17.9 C
Pigüé
domingo, octubre 17, 2021
  • Policiales
Otras

    Crudísimo relato de la madre cuyo bebé murió en el Español por falta de higiene

    Destacadas

    18 ya sacaron el pasaje a los cruces

    Este sábado, al jugarse la undécima fecha –cuarta de las revanchas—surgieron los primeros...

    FALLECIMIENTO 16/10/2021

    Falleció en GOYENA a los 77 años NESTOR JOSE GORORDO sus restos son velados en ANTONIO...

    FALLECIMIENTO 16/10/2021

    EN PIGÜE A LA EDAD DE 78 AÑOS FALLECIO EDUARDO CARLOS CORIA ,SUS RESTOS SERAN VELADOS...

    539473 521424111243774 1100520906 n•«Alejo era un bebé sano, que al nacer pesó 3,600 y midió 51 cm. La falta de higiene del lugar, lo contagió con la bacteria Klebsiella Oxytoca. Los análisis dieron que era una bacteria producida por falta de higiene», relató la madre.

     «Hace poco más de un mes, el pasado 26 de junio, me interno en el Hospital Español de Bahía Blanca donde me realizarían una cesárea programada de mi segundo hijo. Mi hija nació hace casi 4 años en el mismo hospital, por eso decidí volver al mismo lugar. Lo que no sabía es que en ese momento comenzaría una seguidilla de cosas que terminó con la muerte de mi pequeño hijo», comenzó relatando a este medio María Soledad Balladares, la mamá saavedrense cuyo pequeño hijo recién nacido murió en ese nosocomio bahiense.

    «Desde el momento que me interno, la enfermera de guardia se dirigió con tratos no muy agradables hacia mi persona, pero bueno, en esos momentos uno espera el momento de conocer a su bebé y todo lo deja en segundo plano», agregó además. Detallando que, «cuando me vienen a buscar para ir al quirófano, lo hace la partera misma en una silla de ruedas en muy mal estado y sucia, y además quejándose porque eso según ella no era tarea que le correspondía. Con esa misma silla, me lleva hasta el quirófano (que se encontraba a 150 metros de la habitación aproximadamente) y me recibe la enfermera que mencioné anteriormente, la cual de mala manera me arrima hasta la camilla y me dice que me siente sobre ella. Yo sentada en la camilla empiezo a mirar como ella misma preparaba las cosas para la operación que comenzaría minutos más tarde».

    «En ese momento también enciende un aire condicionado que se encontraba en una de las paredes del quirófano. Yo que seguía sentada sobre la misma sentí frío, por lo que me tapé con la bata de cirugía que llevaba puesta. Minutos más tarde llega el anestesista, otra enfermera y mi ginecóloga y dan comienzo a la cesárea. Cuando comienza la operación, alguien apaga el aire, pero ya el lugar estaba frío y como tengo problemas de alergia, se me tapó la nariz y me costaba respirar; por esto y por mi presión que estaba un poco baja, me ponen oxígeno», relató la mamá.
    Para seguir diciendo que, «cuando sacan a mi bebé, lo ponen varios minutos sobre mi lado derecho, a mi parecer y teniendo en cuenta que estábamos en pleno invierno, lo dejan para que lo mire mucho tiempo. En ese momento yo pensaba que debían llevárselo porque hacía frío, pero los nervios, la máscara de oxígeno y mi baja presión me permitieron hablar». «Cuando se llevan el bebé, encienden nuevamente el aire para terminar con la operación porque alguien dijo que hacía calor. Otra cosa que me pareció rara es que mientras me operaban, se asomaba de una puerta contigua al quirófano una mujer que hablaba con los médicos, pero que no tenía ropa de cirugía ni estaba higienizada como para estar dentro de un quirófano. Mientras terminan de acomodarme también me pareció que no correspondía ver a mi lado a una de las enfermeras atendiendo su teléfono celular».

    Pesadilla

    «Terminada la cesárea, estuve sobre la camilla del quirófano casi media hora esperando que el camillero venga a buscarme. Mientras tanto escuchaba a la enfermera mencionada al principio, quejarse porque nadie me venía a buscar y necesitaban el quirófano para realizar dos cesáreas más», explicó en detalle Balladares.

    «Cuando por fin logran llevarme a la habitación lo primero que pregunto es por mi bebé, pero todavía no había aparecido ningún médico. Pasada más o menos media hora, ya casi eran las 12 del mediodía, mi esposo fue hasta neonatología para ver qué pasaba. Fue ahí cuando vino el pediatra que lo atendió Dr. Marcelo Morado Veres y nos dijo que lo iban a dejar durante 2 horas en la incubadora porque cuando nació tomó un poquito de frío y tenía un quejido que quería controlar, pero que no era nada grave».

    « Pasadas las dos horas, vuelve a la habitación y nos dice que lo van a observar dos horas más porque el quejido volvía a aparecer de a ratos, y le dice también a mi esposo que podía ir a verlo. El bebé estaba en una incubadora común y rodeado de otros bebés. Gracias a que le dije a mi esposo que le saque fotos fue que pude conocerlo cuando llegó de nuevo a la habitación. Así esperamos hasta las 16:00, donde nos dijeron lo mismo; hasta las 18:00, donde nos dijeron que por ahí (como es normal en las cesáreas) tragó un poquito de líquido y que lo iban a controlar y hacer análisis y radiografías», relató la mamá.

    « Cerca de las 20:00 horas, el pediatra vino a la habitación y nos dijo que el quejido había desaparecido, que tenía un poquito de líquido y que le habían puesto una sondita para aspirarlo bien, y que lo iban a dejar ahí toda la noche para que no tome frío y para que no me asuste si por ahí se ahoga y para que yo descanse».

    «A las 21:00 aproximadamente, llega a verme mi doctora, la señora Graciela Scabuzzo, que sin saber lo que pasaba entró a verme y a conocer el bebé. Al ver que yo estaba bien y aunque habían pasado sólo 10 horas de la operación, deja la orden para que me sacaran el suero y la sonda, para que pudiera levantarme y caminar si me animaba hasta el área de neonatología para ver a mi bebé. Ella antes de irse del hospital, fue a ver como estaba el bebé y volvió a la habitación para tranquilizarme».

    «Cerca de las 23:00 horas, gracias a mi hermana que me insistió y me acompañó, fui a ver a mi bebé. El se encontraba en una de las habitaciones de neo, en una incubadora con calor, y tenía suero (me dijeron que era para alimentarlo) y una sondita para terminar de aspirar el líquido que tenía. Alejo estaba molesto porque le habían cambiado el pañal y por que la sonda le molestaba un poquito, pero al escuchar mi voz, abrió los ojos y me agarró fuerte del dedo, le hice unas caricias en la cara mientras le hablaba y se durmió. Como se quedó tranquilo y como yo no podía estar parada porque podía marearme, me fui de neonatología, sin saber que esa sería la única vez que vería a mi bebé con vida».

    «Volví a la habitación y traté de descansar, pero entre el dolor de la operación y los nervios que tenía porque mi bebé no estaba al lado mío, me fue difícil dormir».

    «A las 6:15 de la mañana, entra a la habitación el Dr. Marcelo Morado Veres y nos dice que el bebé estaba grave, y que necesitaba de manera urgente que viniera mi esposo. Y que cuando llegara su jefe, nos daría un parte médico. En ese momento pensé lo peor. Mi hermana se fue a cuidar a mi otra hija y mi esposo vino al hospital como lo habían pedido».

    «Cuando llegó fue directamente al ver a nuestro hijo, pero le dijeron que espere en la habitación, que le iban a avisar el momento para entrar. Un rato más tarde, se acercan a la habitación el pediatra y el jefe de neonatología y se llevan a mi esposo. Me quedé sola en la habitación esperando, rezando y preocupada porque tenía el presentimiento de que algo no andaba bien. A los 15 minutos vuelve mi esposo con los dos médicos y cuando veo que el empieza a llorar, supe que estaba todo mal. Los médicos trataron de explicarme algo que en ese momento para mí era inexplicable y que no podía escuchar porque comencé a llorar y a preguntarme “por qué”.

    «Con todo el dolor que sentía y quebrada por la noticia, fui con mi esposo a ver a mi bebé (ya fallecido), recién ahí me preguntaron si quería tenerlo en brazos y ya era tarde porque el bebé que vi una horas antes lleno de vida ya no estaba. Le acaricié su manito, le tapé las piernitas con su mantita y me despedí de él.
    «Pedimos en el hospital que llamaran a mi ginecóloga para que me diera el alta así podía irme de ese lugar donde ya no tenía sentido estar. Mi papá se quedó para esperar a los de la cochería para trasladar su cuerpito hasta Saavedra y hacer los papeles. El fue tratado muy mal por todo el personal del hospital, porque estaban apurados por sacar el cuerpo de mi bebé de allí».

    Bebé sano

    «Alejo era un bebé sano, que al nacer pesó 3,600 y midió 51 cm. La falta de higiene del lugar, lo contagió con la bacteria Klebsiella Oxytoca. Los análisis dieron que era una bacteria producida por falta de higiene que puede estar desde las manos de un médico hasta un instrumento como la sonda, la incubadora, el suero, etc. Las causas de haber contraído esta bacteria pueden ser varias, una de ella puede ser el haber tenido el aire acondicionado prendido al momento del nacimiento del bebé, y así por el frío, esta bacteria se transforma en una bacteria neumonial, muchos factores intervinieron en esto. Ese mismo día, mi papá realizó la denuncia penal en la Fiscalía N° 4 de Bahía Blanca, de la cual estamos esperando novedades. La médica de Bahía Blanca, es la que tiene que determinar que pasó, pero como son muchos los acusados hay que ver que es lo que determina el fiscal».

    «En todo momento, recibí el mal trato de enfermeras y mucamas del hospital. Me higienizaban de mala manera, no conectaron mi sonda después de la cesárea por lo que 3 horas después de la misma me di cuenta que estaba toda mojada. Me pudieron y me sacaron de mala manera el suero. No me controlaron durante la noche. No venían cuando las llamabas con el timbre. No me cambiaron la sábana que se me había manchado, por lo que yo misma improvise como acostarme sobre otra sábana. Nunca me contuvieron, porque ellas sabían lo que pasaba. Nuca limpiaron mi habitación. Siempre me trataron con desprecio y con mala predisposición, cosa que no me pasó 4 años atrás cuando nació mi hija».

    «Si doy difusión a todo esto, es para que no vuelva a pasar y para que ningún bebé más muera como Alejo y para que ninguna mamá sufra lo que estoy sufriendo yo», finaliza diciendo María Soledad Balladares en su crudo relato de lo sucedido con su bebé.

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    18 ya sacaron el pasaje a los cruces

    Este sábado, al jugarse la undécima fecha –cuarta de las revanchas—surgieron los primeros...

    FALLECIMIENTO 16/10/2021

    Falleció en GOYENA a los 77 años NESTOR JOSE GORORDO sus restos son velados en ANTONIO MARTI 373 y recibirán sepultura...

    FALLECIMIENTO 16/10/2021

    EN PIGÜE A LA EDAD DE 78 AÑOS FALLECIO EDUARDO CARLOS CORIA ,SUS RESTOS SERAN VELADOS EN BELGRANO 400 Y RECIBIERON...

    M50 – Comenzó la 2º rueda

    Se puso en marcha la 2º rueda del torneo de fútbol senior M50 con estos resultados:*Gauchos de Carhué...

    Tres con puntaje ideal y dos líderes

    Tras disputarse la 3º fecha del Clausura del Locos x el Fútbol, siguen al tope Ettonazzem y Foto...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas