10.1 C
Pigüé
domingo, junio 13, 2021
  • Editorial
Otras

    El 8N

    Destacadas

    FALLECIMIENTO 12/06/2021

    EN PIGÜÉ A LA EDAD DE 75 AÑOS FALLECIO MARTA SANCHEZ VDA DE HUSER, SUS RESTOS...

    3 NUEVOS CASOS Y UN FALLECIDO

    El informe del día de hoy sábado registra 3 nuevos casos positivos, un fallecido y 18 recuperados...

    Tres heridos en una cuadruple colisión en Pueyrredón y 25 de Mayo

    Un espectacular accidente vehicular se registró hace minutos en el cruce de la avenida Pueyrredón y...

    cacerolazo-8n-1617846w615Por WALTER DITRICH (walter@semreflejos.com.ar).- A medida que avanza el mes N, el 8N se va desdibujando hacia la nada. Lo que se presentó como un DIA D, se terminó convirtiendo en   una nave del olvido que lentamente deja estelas de amnesia tras de sí. El jueves pasado, no llegó a ser ni una copia trucha de aquel 21D de hace más de una década donde las cacerolas ensordecieron a quienes nunca las habían oído antes.

    Tal vez, el 8N naufragará en la nada, porque desde el poder no hay oídos dispuestos a escuchar el rechinar de los caceroleros. Cristina  es sorda? o se hace la sorda? Será por eso que el 8N no cambió nada en el país?. O más bien porque quienes lo protagonizaron no son tantos; o no pudieron hacer suficiente ruido?.
    Hace poco más de un año, la mitad de la población votó por el modelo K y la otra mitad masculló bronca por el triunfo de la «yegua patagónica». El número que vomitaron las urnas,  aún no pasó por el pincel mamarrachesco del INDEC y se mantiene casi inalterable. «Los unos y los otros» vienen enfrentándose con las caras descubiertas desde la guerra gaucha de 2008 hasta acá.

    El kirchnerismo sigue siendo muy hábil en dividir el país en dos. En esa dicotomía, sólo se tamiza la realidad con dos camisetas: nosotros o ellos..
    Si todos los 8 fueran un 8N, de cada 10 argentinos, 5 le darían a la cacerola y otros 5 no. Cristina lo sabe, y seguirá apostando a esos «choque los 5!» para cimentar su fuente de poder.
    Dirá que los caceroleros son gente que «no tienen representación»; algo obvio y hasta mediocre en su razonamiento base. Es claro que si los manifestantes se sintieran bien representados por un  partido  u organización no deberían recurrir a las cacerolas para hacerse oír. Cristina, les dirá que «ganen» las elecciones para imponer «su modelo». Otro argumento endeble porque un triunfo electoral no implica desconocer la opinión de  las minorías y tampoco invalida que los ciudadanos protesten aunque no conformen partidos políticos organizados.

    Cristina, les retrucará a los protestantes que las consignas del 8N fueron ambiguas y contradictorias. Y es cierto. Se protestó por tantas cosas que terminó siendo un cacerolazo «anti K» en sentido amplio. Cuando es claro que el gobierno tiene una legitimidad de origen indiscutible; por lo que un amontonamiento de descontentos puntuales difícilmente trascienda del bochinche para convertirse en una alternativa de poder concreta.
    El 8N no me hallaba en la ciudad y no escuché cacerolas en el lugar donde estaba. Pero de haberlo podido hacer,  no hubiera golpeado la olla que abollamos en 2001. Porque si bien no soy oficialista considero que una protesta «anti K» en sentido general no es más que reproducir una dicotomia que nos divide y enfrenta sin generar otra cosa que el conflicto por el conflicto mismo. Como no soy K;  ni tampoco anti K acérrimo;  podría protestar por algunas de las consignas del jueves, pero no por todas. Osea, en un Boca vs River, los hinchas de los otros equipos podemos admirar una jugadita de uno o de otro, pero no gritaremos sus goles con pasión militante.

    Le pegaría a la cacerola en contra de una reforma constitucional porque no comparto el manoseo de nuestra ley de leyes. Protestaría por más seguridad y porque el gobierno alguna vez pronuncie la palabra «inseguridad» sin intentar vendernos que vivimos en Disneylandia. Levantaría pancartas pidiendo una política anti inflacionaria porque cada vez el mango alcanza menos y reclamaría estadísticas serias. Quiero que el INDEC deje de mentir y que Clarín también deje de hacerlo. Por eso no levantaría mi cacerola en contra de la ley de medios porque la creo necesaria; aunque mejorable. No creo que el gobierno de los K sea una dictadura y no me molesta el llamado «cepo al dólar». Básicamente porque no tengo ningún billete verde y creo que un gobierno que pretenda perdurar debe aplicar un estricto control cambiario.

    No creo,  que como reclamaba la cronista militante de 6,78, que los manifestantes deban decir cómo mejorar la seguridad o controlar la inflación. Cristina es quien debe hallar esas soluciones para el bien de quienes la votaron y de quienes no lo hicieron.
    Si los caceroleros no logran gestar una alternativa política democrática y viable para ser alternativa de poder en 2014; si Cristina sigue contando sus 5 soldados para «chocar» a los otros 5 sin escuchar sus reclamos; si todo sigue igual al 7N, después del 8N;  nada cambiará aún en el país de las cacerolas.

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    FALLECIMIENTO 12/06/2021

    EN PIGÜÉ A LA EDAD DE 75 AÑOS FALLECIO MARTA SANCHEZ VDA DE HUSER, SUS RESTOS...

    3 NUEVOS CASOS Y UN FALLECIDO

    El informe del día de hoy sábado registra 3 nuevos casos positivos, un fallecido y 18 recuperados en el Distrito. Casos activos...

    Tres heridos en una cuadruple colisión en Pueyrredón y 25 de Mayo

    Un espectacular accidente vehicular se registró hace minutos en el cruce de la avenida Pueyrredón y 25 de Mayo con cuatro...

    FALLECIMIENTO 12/06/2021

    EN PIGÜÉ A LA EDAD DE 54 AÑOS FALLECIO EUGENIO CASIMIRO SCHMIDT ,SUS RESTOS NO FUERON VELADOS Y RECIBIERON SEPULTURA EN...

    Victoria con golazo de Leo González

    Con gol del pigüense Leandro González, Gimnasia de Jujuy venció a Rafaela por la mínima y se mete en zona de Reducido...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas