8.1 C
Pigüé
lunes, octubre 26, 2020
  • Personajes
Otras

    Elisa Fox de Ayrinhac: hilvanando recuerdos

    Destacadas

    COLONIA SANTA MARÍA: UN MUERTO EN ASALTO A MANO ARMADA

    Una persona fallecida y dos ancianos con golpes fue el saldo de un asalto a mano armada...

    COVID: 5 FALLECIDOS

    La secretaría de salud municipal informó la situación sanitaria en cuanto al Covid a la fecha:Los dos...

    FALLECIMIENTO 25/10/2020

    Falleció en PIGÜÉ a los 42 años HUGO DAVID TRECH sus restos recibieron sepultura en la Necrópolis local. CASA DE...

    DSCF6084Elisa Fox nació el 11 de Mayo de 1927 en Buenos Aires, en el barrio de Palermo, séptima hija de ocho de Ernesto Ricardo Fox y María Luisa Graña, ambos dedicados a la educación en el Consejo Nacional de Educación.

    Su educación primaria fue en la Escuela Normal Nº6 y el secundario en el Colegio Normal Nº9 Domingo Faustino Sarmiento. En esta charla cuenta acerca de su formación, su paso de tantos años en escuelas de Pigüé como Directora, los recuerdos de la etapa de radioaficionada y nos presenta un libro de anécdotas sobre su marido, Luis Ayrinhac escrito por ella el año pasado.

    Elisa era y sigue siendo muy estudiosa y destacó el nivel educativo que había entonces: « teníamos un cuerpo de profesores irrepetible, por ejemplo tuve en dibujo a Lino Palacio, en matemáticas a Celina Repetto, autora de los famosos libros, ella tenía la honestidad de repartir del libro todos los años a cada alumno, sin venderlo, a fin de año lo recogía y pasaban a los nuevos alumnos».

    «En esa época había que estudiar en serio, había exigencia, era entonces mucho más importante la escuela pública que la privada, tanto es así que quienes estudiaban en privada, para tener el título final, tenían que ir a rendir un examen en el Consejo Nacional de Educación como una prueba final, después todo fue cambiando, ahora la escuela pública está muy desmejorada»; comenzó contando Elisa.

    Culminada la secundaria Elisa ingresó en la Facultad de Filosofía y Letras donde cursó hasta el inicio de segundo año, simultáneamente trabajaba como maestra en el Hospital Fernández.

    « En ese entonces en todos los hospitales funcionaba una escuela del estado, donde se les enseñaba a los niños internados, éramos un grupo de maestras que dábamos clases en todos los pisos del hospital, cama por cama a los que no se podían mover. En el segundo piso había un aula para los que tenían movilidad, los que estaban mucho tiempo internados salían con un certificado del Consejo Nacional de Educación, y si les daban el alta pero tenían que estar en la casa, estaba la escuela domiciliaria, yo era maestra nacional, eso lo hacía por la tarde». «A mi madre esto no le gustaba porque decía que yo era muy joven, que ese era un ambiente muy triste, siempre en contacto con la enfermedad y, hasta la muerte, entonces sin decirme nada me consiguió un traslado a la Escuela de la Conservación de la Fe, una escuela muy grande y linda pero no aguanté ahí, quise volver a mi cargo, quise volver al hospital donde estuve hasta que vine a Pigüé»; contó Elisa.

    Luego de dejar la Facultad de Filosofía y Letras realizó el Profesorado de Inglés y cursó durante tres años la carrera de Visitadora de Higiene y Medicina Social, recibiendo el título, que la habilitaba como asistente de médicos, lo que pudo ejercer casi de inmediato frente a la epidemia de Poliomelitis.

    «Pedían por radio, desesperadamente ayuda porque la epidemia fue un tendal de chicos que caían y no había quien los atendiera, me presenté como voluntaria y trabajé en el Hospital de Niños alrededor de dos años, fue allí que el Jefe del Servicio, el Doctor Damonte, gestionó para que yo y otra chica ingresáramos al curso de Terapia Ocupacional que se acababa de abrir, acá en el país nadie sabía de qué se trataba, había muchos chicos inválidos que había que rehabilitar, entonces el gobierno trajo cuatro inglesas de la Escuela de Terapia de Londres, el curso duró tres años en el Instituto Nacional de Rehabilitación del Lisiado desde las 9:00 horas hasta las 18 horas, sólo éramos ocho representantes de distintos centros de salud». «A mí me mandaron a trabajar al Centro Respiratorio María Ferrer, recuerdo que enseñé inglés a una chica de unos 17 años que estaba en pulmotor, que era de Roca»; detalló Elisa. Para agregar que años más tarde, en un viaje que realizó al sur con su esposo, fue a Roca y pudo encontrarse con la chica del pulmotor, quien había continuado con los estudios de inglés y así, había conseguido su medio de vida.

    Es esta una etapa que Elisa recuerda con mucho cariño, en la que se entrenó y muy bien en la entrega hacia el otro.

    A Pigüé

    Por intermedio de amigos conoció a Luis Ayrinhac, un joven arquitecto que vivía con su madre en Buenos Aires, y se enamoró, confesando que después de haber estado rodeada, muchas veces, de tanto dolor, Luis apareció como un sol de repente.

    Elisa se casó con Luis el 9 de marzo de 1960 en Buenos Aires, luego de vivir un tiempo con la madre de él, viuda de Numa Ayrinhac, se mudaron a Pigüé, aunque viajaban mucho a la capital ya que Elisa extrañaba mucho a su familia.

    El 4 de mayo de 1960 Elisa se hizo cargo de la dirección de la Escuela Nacional de Pigüé, que había iniciado su funcionamiento en el edificio de calle Moreno, donde se encuentra la clínica y más tarde en calle Pellegrini (casa familia Perreti).

    «La escuela era Lainez, era una ley que disponía que se instalara una escuela nacional en territorio provincial y con control del gobierno de la provincia, entonces había menos escuelas, en la dirección el techo tenía un tremendo agujero, era una ruina ese edificio, y conseguí que el Arsenal hiciera casi todos los arreglos necesarios, recuerdo que había chicos grandes en grados inferiores porque eran analfabetos, por supuesto no había comedor escolar y nosotros llevábamos comida, creo que una de las aulas fue el origen de los comedores, es que les ofrecíamos comida porque muchos vomitaban porque tenían hambre».

    «Y cuando terminaban la primaria, la secundaria era paga acá, entonces fue que empezó el movimiento con un grupo de gente y se logró crear la Escuela que se llamó Instituto Manuel Estrada, pero no había local, yo achiqué espacio en la escuela y compartí, ahí empezó a funcionar entonces la primer escuela secundaria pública de Pigüé, hasta que se consiguió la casa”; recordó Elisa.

    A los tres años de casados llega a la vida del matrimonio Ayrinhac, su primer y única hija, Elisita: “ nos cambió totalmente la vida, y quería estar realmente acá, llevando una vida más tranquila, juntos los tres”

    Otro capítulo de la vida laboral de Elisa fue la participación en la gestión de la instalación de la Escuela Especial en nuestra ciudad, cuya dirección estuvo a su cargo hasta el momento de su jubilación. “ Empezamos con seis alumnos en un local junto a los boy scout al lado de la parroquia, antes de jubilarme, tuvimos el problema que venían chicos sordos y no teníamos capacitación para eso, así que dí con una fundación FANS ( Fundación de Ayuda al Niño Sordo) en Buenos Aires, la Directora viajó acá y se abrió una filial que presidí durante mucho tiempo. A los chicos que tenían problemas de audición, se les hacía un estudio, se les proveía de audífono, pero faltaba una profesora de sordos, entonces una señora que tenía capacitación en Puan, la señora de Odria, viajaba todos los días”; contó nuestra entrevistada quien también presidió varios años ADIAPI-Asociación Diabéticos Pigüé.

    Radioaficionada

    A poco de llegar a nuestra ciudad Elisa comenzó a ocupar buena parte de su tiempo a las comunicaciones por radio: « fui radioaficionada, papá era radioaficionado de toda la vida, en esa época armaban sus propios equipos, con esos equipos domésticos y chicos hablaban con Japón, Inglaterra, él tenía amigos de varios países a los que nunca les vio la cara, pero hablaban todos los días, y cuando vine acá, que dio la casualidad que Luis era radioaficionado, así que hablábamos todos los días, acá estaba la familia Rey que también compartían esa afición. Recuerdo que hubo una situación particular en la zona, la inundación de Epecuén, entonces nos tocó ser útiles con un pequeño equipo en una época en la que no había tanto teléfono»; contó Elisa.

    Vida intensa

    Por este tiempo, dice Elisa, que se le embarulla el alma de tantos recuerdos, demasiados, asegura. «Me doy cuenta que he vivido una vida tan intensa, me he dado mucho, pero de repente me da la sensación de que estoy sola, vacía, de que ya se acabó…, pero no puede ser, después de jubilada me recibí de intérprete de francés, me acabo de anotar en otro curso de portugués y estudio órgano, aunque soy un espanto como alumna, y acabo de escribir un librito de homenaje a mi marido, no con pretensiones de publicación, sino para mis nietos, contando las cosas cómicas que le pasaban a él, me divertí al hacerlo porque fueron situaciones simpáticas”; contó Elisa. Y, cabe agregar que algunos de sus relatos serán publicados en una sección, próximamente, en Semanario Reflejos.

    Continuando con la charla, Elisa se descubre reconociendo que no le gusta esta etapa de su vida en la que le toca estar sola: “ mi hija viene mucho, pero tiene su vida también, en verdad no me gusta para nada estar sola, es una imperfección, y lo acepto, sé que no me gusta estar así por eso necesito motivarme con algo para seguir”

    *Elisa Fox de Ayrinhac fue traductora al castellano del libro “ Los averoneses de La Pampa” de Jean Andreu Bartolomé Bennassar, Romaní Gaignard y el Profesor de la Universidad de Toulouse-Le Mirail. Centro Interdisciplinario de Estudios Latinoamericanos. Michele Cail, Lucette Contreras, Michele Courtade, Jaques Danton. Investigadores del mismo Centro. Un tratado de investigación sobre el asentamiento de los averoneses en Pigüé.

     

    .

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    COLONIA SANTA MARÍA: UN MUERTO EN ASALTO A MANO ARMADA

    Una persona fallecida y dos ancianos con golpes fue el saldo de un asalto a mano armada...

    COVID: 5 FALLECIDOS

    La secretaría de salud municipal informó la situación sanitaria en cuanto al Covid a la fecha:Los dos últimos fallecimientos registrados hoy corresponden...

    FALLECIMIENTO 25/10/2020

    Falleció en PIGÜÉ a los 42 años HUGO DAVID TRECH sus restos recibieron sepultura en la Necrópolis local. CASA DE DUELO : Pellegrini Nº 1039 -  PIGÜE. Servicio: Cooperativa...

    FALLECIMIENTO 25/10/2020

    Falleció en PIGÜÉ a los 86 años JOSE ERNESTO  BARRIA sus restos recibieron sepultura en la Necrópolis local. CASA DE DUELO : Casella Nº 345 -  PIGÜE....

    Los municipales despidieron a Hugo Trech

    Con evidentes muestras de dolor los agentes municipales se congregaron frente al hospital para despedir los restos de su compañero Hugo Trech,...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas