Francisco Martínez sobre el edificio de Casey y Alsina: “me da bronca que no está señalizado recordando la lucha obrera”

0
238
1f50e9de-f900-46df-8c46-8b60fd3b05b1

1f50e9de-f900-46df-8c46-8b60fd3b05b1Ayer 20 de febrero la cooperativa de trabajadores Textiles Pigüé, cumplió 15 años. Al hablar del actual contexto socioeconómico y la difícil situación que atraviesa el sector textil en particular, Francisco Martinez, miembro de la CTTP desde sus inicios señaló “Si las plataformas, bases y cimientos se mantienen desde lo conceptual y estratégico, algún día van a bajar las tarifas, el dólar y se va a reactivar la economía y Textiles Pigüé,

como el sector textil que junto con el del calzado lideran el ranking de la tabla de posiciones de los más afectados, también será el que más rápido se levante. No tenemos que desviar los objetivos. Estamos siendo variable de ajuste, nos da bronca y lógicamente no estamos conformes con la situación que estamos viviendo. Hay que pagar los servicios que son abultados, ver las tasas de interés y la baja del mercado, pero a conciencia y discutiéndolo entre nosotros. Es importante señalar que esta es una fecha especial que estamos transitando en un contexto difícil pero tenemos proyectos y la alegría de saber que más temprano que tarde, trabajando, peleando en el buen sentido, demandando y poniéndonos a disposición vamos a salir adelante porque todo el país tiene que salir adelante” aseveró Martínez.

Edificio de Casey y Alsina: 

Asimismo, al ser consultado sobre el destino que le daría, en su opinión personal al edificio que la CTTP cedió a la comunidad como agradecimiento por el apoyo recibido en su lucha obrera, Martinez sostuvo “En lo personal cada vez que paso por ahí me da mucha bronca de que todavía no esté la señalización de que ahí hubo una lucha obrera que trajo represión y mucha valentía y que generosamente los trabajadores de Textiles Pigüé se lo cedieron a la comunidad por el apoyo recibido. Creo que es un reconocimiento justo a los trabajadores y trabajadoras que tuvieron esa generosidad”.

En cuanto a qué actividad desarrolarían desde Textiles en ese lugar – que hoy el municipio mantiene cerrado e improductivo – Francisco Martinez dijo “Si me preguntás a mi, yo ya se lo habría dado a La Zorrilla, Artimusa y El Refugio” dejando claramente explícita la idea de generar en ese espacio acciones culturales.