14.2 C
Pigüé
jueves, abril 22, 2021
  • Cultural
Otras

    Darío Polonora: LA RUTA DEL BANDONEÓN DEL ABUELO

    Destacadas

    18 NUEVOS CASOS POSITIVOS

    El informe diario de la fecha indica que hoy en el Distrito se registraron 18 nuevos casos...

    ALLANAMIENTO POR NVESTIGACION Y COMERCIALIZACION DE ESTUPEFACIENTES

    La Jefatura distrital de Seguridad del distrito de Saavedra informó que con fecha 21 del corriente personal...

    1610811 884995011529440 6284507866006557446 nHace 38 años nació en Pigüé Darío Polonara, cuando apenas tenía un año sus padres se trasladan a vivir a la ciudad de La Plata donde asistió al jardín de infantes y parte de la escuela primaria; que completó en Tierra del Fuego, y después, de vuelta en La Plata, hizo la secundaria en la escuela técnica de La Plata. “Aunque parezca una burla, soy técnico mecánico”; agrega Darío Polonara, conocido bandoneonista a nivel no solo nacional, sino internacional

    Hoy el músico reside en Barcelona, España, pero mantiene fuertes raíces con nuestra ciudad; dice que Pigüé es su casa: ” En Pigüé está toda mi familia, más allá de mis padres, mis hermanas y sobrinos. Las anécdotas son miles. Si bien nunca viví acá, desde que nací hasta los 22 años pasé en la ciudad tres meses cada verano, además de las vacaciones de invierno y fines de semanas largos. Después salí de viaje y ya no pude venir tanto tiempo; pero siempre, cada año, vuelvo. Pigüé es mi casa. Tengo muchos y muy buenos amigos. Acá viví los mejores momentos de mi vida; venir significa felicidad. Son tantas anécdotas e historias que sería imposible aislar alguna.”

    El abuelo

    Muchos conocemos parte de su historia como músico, que su abuelo tocaba el bandoneón y que fue él quien le enseñó a tocarlo y así lo cuenta Darío: “Mi conexión con la música viene a través de mi abuelo (Aldo Campagna), nací escuchándolo tocar el bandoneón. Cuando tenía siete años, me regaló un bandoneón hermoso, un Premier marrón nacarado. En ese momento para mí fue una sorpresa, ya que un niño de siete años espera un juguete estándar. Enseguida aprendí a adorar ese bandoneón que todavía conservo. El mismo día que mi abuelo me regaló el fueye, me enseñó dos tangos. Desde entonces, el bandoneón fue un juguete. Las circunstancias, la edad, hicieron que en ese momento no me pusiera a estudiar el instrumento seriamente. Después mi familia se trasladó a Tierra del Fuego y allí era imposible estudiar. Más tarde, cuando tenía quince años, volvimos a La Plata y empecé a estudiar en La Casa del Tango de La Plata. Ahí comenzó este camino que todavía camino. El amor a este instrumento, lo heredé de mi abuelo.”

    El camino del
    bandoneón

    ¿Que si el camino del artista puede ser complejo?; claro que sí, y el bandoneón tiene su particularidad y eso también lo entendió en su momento Darío, con todo siguió con esa decisión tomada a los 17 años. «Es que no es un instrumento convencional a nivel institucional, lo cual es una opción perdida. Pero bien, acá estoy, todavía en la misma”; contó Darío que hoy recorre varios países de Europa con su bandoneón.

    Él se confiesa un autodidacta, más allá de las lecciones del abuelo y del resto de los profesores. «En La Casa del Tango de La Plata aprendí lo básico. Después estuve un tiempo en la Escuela de Música Popular de Avellaneda. En el año 1999 tuve la suerte de entrar en la orquesta de Omar Valente, uno de los más grandes pianistas de la historia del tango. Él me enseñó todo y me hizo dar un gran paso adelante. En general, mi formación técnica del instrumento, fue y es autodidacta.”

    Era muy pequeño aún cuando subió por primera vez a un escenario a tocar el bandoneón, esa fue una primera actuación no oficial en el Club Ateneo de La Plata, para un grupo de amigos de su papá, tenía 9 años. Oficialmente fue a los 16 años, con el trío Juventango, en un acto escolar de una escuela de La Plata, en calle 1 y 39.
    Cuando escuchamos bandoneón, podemos pensar en Troilo o, Piazzola, los llamados “populares”, para Darío, Piazzola es uno más, muy importante por cierto. Si de referentes hablamos, él tiene un listado que encabeza su querido abuelo: “Podría nombrarte a mi abuelo por sobre todos los demás. El bandoneonista que me marcó desde el primer día que lo escuché, que me sigue marcando, y que representa la luz que uno quiere encontrar al final del camino, es Leopoldo Federico, mi debilidad, y la de todos los bandoneonista. Podríamos hablar de Troilo, del Marinero Montes, de Dino Saluzzi. Hay muchos, y no todos son bandoneonista. Hay muchos músicos anónimos para la gente, que son mis amigos y colegas, que me marcan». «Tuve mucha suerte en la vida en ese sentido. Casi todos mis amigos son músicos, muchos de ellos de gran nivel”.
    Claro que es el tango por excelencia la música que admite el bandoneón, ahora, en tiempo libre, Darío en esta época prefiere escuchar folklore y otra música argentina.

    Europa

    Del otro lado del charco, en Barcelona: ” Hace siete años y medio que estoy en Barcelona. Mi compañera es de Barcelona, y el motivo por el que ahora estoy viviendo acá. Cosas de la vida. Ya había vivido en Europa: en Barcelona en el año 2002 y en Holanda hasta el 2005. Después volví a Buenos Aires hasta el 2009″.

    Y el tango sigue vivo, acá y allá; el tango se universalizó de manera increíble en estos últimos diez años. En Argentina, sobre todo en Buenos Aires, que es donde se gesta el tango, hay una verdadera revolución en el género. Nuevos compositores, nuevas letras, nueva estética; algo necesario para que esta música siga viva.

    Así lo manifestó Darío Polonara «no podemos estar tocando Volver toda la vida, por más hermoso que sea. En Europa se intenta ir en la misma dirección. Hoy con internet, uno está al corriente de todo lo que va pasando con el tango alrededor del mundo. El músico de tango es músico de tango, esté donde esté. En muchas cosas, uno añora Buenos Aires, en otras no tanto.”

    El bandoneonista también toca folklore, además de otros estilos cuando se integra en proyectos de otros músicos o cuando se junta a tocar entre amigos.
    Como en otras actividades, el ser músico tiene esto y aquello, sus sabores y sin sabores, en tal sentido, Darío reflexionó: ” Los sabores son innumerables. Sobre todo te da libertad, y para ser libre hay que tener valentía. A mí, personalmente, el bandoneón, la música y el tango, me han llevado por muchos lugares del mundo, me han dado innumerables amigos de muchas nacionalidad, me han dado momentos trascendentales de mi vida.

    ¿Los sinsabores? En el mundo de hoy, donde a los 20 años te presionan para que vayas pensando en tu jubilación, para que tengas una seguridad a costa de cualquier precio, y en donde todo está hecho para una vida estable, el músico la pasa mal. Económicamente es un oficio poco estable, con altibajos constantes. Se vive un poco al margen de la legalidad, porque no hay alternativa. Se aprende a vivir de esa manera, y no está mal.”

    «La casita de
    mis viejos»

    Finalmente Darío Polonara contó sobre su experiencia de haberse presentado en su pueblo, aquí en Pigüé hace poco tiempo en el Teatro Español junto a otros músicos locales, con un teatro a pleno, además, reconoció trabas desde las secretarías de cultura: “Personalmente, fue un viaje diferente. Me enfrenté a un Pigüé sin mi abuelo, que se fue hace medio año, y hacer el show en el teatro fue duro, porque estaba convencido que él iba a estar ahí. Más allá del tema personal, el show que hicimos en el Teatro Español fue maravilloso en todo sentido. En primer lugar porque lo pudimos hacer con músicos de Pigüé: (Fabrico Stoessel, Sebastián Cance, Marina Hernández, Sofía Bras y Lucas Ferraro) algo impensable hace diez años, lo cual demuestra que al fin en la ciudad una escuela de música está dando sus frutos, junto a la posibilidad de Internet. También me sorprendió el público, por el entusiasmo. Organizamos el show a la distancia y funcionó perfectamente; lo pasamos a lo grande, sobre todo en la semana previa al concierto, ensayando muy ilusionados». «Así que esto recién comienza, ya estamos organizando el próximo show, que seguramente será en febrero, y esperamos que se prolongue en el futuro… Siempre tuve problemas con los secretarios de cultura de la ciudad, que han hecho de todo para impedirme ir a tocar allá, nunca hubo interés. Por esto estoy contento, porque podemos organizar los conciertos nosotros, sin depender de nadie.”; remató el músico.

    La vida simple y los escenarios, eso elige y quiere de momento Darío Polonara: “Proyectos hay muchos, siempre relacionados con la música y la literatura, que es un hobby que va tomando forma. Los sueños son simples, los de cualquier persona: estar tranquilo, en armonía y pasar la vida intentando hacer lo que a uno le gusta en la medida que se pueda.”

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    18 NUEVOS CASOS POSITIVOS

    El informe diario de la fecha indica que hoy en el Distrito se registraron 18 nuevos casos...

    ALLANAMIENTO POR NVESTIGACION Y COMERCIALIZACION DE ESTUPEFACIENTES

    La Jefatura distrital de Seguridad del distrito de Saavedra informó que con fecha 21 del corriente personal policial del Grupo Táctico Operativo,...

    El peronismo asegura que el presupuesto para mantener los caminos rurales “tiene que alcanzar”

    El Frente de Todos presentó un proyecto solicitando la reparación de algunos caminos rurales en los...

    NUEVO ENCUENTRO VIRTUAL DE LA MESA INTESECTORIAL DE PREVENCIÓN Y ABORDAJE DE LAS VIOLENCIAS DE GÉNERO

    En el día de hoy tuvo lugar un nuevo encuentro del año de la Mesa Intersectorial de prevención y abordaje de las...

    Daiana Ruiz la primera ganadora en Damas

    Como una muestra del crecimiento de este deporte entre las damas, se disputó el primer torneo local del Pi Hue Golf reservado...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas