16.5 C
Pigüé
jueves, febrero 25, 2021
  • Deportes
Otras

    Andrés Prendel :«Uno es árbitro porque le gusta»

    Destacadas

    LUCIA NAVARRO (SUTEBA): “LA PANDEMIA NOS MOSTRÓ LAS FALENCIAS HACIA ADENTRO DE LAS ESCUELAS”

    Mientras el FUDB espera una oferta salarial que supere las proyecciones del...

    SITUACIÓN COVID EN EL DISTRITO

    Hoy miercoles 24 de Febrero en el informe de la Secretaria de Salud se registan 2 nuevos...

    FALLECIMIENTO 24/02/2021

    Falleció en BAHIA BLANCA a los 79 años EVELIA ELENA QUERBES sus restos son velados en...

    prendel_2Con más de doscientos partidos entre Nacional B y Primera B Metropolitana, el árbitro asistente de la Asociación Argentina de Arbitros Andrés Prendel confiesa que le gusta tanto lo que hace que está dispuesto a seguir «hasta que me digan basta», y también que siempre deseó dirigir en esta liga, algo que hace actualmente.

    «Yo me fui a estudiar a Buenos Aires, y me picó el bichito del arbitraje viendo un aviso en un diario donde se dictaban cursos,   me metí primero como un hobby y cuando terminé de estudiar me propusieron revalidar el título e ingresar a la AFA y tuve esa posibilidad de 120 que éramos quedar entre los 30 que seleccionaron para poder ingresar. En ese momento, en el 2000 tenía 32 años», cuenta sobre sus orígenes y que empezó dirigiendo inferiores, categorías infantiles, fútbol femenino, fútbol sala, y luego de varias evaluaciones por parte de los profesores y veedores de AFA fue ascendiendo y actualmente tiene contrato como árbitro asistente de Primera B Nacional, Primera B Metropolitana y Primera A.
    Al firmar este contrato AFA exige disponibilidad absoluta, por eso cuando lo designan debe relegar el dirigir en el torneo local, algo que hace desde que retornó a sus pagos hace unos cuatro años y que puede seguir arbitrando sobre todo en Buenos Aires gracias a un «régimen del interior» diagramado especialmente para los que como Prendel, o el espartillense Juan Klein viven lejos de la gran urbe. «Se puede hacer tranquilamente, lo que más cuesta es la parte física, porque si vivís en Buenos Aires es obligatorio asistir a los entrenamientos y te exigen un 75 por ciento de asistencia para seguir dirigiendo. Mientras que los que estamos en el Régimen del interior, tenés que entrenarte por tu cuenta, pero las cinco pruebas físicas anuales que te toman, tenés que estar bien», afirma.

    Experiencia

    Prendel acumula unos 180 partidos dirigiendo B Metropolitana y unos 27 en la B Nacional, «una experiencia muy linda, porque los partidos que a mí me toca dirigir están entre los treinta mejores de la Argentina (en referencia a las tres principales categorías)», señala y que el plazo para seguir siempre lo dispone AFA. «A fines de año se vencen todos los contratos desde clase 5 que son los que dirigen infantiles hasta los internacionales, y está en ellos renovar», confía y que la edad límite en AFA es 48 años, y 45 años para la categoría internacional.
    «Depende mucho de las actuaciones, la responsabilidad, de cómo se encara un partido, los comentarios de tus compañeros, de la confianza que te tienen y evaluaciones que se hacen, y cuando se televisa un partido generalmente suele haber un veedor televisivo», cuenta sobre la forma en que se evalúa su rendimiento por ex árbitros que responden a la conducción del fútbol argentino y que obviamente sobre todo en Primera A, el tema de la televisión tiene su influencia. «El telebeam no nos ayuda en nada», confiesa con una sonrisa.
    «Sobre todo en la B Metropolitana me ha tocado dirigir los mejores partidos de la categoría, y eso me da un aliciente de pensar que me van a renovar», señala sobre su futuro.

    En la línea

    Prendel acumula muchos partidos en la línea, y sobre su función y lo complejo que resulta a simple vista estar atento al momento en que parte la pelota y visualizar si algún jugador está en posición adelantada confía «hay ejercicios, cómo pararse, ha cambiado, ha ido evolucionando y hoy un árbitro asistente puede cobrar un foul, un penal, y hoy tenemos otro tipo de entrenamientos, con otra visión, profesores que enseñan clases específicas como árbitros asistentes como Ernesto Taibi, Otero, García que estuvieron en el mundial con Elizondo», dice.
    «Tenés que estar con el penúltimo defensor, ya que normalmente el último es el arquero, atento al pase, en el golpe de vista, es el ojo entrenado y es más díficil ser juez de línea que árbitro. Porque por ejemplo en partidos con poco público es más fácil porque escuchás el golpe de la patada, pero cuando hay cinco, diez, veinte o cuarenta mil personas en una cancha, hay veces que no escuchás ni el silbato del árbitro, entonces es el ejercicio visual para lo que tenés que estar preparado y también te lo da la continuidad de partidos», afirma y que también tienen que estar atentos a otros detalles organizativos, sobre todo el línea 1 vigilando el comportamiento de los bancos de suplentes y otras cuestiones que dificultan su accionar.
    En el fútbol profesional la terna arbitral debe realizar distintas tareas administrativas vinculadas a los distintos aspectos que rodean al juego, y si no se hace correctamente le bajan la calificación.

    Escenarios
    complicados

    «Escenarios complicados pueden ser los de Primera C y D, donde he dirigido y vas a vestuarios que no tienen ni puertas, o le faltan los vidrios, pero de la B Metropolitana el fútbol ya es profesional, las canchas y los jugadores son otros, y puede haber algunos episodios de violencia pero casi siempre son ajenos al arbitraje», afirma y que en alguna ocasión le ha tocado salir protegido por la policía «una vez en cancha de Excursionistas, después de habernos bañado tras el partido, salí con trece policías de la cancha, un móvil y con la sirena sin respetar el semáforo, pero generalmente no he tenido ese tipo de problemas, aunque a algunos compañeros sí les ha tocado estar tres horas en una cancha o salir en una ambulancia, o algún árbitro que nos ha contado de salir en el baúl de un auto».
    La relación con los técnicos, sobre todo cuando se está del lado de los bancos de suplentes, tiene sus aristas, porque hay pícaros que intentan distraer al juez asistente en momentos claves, «por eso hay que estar bien informados, yo trato de ver todo lo que puedo», cuenta y que es bastante común que intenten sobrepasar la autoridad del árbitro, aunque cuando como en su caso se hacen más conocidos, hay otro respeto, «eso es un plus, porque saben que uno si se equivoca es sólo un error humano», dice.

    Dos anécdotas

    «Estaba dirigiendo All Boys con Talleres de Remedios de Escalada en la B Metropolitana, y faltaban cinco minutos para terminar el partido, y un jugador, un tal Martínez de All Boys que estaba por entrar me preguntó cuando faltaban y cuando se lo dije, se fastidió y comentó ‘este hijo de p… me pone cuando faltan cinco minutos’, entonces le dije ‘ahora entrás, cabeceás y hacés un gol’, y era justo en un córner, entró, cabeceó e hizo el gol, y en vez de festejar con los compañeros, vino y me saludó a mí», cuenta como una de las anécdotas graciosas que le tocó.
    Otra estuvo relacionada con el técnico Felipe de la Riva que dirigía Deportivo Merlo «me protestó todo el partido, insoportable, me cuestionaba todo, y cuando va a hacer un cambio, me dice ‘sale el 8’, lo miro y le digo ‘¿cómo vas a sacar al 8 si está jugando bien?’, y me contesta ‘vos quién sos para decirme a quién tengo que sacar’, y mi respuesta fue ‘lo mismo que vos, quién sos para decirme lo que tengo que cobrar’, y entonces se río, y a partir de ahí quedó una muy buena relación», dice y que ha tenido otros episodios parecidos.

    La vuelta al pago

    Cuando con su familia decidieron volver a vivir en Pigüé, Andrés Prendel lo hizo convencido de que quería dirigir acá, algo que nunca había hecho, y después de contactarse con dirigentes de la Asociación Suarense de Arbitros, y pese a su vasta experiencia en AFA tuvo que dirigir inferiores, algunos partidos de Reserva, quien era el instructor de árbitros, César Arouxet lo evaluó en un par de ocasiones y finalmente le tocó dirigir Primera División como juez principal.
    «Comenzé a dirigir Primera, empezaron a creer en mí los jugadores y los dirigentes, que son los que deciden», dice y acota «es una muy linda liga, con lindos equipos, con mucha variedad, con viajes a una amplia zona, y si bien he tenido algunos episodios ya quedaron en el pasado», afirma y que a los árbitros locales les falta mejorar fundamentalmente «la parte física, porque acá y en cualquier parte del mundo, para dirigir un partido tenés que estar bien físicamente para poder tomar la misma decisión a los cinco segundos del partido y en el minuto noventa», y también «hay árbitros acá que tienen buena aptitud técnica pero si estarían bien físicamente sería mucho mejor, porque después en cuanto al reglamento las diecisiete reglas son mentirosas, porque las podés saber perfectamente bien, pero si no dirigís bien con la que nosotros llamamos la regla 18, que es saber dirigir un partido».

    Ejemplos

    Para el árbitro pigüense de los actuales uno de los mejores es Patricio Loustau, también habló bien de Pitana, y más atrás Elizondo, Baldassi, con el primero alguna vez compartió un vestuario y alaba su profesionalismo y modo de comportarse.
    «Hay otros que recién se están empezando a conocer como Echenique, Delfino y otros», señala.

    Ser árbitro

    «Mientras tenga motivaciones voy a seguir dirigiendo. Es algo que me gusta, porque si no te gusta ser árbitro no lo hacés. Voy a seguir hasta que me digan que no puedo dirigir más, y después trataré de volcar mi experiencia, y de hecho cuando Arouxet daba clases cuando le tocó dar la regla VI que es la del árbitro asistente, me hizo darla a mí y él estuvo como oyente», cuenta.
    Los árbitros no tienen hinchas y normalmente son los más cuestionados, y Prendel confía que está acostumbrado «es cosa del folclore. Yo voy a una cancha a hacer mi tarea lo mejor que pueda, tratando de volcar mi experiencia y darle para adelante, y el arbitraje me va dejando más cosas buenas que malas, como el contacto con los jugadores, el venir a dirigir la liga local o en AFA y que vengan y te consulten, son cosas positivas y como en todo hay cosas negativas».
    Finalmente remarca el apoyo familiar para poder seguir haciendo lo que lo apasiona, «en la profesión del arbitraje sin el apoyo de la familia no se podría hacer, y realmente tengo una familia que es de oro y me banca no estar el día del padre, no estar en cumpleaños, en fiestas familiares, pero creo que ya me queda poco hilo en el carretel y voy a poder estar más tiempo con mi señora y mis dos hijos, y si alguno de ellos se quiere dedicar al arbitraje los apoyaría, porque como cualquier padre yo los voy apoyar en lo que quieran ser, jugador de básquetbol, de fútbol, árbitro o ingeniero, porque lo que más quiero es que sean felices», culmina.

    Artículo anteriorFotografiaron un OVNI cerca de Pigüé
    Artículo siguienteLo que viene
    - Avisos -

    Últimas Noticias

    LUCIA NAVARRO (SUTEBA): “LA PANDEMIA NOS MOSTRÓ LAS FALENCIAS HACIA ADENTRO DE LAS ESCUELAS”

    Mientras el FUDB espera una oferta salarial que supere las proyecciones del...

    SITUACIÓN COVID EN EL DISTRITO

    Hoy miercoles 24 de Febrero en el informe de la Secretaria de Salud se registan 2 nuevos casos de Covid-19 y 4...

    FALLECIMIENTO 24/02/2021

    Falleció en BAHIA BLANCA a los 79 años EVELIA ELENA QUERBES sus restos son velados en ALBERTI Nº 440 y recibirán...

    Habemus fútbol

    Diez de los veintiún clubes que conforman la Liga Regional de Fútbol decidieron solicitar de manera formal al Consejo Directivo que...

    AMICALE DE INTERCAMBIOS PIGÜÉ

    AMICALE DE INTERCAMBIOS PIGUE - Pers. Jurídica Nº 25288/03 Parque Municipal Fortunatto Chiappara– (8170) Pigüé – Prov....
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas