12.2 C
Pigüé
sábado, octubre 24, 2020
  • Personajes
Otras

    Malena González de Rivas, perfil de mujer

    Destacadas

    Record de recuperados en el distrito

    Hoy 23 de octubre el distrito de saavedra tuvo 13 personas recuperadas de covid 19. Al mismo...

    FALLECIMIENTO 23/10/2020

    Falleció en PIGÜÉ a los 61 años RAMON ALBERTO MUÑOZ sus restos recibió sepultura hoy 23/10/2020 a las...

    Fernando Gómez Fredes vuelve al TN

    De prácticamente pensar en el 2021 para su continuidad en la Clase 2 del Turismo Nacional,...

    malenaUna mujer con un importante camino en la política y en la educación y, sobre todas las cosas una orgullosa madre y abuela.

    Malena es una de esas mujeres que no pasan desapercibidas, con un fuerte perfil en la comunidad y una importante huella en el ámbito educativo y político, una mujer que tiene una historia como tantas y para la que hoy, y siempre, su eje, es la familia.

    Su familia tenía el campo en la zona de la Colonia Nueva y ahí creció Malena junto a sus hermanos hasta la etapa de la escolaridad, una parte de su vida que recuerda con alegría: «Me gustaba muchísimo el campo con todas las diversiones que podían existir, andar a caballo, juntar los huevos, hacer picnics, íbamos caminando a los campos vecinos donde vivían primos con la canasta para compartir, en la temporada estival nos bañábamos en el tanque»; comenzó contando Malena.

    La educación recibida en el hogar tuvo, como era propio en esos tiempos, cierta severidad, aunque reconoce que el padre era más flexible y amigable. En cambio su madre, era severa: «ella, como buena francesa era cerrada, muy intelectual pero más fría y seria. Mi papá era más jovial, en la adolescencia los protesté, me revelé, no sé si por mi condición de ser la del medio fui la rebelde de la familia, tan rebelde que recuerdo que mis hermanos me decían la oveja negra, y hoy estoy tan contenta de haber sido la oveja negra, porque gracias a eso pude conocer otros espacios, otros ambientes, pude irme a estudiar cuando eso era todo un desafío».

    «Pero de grande me consideré con suerte de haber nacido en ese hogar, con esos padres y mis hermosos hermanos, además, puede hacer una réplica de eso porque mis padres eran aglutinadores, hasta que se murieron íbamos todos los domingos, mi hermano y su familia, mi hermana y su familia y la mía, como también era tradición en la casa de los abuelos, es algo que yo sigo manteniendo»; contó Malena.

    Para agregar que el mes de enero, su casa es un lugar de encuentro, donde se alojan sus hijos que viven en Buenos Aires, con sus parejas e hijos y se suman los de Pigüé para compartir parte del verano. «Yo adoro el mes de enero, estar todos juntos no tiene precio».

    Los abuelos González dejaron cálidos recuerdos en Malena, la huerta del abuelo, la rica comida y las manualidades de la abuela, una casa que los domingos de llenaba de voces en las largas reuniones familiares, y había un evento anual que nadie quería perderse: « era por marzo, mi abuelo compraba dos camiones de uvas y ese día, un domingo, íbamos todos a hacer el vino, trabajábamos todos, los grandes y los chicos. Era una tradición que mi abuelo sostuvo hasta el día de su muerte, eso nos amuchaba en torno a la elaboración del vino, y recuerdo que todo el mundo cocinaba cosas ricas, eso fue muy lindo; a la casa de mi abuela paterna también íbamos mucho pero mi abuela era muy cerrada y hablaba francés, entonces estaba esa barrera del idioma, pero igual nos reunían, tengo muy presentes esas reuniones»; aseguró la entrevistada.

    Estudio y familia

    Malena recibió su educación primaria y secundaria en el Instituto Niño Jesús y realizó cuatro años de la carrera de abogacía en Buenos Aires, a pesar de los cuestionamientos de sus padres que no aceptaron fácilmente que una hija mujer dejara el hogar para irse a estudiar a una ciudad.

    «Era un tiempo en que eso no era habitual, pero yo estoy agradecida de haberla peleado desde tan joven, lejos y sola, pero cuando estaba en tercer año de abogacía, en un baile del 14 de Julio de la Sociedad Francesa lo conocí a Cacho, nos pusimos de novio y a los tres meses me preguntó cuantos años tenía que esperar para casarse conmigo. Le dije que tres o cuatro, me respondió que de ninguna manera que si quería nos casábamos el mes que viene, entonces tuve la opción de mi vida, triunfó el amor y me casé, la verdad tuve suerte, un buen matrimonio, enseguida empecé a tener hijos, hicimos una linda familia, con cinco hijos hermosos, Diego, Silvina, Nicolás, Belén y Clarisa».

    Luego del nacimiento de su tercer hijo, junto a un grupo de amigas comenzaron a estudiar la carrera de Profesorado de Historia en la Universidad Nacional de La Pampa hacia donde viajaban a rendir exámenes y presentar trabajos prácticos.

    Mientras tanto trabajaba como profesora de Filosofía en el INJ y se ocupaba de su casa e hijos, al recibir el título, nació se hija Belén.
    Hoy Malena habla con mucho orgullo de sus hijos y se siente una abuela muy feliz de sus once nietos: Facundo, Delfina, Benjamín, Paloma, Morena, Gaspar, Juan Manuel, Hilario, Ana, Julián y Camila.
    Cuando la familia se reúne en torno a la mesa, en la casa de Malena hay una condición y que está escrita en un cartel: «aquí comemos sin celular».

    La vida sin Cacho

    El esposo de Malena, Cacho Rivas, falleció a los 59 años, cuando ella tenía 51 años; reconoce que le costó mucho levantarse de tan duro golpe. «No me quedé sola porque tengo cinco hijos y ya tenía nietos, pero hasta que vivió Cacho fue una vida y a partir que murió, fue otra vida totalmente diferente, pero si hay algo que puedo rescatar es que nos juntamos los cinco hijos y yo y construimos un núcleo muy duro, somos una red de afecto»; dijo Malena.

    Malena fue concejal por el Partido Justicialista durante cuatro períodos, 16 años en el Concejo Deliberante, según asegura, la mejor experiencia que pudo haber tenido en el camino de la política, fue también candidata a intendente y cumplió un período como Diputada Provincial. « Mi inicio en la política fue de participación en las reuniones que había en casa y acá me postularon, lo acepté, pero en principio lo sufrí bastante por mi familia de origen, mi padre ya había muerto, que había sido Presidente del Comité Radical, pero mi madre se sintió muy disgustada, con el tiempo lo aceptó, pero pasó mucho tiempo».

    «Nunca dejamos de hablarnos y vernos, pero en mi familia eran muy radicales, irigoyenistas y anti peronistas, ese fue el único obstáculo que puedo decir que tuve, y mi paso por la concejalía fue lo mejor, en cuanto al paso por la diputación, creía que podía trabajar mucho, presentar proyectos, pero me di cuenta que todavía nos falta camino por recorrer en esos puestos de la política. Yo me convertí como en una comisionista para satisfacer las necesidades y la demanda de la gente, creo que esa no es la función de un legislador, pero todavía no se entiende bien el rol, pero hay cosas que cuando la política se sanee un poco y evolucione se van a resolver de otro modo»; opinó Malena.

    En otro aspecto, opinó sobre la Argentina y Pigüé: « me gusta esta Argentina, que tiene muchas dificultades, sin embargo, va a la vanguardia, progresa, hay cambios, veo que nos hemos insertado en el mundo, y creo que la educación es el eje que nos va a movilizar, además creo que todos los países que somos emergentes tenemos un gran obstáculo, que son las asimetrías, las desigualdades; y a los pigüenses los veo bien, hay preocupación por estudiar, siempre nos quejamos igual, pero hay que hacer, las instituciones acá trabajan mucho, es para destacar»; remarcó Malena.

    Tiempo libre

    Luego de su jubilación, Malena puede disfrutar de todo el tiempo libre como les pasa a todos, pero en su caso fue algo traumático encontrarse en esa situación: « a mí la jubilación pasiva, definitiva, me mató, ahora estoy transitando el tercer año, los dos primeros, cuando me levantaba todos los días me decía ¿ y hoy? ¿Qué hago?; me amargué mucho, la verdad, no había pensado qué hacer cuando me jubile». «Mayormente mi vida ahora está centrada en mis nietos, estar atenta a sus vidas, en leer mucho, veo poca televisión, alguna película, también disfruto mucho de las caminatas, de aqua gym, salir a cenar con amigas y de las reuniones familiares, pero sigo extrañando el trabajo»; dijo Malena.

    «Ella» es una mujer dinámica, simpática e inteligente, al final de la nota, responde a la pregunta sobre su felicidad: «depende del concepto que se tenga de felicidad, pero sí, tengo hermosos hijos, nueras, yernos y nietos, una hermosa familia, no me puedo quejar de mi pasar, he viajado y viajo bastante, entonces puedo decir que soy feliz»

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    Record de recuperados en el distrito

    Hoy 23 de octubre el distrito de saavedra tuvo 13 personas recuperadas de covid 19. Al mismo...

    FALLECIMIENTO 23/10/2020

    Falleció en PIGÜÉ a los 61 años RAMON ALBERTO MUÑOZ sus restos recibió sepultura hoy 23/10/2020 a las 18 hs. en la Necrópolis...

    Fernando Gómez Fredes vuelve al TN

    De prácticamente pensar en el 2021 para su continuidad en la Clase 2 del Turismo Nacional, Fernando Gómez Fredes pasó a...

    VIERNES DE “CHARLA DE CAFÉ”

    https://www.facebook.com/semreflejos/videos/633110030697220

    LA MESA AGROPECUARIA BONAERENSE RECHAZA LAS USURPACIONES DE TIERRAS

    La Mesa Agropecuaria de la provincia de Buenos Aires expresó su profundo rechazo a las usurpaciones y tomas ilegales de tierras en...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas