10.2 C
Pigüé
sábado, mayo 15, 2021
  • Editorial
Otras

    EL CHANCHO

    Destacadas

    Después de 10 años se reactivó la obra de cloacas en Espartillar

    Comenzaron los trabajos de excavación para reactivar la obra de cloacas...

    Todos por Saavedra: el vecinalismo visito la Cámara de Comercio y más emprendedores

    En el día de ayer el concejal Matías Nebot, Griselda Cledou y Daniela Urrutia dialogaron con representantes...

    180 CASOS ACTIVOS DE COVID EN EL DISTRITO

    El informe de el dái de hoy registro 30 nuevos casos positivos de covid-19, 18 recuperados y...

    71152_chancho(POR WALTER DITRICH walter@semreflejos.com.ar) La culpa será del chancho, o de quién le da de comer?. El cochino argumentará que come lo que le dan. Diciendo que no es responsable de mantener la higiene y sanidad de su chiquero. El dueño del criadero no es culpable, tampoco. Cuando llevó al chancho allí, en realidad era un  lechoncito.  Nadie vivía en esa punta de la ciudad. ¿Qué culpa tiene él si el vecindario  se puso de moda?. «¡Tampoco pueden pretender que les ponga alfombra roja a los marranos!», dice mientras frunce el seño para evitar el olor que emana de su establecimiento.

    Entonces, será culpable el vecino del criadero por no encadenarse al Municipio para que controlen al chanchero?. Debe ser responsable por convivir con ese insoportable olor sin cortar la 33 o ajusticiar  a los porcinos?. Pero el vecino del criadero jura ser inocente y lo proclama a los cuatro vientos. De esos mismos rumbos de donde lo invade un insoportable hedor a chiquero. Y lo dijo en la Banca de la Gente, donde parece que la gente tiene menos banca que los chanchitos.

    La culpa, ni no es del chancho, del criador y de los vecinos de la chanchería, debe ser del fabricante de chorizos. Y yo qué culpa tengo si me piden llevar a Bromatología un pedacito de los cientos de kilos de embutidos que vendo?, se queja. Qué tengo que hacer?, cortar todos los chorizos y convidarle un pedacito de cada uno a los inspectores para estar seguro de que no tienen triquina?. Además, yo también como mis propios chorizos y no soy un talibán suicida» esgrime como excusa.

    Avanzando en la investigación, llegamos entonces a suponer que la culpa es del almacenero que vende los salames. «Pero mis salames tienen rótulo!», que culpa tengo yo si les pusieron el sellito porque si’!… Encima  yo comí y también me enfermé!», nos dice enojadísimo porque en este país ya no se puede comer  ni una picada en paz.
    La culpa no es del comerciante. Entonces debe ser de las autoridades de salud. «A no!, qué culpa tenemos nosotros de que los chanchos estén enfermos  o que

    fallen los controles bromatológicos. Nosotros atendimos a los pacientes, no somos responsables de la calidad de los alimentos», argumentan los señores de blanco. Ahora, sí, tenemos acorralados a los culpables: son los inspectores que deben controlar los alimentos. Pero también nos gambetean quebrando la cintura a lo Messi.

    «Todos los alimentos que analizamos dieron negativo, es decir que estaban bien rotulados…. No podemos saber si algún fabricante nos metió el  perro! El sistema funciona así: cada cual lleva voluntariamente la mercadería a analizar. No podemos saber si nos cambiaron gato por liebre, o chancho sucio por chancho limpio, mejor dicho!», declaran para terminar declarando que el chancho no aparece.

    Los que venden alimentos de manera ilegal, dicen que la culpa es de quien se los compra. De algo tenemos que vivir!, no obligamos a nadie a que nos compre!» susurran para no ser descubiertos. Aunque casi nunca descubren a alguno.
    AHI ESTÁ!!! los culpables son los consumidores que compraron chorizos truchos!!!.  Pero los enfermos  aseguran que sólo comieron productos rotulados. Es decir, que se enfermaron legalmente. «Pero no guardaron un pedacito del chorizo infectado para demostrarlo!!!!!» .  Y como sabe, la jurisprudencia marca que en Argentina todos los inocentes somos culpables hasta que podamos demostrar lo contrario.

    «Ustedes son los culpables!!!» gritan el criador, los vecinos, los fabricantes, el comerciante, los inspectores, las autoridades y hasta el chancho. Porque la culpa no es del chancho, sino del que se lo comió. Aunque el chancho venga  con rótulo y todo!.

    Artículo anteriorAlfi Blanco debutó ganando
    Artículo siguienteDanzaterapia
    - Avisos -

    Últimas Noticias

    Después de 10 años se reactivó la obra de cloacas en Espartillar

    Comenzaron los trabajos de excavación para reactivar la obra de cloacas...

    Todos por Saavedra: el vecinalismo visito la Cámara de Comercio y más emprendedores

    En el día de ayer el concejal Matías Nebot, Griselda Cledou y Daniela Urrutia dialogaron con representantes de la cámara de comercio...

    180 CASOS ACTIVOS DE COVID EN EL DISTRITO

    El informe de el dái de hoy registro 30 nuevos casos positivos de covid-19, 18 recuperados y un fallecidos más. Los casos...

    COVID: La Asociación Médica se sumó al pedido de “responsabilidad individual”

    Tras los reiterados pedidos de responsabilidad individual por parte de las autoridades municipales hacia la comunidad y ante el pico de...

    FALLECIMIENTO 14/05/2021

    En Pigüé, a la edad de 36 años, falleció Luisa Belén Medina. Sus restos recibirán sepultura en la Necrópolis local.-Casa de Duelo:...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas