18.6 C
Pigüé
sábado, enero 16, 2021
  • Personajes
Otras

    María del Mar Herrera Sánchez: el corazón partido en dos

    Destacadas

    DUEÑO VENDE CASA EN PIGÜÉ

    Casa 3 ambientes, patio y cochera. Los Paraisos 155. GRAN OPORTUNIDAD!!! Muy buen precio con mejoras...

    Tizón: “Si se siguen incrementando los casos podemos retroceder a Fase 3”

    El Secretario de Salud dr. Guillermo Tizón evidenció la preocupación debido al alza en el número...

    P1010221Casada con un pigüense, dejó su España natal hace casi dos años, una decisión difícil que marca un antes y un después en la vida de toda persona.

     

    María del Mar Herrera Sánchez nació el 31 de Julio de 1975 en Salamanca, comunidad autónoma de Castilla y León. Es la hija número 6, de siete, de Bernardo y Margarita; son seis hermanas mujeres y un varón. Sus padres, hoy jubilados, trabajaban, él trabajaba en el mercado mayorista de frutas y verduras de Salamanca y su madre tenía un almacén.

    Salamanca es una ciudad muy conocida por su universidad, de alto prestigio y la más antigua de España, fue creada en el año 1218 y donde acuden a estudiar jóvenes de toda Europa. La ciudad dista a 200 kilómetros de Madrid , tiene alrededor de 150 mil habitantes y su origen se remonta a unos 2700 años. Su casco antiguo fue declarado Patrimonio de la Humanidad, se puede decir que, justamente, su antigüedad ya significa un atractivo en sí misma y así la describe esta salamanqueña.

    «Es una ciudad pequeñita pero preciosa, tiene un casco antiguo, con una plaza mayor enorme, creo que es la tercera del mundo en cuanto a sus dimensiones, alrededor las catedrales, la universidad y demás edificios con una arquitectura hermosa, es una ciudad antigua y moderna a la vez. La ventaja que yo veo es la riqueza de su cultura porque viene mucha gente de afuera, de otros países». «Antes no había universidades en todas las ciudades por lo que también iban de otros sitios de España, y los extranjeros van a Salamanca a estudiar español porque dicen que en esa zona es más puro».

    Mar realizó en Salamanca sus estudios primarios, secundarios y universitarios, obteniendo el título de Trabajadora Social. A los 22 años se traslada a trabajar a Callafell-Catalunya, población cercana a Barcelona, vivió también en Segur de Calafell y Andorra, aunque su trabajo no estuvo vinculado a su profesión.

    « Allí el trabajo social no es como aquí, tú para poder ejercer de Trabajadora Social en el Estado tienes que pasar por un concurso, la mayoría de las veces es bastante complicado porque hay muy pocas plazas para mucha gente que se postula. He trabajado sí como voluntaria, en Callafell estuve tres años, en Andorra dos años, en Segur de Callafell seis años, trabajé como camarera y empleada luego en una tienda de electrodomésticos y me volví a Salamanca. Tenía ganas de volver luego de estar doce años fuera, mis padres ya se estaban haciendo grandes y quería estar con ellos»; contó Mar.

    El destino

    En Cataluña había construido una relación de amistad con una joven de Pigüé, ésta le presenta a su hermano Gustavo Martínez que vivía en Ibiza y hoy es su marido.
    «Cuando volví a Salamanca fui con él, ya hacía casi cuatro años estábamos juntos. Nos casamos aquí, en Argentina, en mi ciudad trabajé también como empleada en una tienda de electrodomésticos. Al principio Gustavo encontraba trabajo de vez en cuando, pero luego no encontraba nada, la cosa estaba bastante mal, Salamanca es una ciudad pequeña y se nota, por eso decidimos venir, yo ya había venido de vacaciones a Pigüé en 2011»; contó Mar.

    El 9 de febrero de 2013 Mar llega a Argentina, primero había venido Gustavo y ya tenía trabajo en Pigüé, reconoce que fue una decisión sumamente difícil la de dejar su tierra natal y su familia para mudarse a un nuevo lugar en un país diferente y, sobre todo, tan lejos de su hogar paterno.

    Mar del otro
    lado del Mar

    « En ese momento yo me encontraba muy a gusto donde estaba, tenía trabajo, me pagaban bien, estaba con mi familia y amigos, en ese momento no me apetecía venir. Pero quería que Gustavo estuviera bien, que tuviera la posibilidad de trabajar, entonces lo acompañé. Fue muy complicado. Yo he vivido fuera de mi ciudad, pero estaba a 700 kilómetros de mi ciudad, sabía que podía ir a verlos a mis padres subiéndome a un tren o avión, o ellos me visitaban a mí». «Pero dejar todo significó una mezcla de emociones muy fuertes, viajar desde acá no es tan posible. Si yo hubiera valorado estar tanto tiempo sin ir a España, sin ver a mi familia, no hubiera venido, hay cosas que decido así, sin pensar, cierro los ojos y, venga, para adelante»; expresó Mar.

    Según su mirada los argentinos y los españoles somos bastante parecidos, si lo compramos con el resto de Sudamérica. Por ejemplo, si comparamos un español con un colombiano, con un chileno o boliviano, hay menos en común que con un argentino. Pero hay muchas cosas diferentes, desde la comida, los horarios. Y los pigüenses con cierta particularidad que señaló nuestra entrevistada: « sales con mucha ilusión pero te toca vivir muchas cosas, hoy a los 38 años ya no podés volver a casa de tus padres así como así, esto que si podías a los 22, acá yo he estado abierta a toda posibilidad de trabajo, podría trabajar en varias ocupaciones, presenté currículum pero no he encontrado nada. Sólo trabajo dos horas para la Asociación Ayudarnos, mi título de Trabajadora Social tengo que homologarlo, un trámite que lleva dos años»; indicó nuestra entrevistada.

    «Cerrados»

    Al analizar nuestra sociedad, coincidiendo con muchas otras opiniones, Mar asegura que somos una comunidad con un perfil muy cerrado. «La gente es encantadora, me saludan, hablan conmigo, pero hasta ahí, no pidas mucho más porque no lo tendrás. Vengo de un sitio donde la gente, no es que te tira pétalos de rosa en el suelo cuando pasas, pero sí que la gente es más dada a echar una mano, y eso se nota. Porque todo te cuesta más, un pueblo tiene su lado bueno y otro no tanto».
    «Está bien la crítica, por ejemplo. Pero no el juzgar a las personas, también veo que existe mucha diferencia social, hay como círculos cerrados», opinó además.
    Finalmente la española relató que en nuestro país pudo cumplir el sueño de conocer las Cataratas del Iguazú, mientras que su lugar favorito en España es Salamanca por ser su ciudad. Destacó el importante acompañamiento de sus suegros a quienes estima mucho y dijo tener algunas amigas. Además admitió haber derramado muchas lágrimas añorando su lugar y los suyos, espera ahora, con alegría que llegue el mes de mayo para viajar a su tierra y abrazar a los suyos.

     

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    DUEÑO VENDE CASA EN PIGÜÉ

    Casa 3 ambientes, patio y cochera. Los Paraisos 155. GRAN OPORTUNIDAD!!! Muy buen precio con mejoras...

    Tizón: “Si se siguen incrementando los casos podemos retroceder a Fase 3”

    El Secretario de Salud dr. Guillermo Tizón evidenció la preocupación debido al alza en el número de casos positivos y manifestó...

    En el COE y AYUDARNOS se pueden registrar quienes quieran vacunarse contra el Covid

    La intendenta interina Ana Lucía García, el Secretario de Salud dr....

    “LA UNIÓN” SOCIEDAD COOPERATIVA DE TRANSPORTE AUTOMOTOR LIMITADA

    "La Unión" Sociedad Cooperativa de Transporte Automotor limitada, llama a: CONVOCATORIA A ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA

    MUNICIPALIDAD DE SAAVEDRA (PIGÜÉ)

    CORRESPONDE A EXPEDIENTE Nº 91696/2021.- PIGÜÉ, 13 de enero de 2021.-             Visto lo...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas