITO

    El informa de hoy indica que se registraron 3 nuevos casos positivos de Covid-19 y 5 recuperados.

    GOMÉZ FREDES FUE 9º EN BAHIA BLANCA

    Gomez Fredes fue 9no hoy en la primera final del año disputada en el Ezequiel Crisol de Bahia Blanca. Luego de...

    El hockey puso primera

    Se puso en marcha este sábado el torneo Preparación Damas de la Federación de Hockey del SudoesteClub Sarmiento el único equipo pigüense...

    EL MUNICIPIO PUSO EN ACCIÓN AL TEATRO ESPAÑOL

    Desde el viernes hasta hoy inclusive la histórica sala del teatro Español de Pigüé no para de ofrecer propuestas culturales.
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas