6.5 C
Pigüé
martes, octubre 20, 2020
  • Editorial
Otras

    BUITRES

    Destacadas

    CHOQUE EN PELLEGRINI Y AV. AVELLANEDA

    Hace minutos se produjo en choque entre una Fiat Toro blanca que circulaba por Pellegrini y un...

    ¿CÓMO FUNCIONA EL CENTRO DE AISLAMIENTO DEL LA SALLE?

    El pasado fin de semana con la derivación de un paciente...

    SALIDA DE BOMBEROS

    En la noche de ayer, cerca de las 21,30 hs. los bomberos del cuartel local debieron actuar...

    buitrees(Por Walter Ditrich.- walter@semreflejos.com.ar) En nuestro país no solemos llamar a las cosas por su nombre. Elegimos, en cambio, términos raros, metáforas, frases pomposas y vocablos extranjeros. Parece que vivimos en el Reino de los Eufemismos. Por estas horas, todo el debate político se centra en el polémica tema de los fondos buitre. O también llamados, «holdouts».

    En realidad, para no decir una cosa por otra; convendría remarcar que se trata de usureros internacionales que pretenden jugosas ganancias a costas de los recursos argentinos. Porque, a no confundirse, quien le debe a los buitre no es Cristina ni Kicillof. La usura internacional quiere cobrarle a Argentina y por lo tanto, a todos nosotros, los argentinos.

    No soy oficialista y suelo criticar duramente al gobierno nacional. Pero en esta cuestión, creo, todos los sectores políticos, mediáticos y quienes influyen de alguna manera en la opinión pública; deberían anteponer el interés nacional a la mezquindad individual.

    Si llamamos a las cosas por su nombre, veremos que nuestra deuda externa tiene un origen ilegítimo, pergeñado por la dictadura militar en complicidad con los sectores más concentrados de poder. Fue cuando, con la firma del tristemente célebre Domingo Cavallo, se estatizó la deuda privada para que todos paguemos lo que debían unos pocos. Esos, que siguieron siendo los mismos beneficiados de siempre.

    Los gobiernos que vinieron después, incrementaron la deuda recibiendo migajas a cambio de intereses astronómicos. Fueron pagando religiosamente o refinanciando vencimientos con más deuda y siempre hicieron los deberes que ordenaba el Fondo Monetario Internacional. Los banqueros del mundo, se cobraron privatizando empresas, ajustando salarios, recortando jubilaciones, presupuestos educativos y gastos en salud. Durante años, aplicaron «recetas similares».

    Los buitres de fuera y los caranchos de dentro, permitieron el blindaje, el megacanje y finalmente el estallido de 2001 que dejó un país en llamas. Mientras, los banqueros foráneos se llevaron hasta las monedas a sus casas matrices. Vino el default, los presidentes que duraban horas en la Rosada y una devaluación que nos ajustó el cinturón hasta hacernos sacar la lengua.

    Kirchner y Lavagna renegociaron la deuda y ofrecieron un canje. Esto es, pagar lo razonable y honrar los compromisos que había asumido Argentina, pero sin legitimar la usura. La enorme mayoría de los acreedores aceptaron. Argentina pagó y sigue pagando.

    Pero quedaron fuera una pequeña porción de usureros que se resisten a no ganar millonadas y pretenden embargarnos hasta el Obelisco. El viejito jorobado de los tribunales yankees los apoyó y ahora estamos en esta confusa situación. Los opositores titularon que el país está en default y pronostican catástrofes económicas inminentes. Por otro lado, el gobierno aclara que pagó, por lo cual no está en default. Ocurre que el Juez norteamericano no permitió que ese dinero llegara a los acreedores que lo esperan.

    Hay quienes se rasgan las vestiduras horrorizados porque nuestro país no se arrodilló ante la justicia norteamericana. Son los mismos que aconsejaban pagarle al Fondo a costas de recortar jubilaciones.

    La verdad, es que me preocupa muy poco que nos demanden los usureros más despiadados del planeta y que se amparen en la justicia de la potencia que sigue sojuzgando al mundo. La salida puede ser la ley que se está debatiendo por esas horas o no. Tal vez, Kicillof manejó mal la negociación y debería haber actuado diferente. Es probable que le kirchnerismo haya «malvinizado» el tema con el «patria sí, buitres no». Realmente, no sé cuál es la salida al atolladero. Por ahora, prefiero llamar a la cosas por su nombre . Los holdouts son usureros y quienes los defienden están perjudicando al país. Aunque la discusión esté reducida falazmente a la leyenda PATRIA O BUITRES; si tengo que elegir, elijo mi Argentina.

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    CHOQUE EN PELLEGRINI Y AV. AVELLANEDA

    Hace minutos se produjo en choque entre una Fiat Toro blanca que circulaba por Pellegrini y un...

    ¿CÓMO FUNCIONA EL CENTRO DE AISLAMIENTO DEL LA SALLE?

    El pasado fin de semana con la derivación de un paciente con COVID-19, se puso en...

    SALIDA DE BOMBEROS

    En la noche de ayer, cerca de las 21,30 hs. los bomberos del cuartel local debieron actuar en un principio de incendio...

    OFERTA ACADÉMICA DE LA UPSO

    Comienza el Ciclo de Charlas sobre la oferta académica de la Upso 2021.Será el jueves 22 de octubre a las 19 horas...

    APOYO ECONÓMICO A ARTISTAS

    Desde la secretaría de cultura municipal informan a los trabajadores de la cultura que el Ministerio de Cultura de la Nación abrió...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas