15.8 C
Pigüé
viernes, marzo 5, 2021
  • Informe Especial
Otras

    EPECUEN: ruinas del paraíso

    Destacadas

    20 CASOS ACTIVOS DE COVID EN EL DISTRITO

    El informe del día de hoy indica que hay 2 nuevos casos positivos de covid-19 y 3...

    LA CELP INSTALA DOS SUBESTACIONES AÉREAS

    Se trata de dos subestaciones ubicadas en Alem al 200 y Belgrano casi España que reemplazará...

    101_9108Lago Epecuen fue una pequeña villa ubicada a pocos kilómetros de Carhué, famosa por sus aguas curativas y de un esplendor turístico incomparable en la región. Pero en el año 1985 una  inundación sepultó ese paraíso bajo agua. Hoy, luego de que el nivel del lago baje a  raíz de las intensas sequías, el lugar es visitado por numerosos turistas durante los fines de semana y es escenario de excursiones fotográficas por profesionales y aficionados.

    Además, a las ruinas de la ex- villa Epecuén, vienen permanentemente a realizar cortos para cine, películas y video clips. Han filmado allí,  “Los Tipitos”, “Dante Spinetta”, el Indio Solari;  y se han realizado fotos publicitarias para revistas como “ELLE” Para Tí,  y Clarín. Se rodó parte de una película internacional que se estrena próximamente, dirigida por el director inglés Roland Joffe, denominada “There be Dragons”. Y han realizado producciones periodísticas la agencia de noticias France Press, programas de tv  de TN “en el camino”, “Pueblos y ciudades”, y muchos periodistas y fotógrafos se acercan a la ex- villa. En el sitio donde funcionaba la estación del ferrocarril fue construido un museo en el que se encuentra la historia de la villa.

    La historia de Epecuén

    Epecuén es un vocablo Mapuche cuyo significado es casi asado, «Epe-cuen»: Epe, casi; cuen, asar (casi asado). Su nombre fue impuesto porque sus aguas, extremadamente saladas, producían escozor en la piel de lo bañistas.

    La primera referencia del Lago Epecuén data de 1770 cuando el piloto de la Real Marina Pablo Zizur la descubre y la bautiza Laguna San Lucas. Quiso el destino que San Lucas sea el patrono de la medicina.

    El primer análisis completo de sus aguas se produce en 1886; fue realizado por un químico italiano quien se maravilló por la riqueza mineral del Lago Epecuén, constata que la salinidad era superior al mar en 10 a 1 y aconsejó su rápida explotación mineral para exportar a Europa previo traslado en ferrocarril, que recién llegará en 1899.

    A principios del Siglo XIX el Lago Epecuén, inserto en una enorme depresión salina, comienza a ser  muy renombrado por las propiedades curativas de sus aguas. Los primeros visitantes arribaban al lugar en galeras o diligencias. Esta gente concurría y acampaba en carpas a sus orillas o en las fondas y hoteles de Carhué.

    En 1909 le da un respaldo científico-médico a sus aguas milagrosas mediante una comitiva científica provincial en donde se revelan sorprendentes propiedades. A partir de allí y especialmente en la década de 1920, se comienza a vislumbrar un gran futuro para el Lago Epecuén. Así, varios pioneros y visionarios efectuaron obras cuyo fin es dar a los bañistas de Buenos Aires, y demás puntos del país, confort y servicios.

    El ritmo de crecimiento se hizo frenético. Se construían hoteles de alta categoría, balnearios imponentes y lujosas residencias privadas. Nacieron las empresas explotadoras de sal, barro radiactivo, jabones a partir del barro, etc. Muchos de estos fracasaron, no debido a la escasez de turistas, sino a la inestabilidad del caudal del Lago Epecuén que, históricamente, fue de escaso volumen hídrico.

    Al lado de los hoteles comienzan a establecerse trabajadores y propietarios y así, para 1930 la Villa Lago Epecuén ya contaba con Iglesia, Escuela y todos los servicios necesarios para el desarrollo de un pueblo.

    A partir de allí la historia de crecimiento de la villa no cesaría. Villa Lago Epecuén llegaría a contar con 5.000 plazas declaradas y cientos de comercios. En las décadas del 60-70 llegaron a recibir a 25.000 turistas entre los meses de noviembre y marzo. La población estable de la Villa Lago Epecuén era de 1.500 personas.

    Pero la naturaleza no había escrito todavía su última palabra…

    El 10 de noviembre de 1985 el enorme caudal de agua rompió el terraplén de piedra y tierra que separaba la población de la laguna, e inundó gran parte de la localidad por lo que la villa desapareció por completo.

    Sobre 1986, el pueblo estaba envuelto ya por 4 metros de agua en sus calles, llegando en 1993 a más de 10 metros de profundidad y hoy día, las ruinas parecen querer emerger de las aguas como si de Poseidón se tratara, volviéndonos a mostrar en este caso, la desolación de un pueblo condenado, la desolación de un pueblo devastado al que la naturaleza le guardó la peor de sus caras.

    Desde su pico máximo el lago ha entrado en un retroceso que lo llevará tras 10 años a su cauce natural dejando tras de sí, como ya se puede apreciar, un paisaje desolador, trágico, fantasmal, testimonio de que la naturaleza siempre ganará.

    Hoy Epecuén, es un espectáculo incomparable. El pueblo fantasma emergió desde el fondo de las aguas para mostrarle al mundo las  ruinas de un paraíso…101_9088101_9090101_9092101_9093101_9093101_9097101_9117101_9129101_9147

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    20 CASOS ACTIVOS DE COVID EN EL DISTRITO

    El informe del día de hoy indica que hay 2 nuevos casos positivos de covid-19 y 3 recuperados. Total de casos 681,...

    LA CELP INSTALA DOS SUBESTACIONES AÉREAS

    Se trata de dos subestaciones ubicadas en Alem al 200 y Belgrano casi España que reemplazará la subestación subterránea ubicada en...

    LA BASE DE APOYO LOGÍSTICO INCORPORA PERSONAL

    La Base de Apoyo Logístico Pigüé incorporará más de 70 soldados y soldadas para desarrollar tareas en sus instalaciones.

    ASOCIACIÓN MÉDICA DEL PARTIDO DE SAAVEDRA

    CONVOCATORIA A ASAMBLEA EXTRAORDINARIA CamScanner 03-04-2021 11.00
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas