35.3 C
Pigüé
jueves, octubre 28, 2021
  • Informe Especial
Otras

    Pigüé antes de la Colonia: Tierras de los Cheche-Het o Pampas

    Destacadas

    Foro de seguridad: Aumentaron las denuncias por violencia de género

    El incremento de denuncias por situaciones de violencia de género fue...

    Oktober Fest en Sarmiento: patio de cerveza artesanal

    Cuatro fábricas de cerveza artesanal y varias bandas musicales, con el...

    Bochas tríos – Estrella del sur festejó en 2º y Unión –T- en 1º

    Tras disputarse los desempates surgieron los ganadores del torneo Apertura del certamen de...

    pampasHacia 1705 aparece en un mapa de América la descripción de la «Terra Magellanica» (actual Patagonia) en la que puede observarse el perfil de la costa de la actual Provincia de Buenos Aires y la zona de Ventania se señala como «Deserta» (desierta).

    El primer mapa en el que aparece escrita la referencia a Casuhuati es del Padre Catriel hacia 1702, donde se detalla una zona de serranías específica que dice «Casuite Sierras» y al lado la palabra «Serranos», término con el que los españoles identificaban a los indígenas de la región.

    Por lo tanto, esta región de serranías, se la conocía como Casuhati. La información surge del material de una investigación realizada por la Profesora de Historia Luján Tanco.

    «Por las referencias bibliográficas existentes, que son muy pocas, se supone que en esta región habitaban los Cheche-Het o Pampas o Serranos, que era la denominación que le habían dado los españoles, ellos se hacían llamar Cheche-Het- Gente del este, del este de la cordillera, que habitaban en el Casuhati, región desde la Cordillera de Los Andes hasta la Patagonia». «Ellos eran altos, lampiños, los hombres andaban siempre cubiertos con mantas y quillangos de los animales que cazaban, eran nómades, cazadores-recolectores y su dominio de la región era bastante amplia, desde el Río Colorado hasta la Sierra de la Ventana, asentándose en grupos que vivían en toldos»; comenzó relatando la profesora.

    Estos toldos los armaban con soportes de madera o caña, sobre los que ponían cueros de guanaco o venado, cosidos con tendones, con los que también se hacían las vestimentas o quillangos.
    Además informó que su lengua era un dialecto Guénaken, estaban constituidos en grupos seminómades, recorrían parte del territorio en busca caza del guanaco, venado, tapir, ñandúes, utilizando para cazarlos, arcos, flechas y distintos tipos de bolas y boleadoras.

    « Recolectaban frutos también y algarroba, comían el charqui, y después de la llegada de los españoles a América, con la introducción del ganando vacuno también ellos se dedicaron a la caza del ganando cimarrón, también la aparición del caballo aquí modificó su forma de vida y traslado; a partir de ahí el aborígen deja el arco y la flecha y adopta la lanza de más de cuatro metros de largo, invencible hasta la aparición del fusil Remington».

    En la investigación aparece que también preparaban albondiguitas de carne con grasa y sal que se conservaban por mucho tiempo, y del ñandú comían los alones asados alas brasas y los huevos.

    Se ha encontrado que los Pampas preparaban sus artefactos de piedra, madera, hueso y pezuñas en cada estacionamiento. «Ellos tenían acá el abrigo de las sierras, que era muy importante y contaban también con arroyos, así tenían fácil la caza y la pesca»; manifestó Luján Tanco.

    La cultura

    Los Pampas practicaban la prictografía sobre piedras, utilizando los colores blanco, negro, rojo y amarillo, labraban las hachas de piedra, bolas de boleadoras y otros objetos de piedra pulida; además tenían la costumbre de pintarse la cara para las ceremonias y para la guerra.

    «Las mujeres se dedicaban al tejido, trabajaban con telares fabricando vinchas, fajas y más adelante ponchos, todo con la conocida guarda pampa aunque no se ha encontrado mucho, también hacían tapices con pieles de guanacos, zorros y liebres». «La cerámica es muy simple al principio, tenían una importante producción de recipientes pequeños o medianos sin asas pero previstos de agujeros de suspensión para colgarlos y transportarlos fácil, hechos en cerámica de color negro, decorados con rombos de trazo continuo, el surco profundo horizontal o quebrado y series de trazos cortos verticales o puntos, formando figuras escalonadas, limitadas por líneas llenas»; señaló Luján Tanco. Por otro lado las mujeres solían adornarse con joyas de plata, pero su forma de vida era muy simple. Los grupos, antes de la llegada del caballo se trasladaban a pie a sus diferentes destinos, los que decidía el cacique o jefe.

    Religión

    Son escasos los datos con que se cuenta sobre el aspecto religioso de los Pampas. « No se sabe bien en que creían, se ha encontrado una palabra-gualicho, que no sabemos de que lengua procede ni que significa, ya que algunas veces significa «diablo» y otras «embrujamiento», pero no se conoce, a diferencia de otros grupos, sobre ritos»; indicó la profesora de Historia.

    Enterratorios

    Si bien no se conoce mucho acerca de estudios sobre la expectativa de vida que tenían los aborígenes de esta región, se puede suponer que en general, no morían ancianos.

    «Los enterratorios que se han encontrado han sido algunos primarios y otros secundarios, cuando la tribu se trasladaba, eran todos, el ajuar funerario muchas veces iba con ellos, en la Laguna de Cochicó y en Las Encadenadas se han encontrado enterratorios secundarios, en el primario se encuentran todos los restos óseos, en el secundario es como una especie de bolsa donde solamente se pone el cráneo y los huesos largos, el fémur, la tibia, el peroné; entonces se desentierra el enterratorio primario, se limpian los huesos, muchas veces se hacen incisiones o se pinta y después le ponen el ajuar funerario y lo vuelven a enterrar, lo que se encontró en Laguna Las Encadenadas fue enterratorio secundario, los huesos largos y los cráneos que estaban pintados, por esta zona no se encontraron muchos»; informó Luján Tanco.

    Araucanización

    En la segunda mitad del Siglo XVII se produce la araucanización en La Pampa, así llegan desde La Patagonia luego de cruzar Chile. «Este lugar, Pigüé-lugar de encuentro, de parlamento, era un lugar donde los caciques venían a parlamentar, llegaban a acuerdos entre ellos, no sólo por el lugar, sino por la Gruta de los Espíritus, adonde iban a renovarse espiritualmente, se dice que venían hasta de Chile, para ellos era un lugar muy importante»; precisó Luján Tanco.

    A partir de la llegada de los araucanos o mapuches, Los Pampas padecen un sometimiento, así sufren una aculturación ya que los recién llegados eran más violentos, así lo relató la profesora entrevistada. Por otro lado introducen el caballo, en el que, a partir de entonces, realizan sus traslados, además otros hábitos fueron cambiando y fue prevaleciendo, se supone, el idioma mapuche o araucano; se trató de un proceso de fusión, aculturación y adaptación, en el que la cultura araucana tuvo un papel hegemónico

    .
    Continuaron viviendo en toldos de cuero pampeano, el vestido se conservó más como de tipo araucano, el poncho y el chiripá fue la vestimenta más común, completada ya con la bota de potro. Las mujeres se envolvían en dos mantas, usando una como túnica y otra a la espalda a manera de capa.
    La cerámica se torna más sofisticada en esta etapa.

    Más adelante, a principios del Siglo XIX, llegó a La Pampa un grupo dirigido por el Cacique Yanquetruz, con un poderoso ejército de lanceros y sometió a los pueblos de la región.
    Posteriormente, se formó el cacicazgo de Salinas Grandes, dirigido por Calfucurá, venido desde Chile.

    En esta región el aborígen desaparece con la Campaña del Desierto, la profesora de Historia recordó que a los que no mataron, los llevaron a pie, encadenados, de manera infrahumana, hasta Buenos Aires, aunque existen versiones que cuando se produce la fundación de Pigüé aún había algunos pocos sobrevivientes.

    Bibliografía: Ibarra Grasso, Dick Edgar, Argentina Indígena y Prehistoria Americana. Tipográfica Editora Argentina. Bs.As. 1991. 4º Edición. -Pérez Amuchástegui; A.J. Crónica Argentina-Tomo IV. Editorial Codex. Bs.As. 1969 -Monferrán Monferrán, Ernesto E.: El ejército de operaciones del Sud y la Batalla de Pihué. Imprenta del Congreso. Bs.As. 1962. -Sarranone Alberto: Catriel y los indios pampas de Bs.As. Editorial Biblos, Azul, 1993.

    - Avisos -

    Foro de seguridad: Aumentaron las denuncias por violencia de género

    El incremento de denuncias por situaciones de violencia de género fue...

    Oktober Fest en Sarmiento: patio de cerveza artesanal

    Cuatro fábricas de cerveza artesanal y varias bandas musicales, con el servicio de cantina de Sarmiento...

    Bochas tríos – Estrella del sur festejó en 2º y Unión –T- en 1º

    Tras disputarse los desempates surgieron los ganadores del torneo Apertura del certamen de bochas modalidad de tríos, donde...

    UN SOLO CASO ACTIVO

    El informe de la Secretaria de Salud del día de hoy registra un solo caso activo, como se viene manteniendo en los...

    Nebot propone una red de productores, ordenanza de góndolas y aprovechar el paso de la ruta 33

    Ordenanza de góndolas, red productiva distrital y aprovechamiento del paso de...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas