9.2 C
Pigüé
domingo, junio 13, 2021
  • Personajes
Otras

    Lucía Tindiglia de Calabró: gringa ojos de cielo

    Destacadas

    FALLECIMIENTO 12/06/2021

    EN PIGÜÉ A LA EDAD DE 75 AÑOS FALLECIO MARTA SANCHEZ VDA DE HUSER, SUS RESTOS...

    3 NUEVOS CASOS Y UN FALLECIDO

    El informe del día de hoy sábado registra 3 nuevos casos positivos, un fallecido y 18 recuperados...

    Tres heridos en una cuadruple colisión en Pueyrredón y 25 de Mayo

    Un espectacular accidente vehicular se registró hace minutos en el cruce de la avenida Pueyrredón y...

    luca_001• Nació en Italia hace 80 años, de hace 59 vive en Argentina, en su mirada celeste guarda imágenes del paisaje de su pueblo, el trabajo en la chacra y la guerra.

    Lucía Tindiglia de Calabró nació en Fiumedinisi, Sicilia, Italia hace 80 años, la segunda hija de tres de Carmelo Tindiglia y Josefa Tindiglia.

    « Mis padres eran primos, antes allá en Italia no era tan raro eso, nuestro pueblo era chiquito, de campaña, porque después estaban los pueblos de costa, a la orilla del mar; el paisaje es espectacular, todo rodeado de montaña, ubicado en una colina con mucha vegetación, todo verde, con limoneros, olivos, algarrobos, nogales y muchos más, mi papá se dedicaba al campo, claro que el campo no es como acá. Vivíamos en una chacra chica, que no era nuestra, la trabajábamos a porcentaje, antes se hacía mucho así, todo lo que se producía, la mitad era para el patrón, se sembraba trigo, papas, porotos, muchos frutales también, una parte se consumía fresca y el resto se secaba, como los higos, también teníamos castañas, nueces y verduras de la quinta»; recuerda Lucía.

    Y asegura que muy pocos productos debían ir a comprar al pueblo; sólo solían comprar algún paquete de fideos, ya que para obtener la harina, el trigo que cosechaban lo iban llevando de a poco a moler al molino más cercano.
    Lucía dice que fue poco al colegio, que en general hacían el camino en mula o burro ya que no vivían en el propio pueblo, pero asegura que antes se aprendía más en la escuela. «Antes parece que se aprendía más, era otro tipo de aprendizaje, ahora yo veo que los chicos usan la computadora para todo, y no saben hacer las cuentas como nosotros, incluso hay mucha diferencia de cuando mis hijos fueron a la escuela, yo no sé si saben bien las tablas o hacer cálculos».

    Como era típico en aquellos tiempos, los niños de las familias tenían que trabajar, en este caso, en la chacra: « desde que tengo uso de razón, donde servíamos, allá nos ponían, en la casa y afuera en el campo también.. Allá como la tierra era poca, los animales había que cuidarlos para que no se pasen a los cultivos. Osea que se sacaban  a comer pero al lado tal vez estaba el cultivo de papa, trigo o lo que correspondía según la época, teníamos vacas, chanchos y en las casas siempre había al menos un burro para hacer distintos trabajos».
    «Además se juntaba pasto porque después los entrábamos a los animales, todos los días había mucho trabajo, jugar, poco se conocía, nosotros trabajamos desde chiquitos, pero lo hacíamos con ganas, porque todos lo hacían, no siendo los hijos de los ricos; y los domingos era el día que no se trabajaba tanto, íbamos al pueblo, a la misa, se hacían las compras y, a veces teníamos alguna fiesta».

    La guerra

    La Segunda Guerra mundial fue la mayor contienda bélica  de la historia y se desarrolló entre los años 1939 y 1945, dejó a Europa sumida en la extrema pobreza, un recuerdo que no es ajeno a Lucía que tenía, al inicio de la guerra, 7 años.
    «Mi hermana y yo íbamos al colegio, mi hermano Juan no porque él nació después de la guerra, mi papá tuvo que ir a la guerra, no mucho, creo que no alcanzó a estar un año. Nosotros veíamos todo, los aviones que pasaban, las bombas que caían, en la isla también rompieron ferrocarriles, buscaban también destruir los puentes, es que Sicilia es muy grande, rompieron todo. Después no se conseguían cosas, no había trabajo, después resurgió, y ahora está mal otra vez, pero no por guerra»; contó Lucía.

    A emigrar

    El padre de Lucía tenía dos hermanos que ya se habían venido a Argentina, uno en Chaco y otro en Guatraché -La Pampa. Del grupo familiar de Lucía, su cuñado, marido de su hermana, fue el primero en venir a Argentina, al año siguiente llegó su hermana con el pequeño hijo. « Mi papá, al irse su hija mayor quedó muy triste, como que se le iba desarmando la familia, en ese tiempo yo andaba de novio…. Entonces papá le preguntó si al casarse se quedaría en Italia o quería irse; él tenía idea de ir a Bélgica o a otro lado, pero dijo que igualmente vendría a Argentina, entonces mi tío que estaba en La Pampa nos hizo los trámites a todos, yo me tuve que casar antes porque si no mi tío no lo podía invitar a mi novio; pasó un tiempo largo igual desde que se tomó la decisión hasta que vinimos; mi papá, mi mamá, mi abuela, mi hermano, mi marido, yo y mi hijo mayor, Carmelo, el que está en la panadería»; señaló Lucía.
    Recordó también que no debieron pagar pasajes, ya que Perón, en ese momento a cargo del gobierno argentino, había realizado un convenio con Italia porque el país necesitaba mano de obra.

    « Creo que la Argentina mandaba trigo, Italia le mandaba gente, tuvimos que pagar gastos de papeles nada más, nosotros llegamos a La Pampa con mi marido Nunciado y todos, vinimos en el año ´54, mi hijo tenía 3 meses, ahí en Guatraché estuvimos seis meses, en Pigüé teníamos un amigo italiano también, entonces mi marido se vino acá a probar solo, y después nos vinimos todos… Fuimos a vivir a una quinta por el canal. También en unos años se vinieron mis padres y mi hermana con la familia, acá hicimos raíz, siempre todos juntos»; relató Lucía, para agregar que al llegar no tenían más que dos baúles con la ropa, no sabían el idioma, pero asegura que no extrañó nada, porque los que quería estaban cerca.
    Lucía y su esposo formaron una familia con dos hijos, Carmelo y Santo, seis nietos y seis bisnietos y dos en camino.
    Volvió a Italia con su esposo en el año 1992, 38 años después de haber dejado atrás su tierra, posteriormente.

    «Fui directamente a mi pueblo, allá tenemos primos de mi marido, es fuerte volver, encontré todo muy cambiado, el camino que me acordaba hacíamos en burro, era todo carretera, todo es diferente, y conocí todo lo que antes no conocía de mi país, a muchos lugares fuimos, después en el ´94 falleció mi marido en una operación de vesícula, y en ´96 volví a Italia, no quería ir sin él, pero mis amigos de acá me insistieron y también mi hermano que fue con la señora, el viaje se organizó para estar en la fiesta principal del pueblo, que es la de la virgen».
    Finalmente Lucía Tindiglia de Calabró dice que en la Argentina pudo construir una buena vida, sin sufrimientos: « por más que hubo crisis acá, nada más nos ajustábamos un poco, yo no sufrí, trabajé desde chica, así que trabajar no me afectaba nada, gracias a tanto trabajo ahora vivo tranquila, y tampoco me tocó perder seres queridos en la guerra como les pasó a otros,  acá tengo todo, mi familia, Argentina es mi segunda casa, ahora espero que Dios me de salud, nada más».

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    FALLECIMIENTO 12/06/2021

    EN PIGÜÉ A LA EDAD DE 75 AÑOS FALLECIO MARTA SANCHEZ VDA DE HUSER, SUS RESTOS...

    3 NUEVOS CASOS Y UN FALLECIDO

    El informe del día de hoy sábado registra 3 nuevos casos positivos, un fallecido y 18 recuperados en el Distrito. Casos activos...

    Tres heridos en una cuadruple colisión en Pueyrredón y 25 de Mayo

    Un espectacular accidente vehicular se registró hace minutos en el cruce de la avenida Pueyrredón y 25 de Mayo con cuatro...

    FALLECIMIENTO 12/06/2021

    EN PIGÜÉ A LA EDAD DE 54 AÑOS FALLECIO EUGENIO CASIMIRO SCHMIDT ,SUS RESTOS NO FUERON VELADOS Y RECIBIERON SEPULTURA EN...

    Victoria con golazo de Leo González

    Con gol del pigüense Leandro González, Gimnasia de Jujuy venció a Rafaela por la mínima y se mete en zona de Reducido...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas