34.3 C
Pigüé
lunes, marzo 1, 2021
  • Personajes
Otras

    “Dios elige diferentes caminos para llegar a un hijo”

    Destacadas

    CLUBES: FINALIZA HOY EL PLAZO PARA LA ENTREGA DE PROYECTOS

    Hoy es el último día para que los clubes y entidades deportivas presenten proyectos en el...

    GANADORES DE LOS PREMIOS DE LA JORNADA AMBIENTAL

    Desde el municipio se dieron a conocer los favorecidos con los sorteos durante la jornada ambiental realizada...

    Podio para Gómez Sarlinga

    Tras un año completo sin actividad en el fin de semana volvió a competir la triatleta local...

    Circuito_Chico• Gabriela Guijarro es madre adoptiva o «mamá del corazón», en esta fecha tan especial como es el Día de la Madre, compartió  su historia con el suplemento para la mujer “Ella” de Semanario Reflejos..

    Gabriela  padeció una enfermedad cuando tenía 15 años de edad, por la que debieron practicarle una Histerectomía ( operación de extirpación de ovarios y útero), quedando afectada con una esterilidad irreversible.

    « Yo de movida supe que mi único camino de la maternidad era mediante la adopción, incluso cuando iniciamos nuestra relación de noviazgo con Gustavo, que aún éramos muy chicos, eso estuvo muy claro y fue lo primero que le dije, así que cuando nos casamos la cuestión de iniciar los trámites de adopción fue bastante rápido, si bien como todo matrimonio queríamos esperar un tiempo prudencial para tener hijos, pero sabíamos que la adopción no era algo que iba a salir en poco tiempo, entonces fuimos prudentes y al año de estar casados iniciamos los trámites, y a los cinco años de casados llegó Milagros»; contó Gabriela.

    El hecho de estar impedida para tener hijos biológicos, era una cuestión asumida al momento de contraer matrimonio con Gustavo Fontanazza, su compañero de vida, además, fue un punto a favor en cuanto al tiempo, ya que no debieron pasar, como otras parejas, por  tratamientos de fertilidad buscando un hijo biológico. Así lo manifestó Gabriela: «tengo una teoría, creo que es por gracia de Dios que uno por ahí lo asume de esa manera, creo que cuando una verdad es irreversible, uno tiene que intentar vivir las cosas partiendo de esa realidad, de nada vale que uno empiece a mirar para atrás, viendo lo que podría haber sido, mi realidad fue esa, y no voy a decir que no tuve que renunciar a algunas cuestiones de la maternidad como puede ser lo que tenga que ver con el embarazo, con llevar a un hijo en el vientre, sentir la presencia del hijo en uno mismo, sí, tuve que resignarme a no vivir esa experiencia, pero también creo que la maternidad es un largo proceso que no se acota a los 9 meses de gestación»

    Reconoció, por otro lado,  que al momento de adoptar existen otros caminos, pero en el que se suman riesgos, por lo que optaron por el camino más lento, quizá, pero más seguro también; aunque admitió que los trámites de adopción son muy engorrosos. «A uno  lo exponen a un montón de situaciones que, muchas veces no tiene ganas de pasar, desde un lugar es entendible que, obviamente, para asignarle a un matrimonio una criatura, la justicia tiene que buscar que sean personas que estén aptas y en condiciones de recibir a esa criatura, pero uno se ve sometido a un  montón de exámenes, como  estudios socio-ambientales, psicológicos, pedido de antecedentes penales, esa es la parte más fea, pero cuando uno inicia el camino de la adopción, creo que lo que se tiene que poner como meta es el poder concretar el deseo de maternidad o paternidad que uno está buscando, y eso es parte del juego»; dijo Gabriela Guijarro.

    Y llegó Milagros

    En mayo del año 1999 Gabriela fue mamá de una beba que había nacido en Jujuy en enero de ese mismo año. Si bien cuando completan los trámites de adopción les comunican que pueden recibir un bebé a partir del tercer año, fue a los cinco años cuando, desde la justicia les informan que en 8 días tendrán una hija.

    También en esta madre se presentaron ciertas dudas, tal como puede suceder en una madre biológica: « creo  que la cuestión es asumir la adopción como la maternidad y punto, siempre digo que Dios elige diferentes caminos para hacerte llegar un hijo. Auno será desde lo biológico, a mí, él sabrá porque, los hijos me llegaron por este camino que es el de la adopción, cuando uno tiene un hijo biológico tampoco te firman una garantía de nada, y cuando uno tiene un hijo adoptivo tampoco nadie te firma una garantía de nada». «En definitiva cuando uno forma una pareja, se casa con una persona sana y mañana puede sufrir algún tipo de enfermedad y tampoco uno deja de amar por eso, y con un hijo pasa exactamente lo mismo, uno toma el «todo»; lo único diferente es esos 9 meses que no llevaste a tu hijo en el vientre»; afirmó la entrevistada.

    Cuatro meses tenía la bebé cuando Gabriela la tomó en brazos por primera vez; los habían llamado ochos días antes para decirles que debían ir a Jujuy a buscarla. «Es un montón de sensaciones, uno se convierte en mamá en ocho días, son un montón de emociones encontradas, en los que juegan la alegría, el temor, la expectativa del encuentro, la incertidumbre.. Con Gustavo somos personas que tenemos fe, creemos en Dios, y lo único que le pedía a la Virgen cuando la asistente social nos llevaba a ver a Milagros, era que me ayudara a ser para ella una buena mamá, o la mejor mamá que yo pudiera ser»; dijo Gabriela.

    El momento del encuentro, sin dudas, el tiempo no puede borrar, ni el corazón querrá olvidar: « fue conocerse, tal vez como cualquier mujer que llevó a su hijo 9 meses en su vientre y no había podido verle la cara, ella había nacido el 15 de enero y nos llaman en Mayo. Era muy prematura, su contextura física entonces era de un recién nacido, estuvo durante un tiempo internada en el hospital hasta que salió del riesgo de vida y luego 20 días en un hogar sustituto hasta que nos llamaron a nosotros».
    Es así como el nombre de la pequeña Milagros forma parte de su historia: « cuando la asistente social nos contó toda la historia de la bebé, el riesgo de vida que había tenido, la mujer entonces nos dijo: la verdad que la vida de esta chiquita es un verdadero milagro; y yo le dije, listo, se puso el nombre sola, le vamos a poner Milagros»; contó la mamá para agregar que a partir de ese momento cambió su vida para siempre.

    Luca

    Cuando Gabriela cumplió seis años de maternidad, llegó a su regazo un varoncito que llamaron Luca. El bebé fue otorgado en adopción de una manera fluída ya que pesó el antecedente del cuidado de la salud que la pareja había tenido para con Milagros, que había necesitado cuidados especiales, tal como lo requería el nuevo bebé. Además, justamente, Pigüé, cuenta con lugares equipados en cuanto a centro de estimulación y médicos.

    «Luca había pasado, después de nacer, por un proceso de desnutrición que le había producido un retraso madurativo de su crecimiento y necesitó hasta los dos años estar muy atendido para compensar el déficit del principio; él tenía un año y medio cuando llegó a nuestras vidas».
    Gabriela contó, por otro lado, que su hermana Milagros aceptó de manera muy natural al nuevo integrante, aceptándolo como hermano con todas sus implicancias. «Ahora Milagros va  a cumplir 14 años en enero y Luca cumplió 9 en septiembre».

    La verdad

    ¿Cuándo será el momento de contarle a un niño que es adoptado?; sin dudar Gabriela respondió que es desde el principio, al menos en su caso: « yo cuando le cambiaba los pañales a Milagros le decía: vos sabés que vos no naciste de mi panza, sino de la panza de otra señora, pero Dios quiso que estuvieras en mis manos, te puso a mi cuidado, nunca necesité sentarla y decirle: sos adoptiva». «También yo tengo la experiencia que soy hermana adoptiva, somos dos biológicas y la más chica de mis hermana es adoptiva»; dijo Gabriela.

    Educar en el amor es una premisa para los padres de Mili y Luca. Gabriela lo explica así: « siempre les dije que detrás de cada uno de ellos yo no iba a armar la historia ni de un verdugo, ni de un mártir, que yo no sabía ninguna de las razonas por la cual sus madres biológicas los habían abandonado, pero que ellos lo que tenían que tener claro es que las historias de cada uno son muy complicadas y que uno no tiene que juzgar porque no sabe cuál es la historia de vida que a esa persona le tocó vivir para llegar a tomar la decisión que tomó, y que, a veces, el abandonar un hijo cuando siente que quizá no va a correr junto a uno una buena suerte de vida, es casi un acto de grandeza y de amor y de desapego de alguien que, junto a uno, va a sufrir»; manifestó Gabriela. Para añadir que en caso de despertar en sus hijos el interés de conocer su historia previa a esta familia, contarán con su apoyo.

    Ser mamá: « El título de mamá me lo gané, con cada noche de desvelo, con cada lágrima de angustia, con todo lo que una mamá siente en el camino, porque nueve meses una mamá lleva a su hijo en el vientre, pero el camino de la maternidad empieza cuando tiene que empezar a jugársela todos los días por ese hijo. Lleguen por dónde lleguen los hijos, son un regalo de Dios que pone en nuestras manos para que nosotros los administremos y hagamos de ellos el proyecto que él tiene y hagamos de ellos buenas personas, a ver a todas las personas con un corazón abierto, que aprendan a amar sin restricciones».

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    CLUBES: FINALIZA HOY EL PLAZO PARA LA ENTREGA DE PROYECTOS

    Hoy es el último día para que los clubes y entidades deportivas presenten proyectos en el...

    GANADORES DE LOS PREMIOS DE LA JORNADA AMBIENTAL

    Desde el municipio se dieron a conocer los favorecidos con los sorteos durante la jornada ambiental realizada el sábado en Pigüé:

    Podio para Gómez Sarlinga

    Tras un año completo sin actividad en el fin de semana volvió a competir la triatleta local Patricia Gómez Sarlinga quien culminó...

    ESPARTILLAR: VECINOS ADVIERTEN PELIGROSIDAD EN OBRAS DE LA RUTA 33

    Varios vecinos de Espartillar se hicieron oír a través de diferentes medios con el fin de que las autoridades de Vialidad Nacional...

    PUENTE Y ROTONDA: EL MUNICIPIO AGRADECIÓ A VIALIDAD NACIONAL

    En un comunicado difundido hoy la municipalidad de Saavedra (Pigüé) agradeció la pronta respuesta del Director de Vialidad Nacional Lic. Gustavo Trankels...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas