30.6 C
Pigüé
martes, marzo 2, 2021
  • Editorial
Otras

    Los pinochos

    Destacadas

    ACTIVIDADES DE CONCEJALES DE JUNTOS POR EL CAMBIO

    Hoy por la mañana los concejales de Juntos por el Cambio visitaron la planta de reciclado "Pago...

    Torneo oficial LRF – ¿Sin equipos suarenses?

    (Especial Claudio Meier Nuevo Día ) Una acalorada reunión se...

    ASOCIACIÓN CIVIL PIGÜÉ POR LA VIDA

    CONVOCATORIA A ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA

    210203_la_mentiraPOR WALTER DITRICH (walter@semreflejos.com.ar).– El domingo por la noche me quedé mirando los resultados de las elecciones en Venezuela. No es un país que me interese particularmente, aunque era clara la importancia regional del resultado que podía obtener Chávez. Más allá del análisis geopolítico;  lo que más me interesaba era seguir la disputa mediática nacional traspolada a la elección venezolana.

    Era clarísimo que los medios opositores a CFK apostaron fuertemente a la victoria de Caprile. Quien hasta hace nada era un completo desconocido para la mayoría de nosotros y fue erigido mediáticamente como una especie de nuevo libertador del continente. Incluso, el periodista emblemático del grupo Clarín en su lucha contra el gobierno, Jorge Lanata, se preparó para transmitir desde Venezuela ese mismo domingo la derrota del chavismo. Cuando se anunció que Chávez ganó claramente, Lanata finalizó el programa abruptamente de manera muy desprolija.

    Mientras veía la muy mala cobertura que los medios argentinos realizaron de la elección – que ellos mismos presentaron como decisiva- no podía evitar recordar reírme al recordar como los grandes grupos mediáticos aseguraron que la muerte de Chávez era inminente. Citaron fuentes médicas, aseguraron que los oncólogos que sabían de la muerte segura de Chávez fueron censurados e informaron sobre el tratamiento del Presidente venezolano en Cuba con un halo de misterio dejando entrever que hasta podría haber fallecido en la isla sin que nadie lo supiera.

    Chávez, está más que claro; está vivito y coleando. Tanto que celebró el domingo la victoria en su tercera reelección consecutiva con su tradicional estrionismo; ante la cara de baja espalda de todos los que apostaban a su «segura derrota» y hablaban de un virtual «empate técnico» que derivaría en la victoria del opositor Caprile.
    El «comandante bolivariano» ganó y los medios de la «opo» y la «corpo» mascaron el freno. Me dormí riendo el domingo. Me causó gracia  cómo apostaron a una mentira en una elección foránea terminando de demostrar que son capaces de deformar la información alevosamente. Vuelven a quedar con la cola al aire y, lamentablemente, siguen apuñalando la ya destruida credibilidad de los medios de comunicación en general.

    El lunes por la mañana, retorné hacia Pigüé escuchando a Víctor Hugo. El ex opositor devenido en militante ultra k,  dedicó toda la mañana a «gozar» a los medios opositores y presentar a Chávez como una especie de mesías del continente. Según su óptica, el Presidente reelecto es lo mejor que le puede pasar a América Latina y ; se trata; de una especie de  apóstol de las libertad de prensa y las libertades individuales.

    Yo no conozco Venezuela. He hablado con gente que visitó ese país y trato de informarme, aunque desconfiando de los periodistas militantes de la mentira. No soy kirchnerista, ni chavista. Es más, recuerdo claramente haber manifestado públicamente mi indignación como egresado de la Facultad de Periodismo de La Plata, cuando esa casa de altos estudios le entregó a Chávez el   premio Rodolfo Walsh al «Presidente Latinoamericano por la Comunicación Popular». Pero,  el no abrazar como militante a los oficialismos argentino  y venezolano;  no me impide reconocer los logros que se deben reconocer; y sobre todo; no mentir para desestabilizar gobiernos democráticamente elegidos.

    Todos los observadores internacionales – de los más variados ámbitos- debieron reconocer que Chávez ganó los comicios de manera transparente y sigue siendo presidente de Venezuela porque la mayoría de los venezolanos así lo quiere. Está claro que no murió de cáncer y alcanza más del 50% de los votos porque ha generado políticas para grandes sectores populares de su país que vivieron décadas recibiendo migajas. En una tierra que es la principal reserva petrolera del mundo. Ahora bien, creo que su caudal electoral no le da derecho a avasallar libertades individuales, censurar medios o expropiar a privados porque si.

    Que Lanata le haga el juego al grupo Clarín en su lucha contra le ley de medios, no significa que se deba aplaudir que los servicios de inteligencia chavistas lo detengan y le incauten su material periodístico. Es claro que coartaron su libertad de trabajo y que por diferencias políticas el resto de los colegas lo niegan. Es de mercenarios no de verdaderos periodistas; el no repudiar lo que denunció Lanata y su equipo de trabajo.
    Después de reírme de las mentiras de la «opo»; me divertí con la propaganda de los medios «k» y termine triste. Me di cuenta de que a los unos y los otros les crece la nariz cada día un poquito más. Mienten sin ponerse colorado. Y hasta, supongo, creen que no se les nota.

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    ACTIVIDADES DE CONCEJALES DE JUNTOS POR EL CAMBIO

    Hoy por la mañana los concejales de Juntos por el Cambio visitaron la planta de reciclado "Pago...

    Torneo oficial LRF – ¿Sin equipos suarenses?

    (Especial Claudio Meier Nuevo Día ) Una acalorada reunión se dio este lunes en la...

    ASOCIACIÓN CIVIL PIGÜÉ POR LA VIDA

    CONVOCATORIA A ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA

    TRANKELS Y MERQUEL VISITARON LAS OBRAS DE LA RUTA 33

    La diputada provincial Marisol Merquel junto al director de Vialidad Nacional distrito Bahía Blanca, Gustavo Trankels y concejales del distrito recorrieron...

    SITUACIÓN COVID EN EL DISTRITO

    En el día de hoy se registraron 8 nuevos casos positivos de Covid-19 y 5 recuperados. Informe emitido por la Secretaria de...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas