22 C
Pigüé
sábado, febrero 27, 2021
  • Editorial
Otras

    Respuesta a la editorial del jueves 6

    Destacadas

    LOS NIVELES DE SEGURIDAD EN EL DISTRITO DE SAAVEDRA SON ACEPTABLES

    Lo dijo hoy el Fiscal General del Departamento Judicial de Bahía...

    Vuelve la agenda deportiva del fin de semana

    El retorno del hóckey, la inauguración de la cancha de Beach Vóley en el parque municipal y...

    CAMPAÑA “VUELTA AL COLE SOLIDARIA”

    La parroquia Ntra. Sra. de Luján de Pigüé impulsa la campaña “vuelta al cole solidaria”. Se reciben...

    Me comunico con el semanario, bastante sorprendido por la postura adoptada en la editorial del viernes 7 de Septiembre del 2012 frente al tratamiento del proyecto que prevé modificar la ley electoral para que puedan votar optativamente a partir de los 16 años los ciudadanos argentinos.

    En primer lugar, y el motivo principal que me llevó a manifestar mi opinión, ese editorial exponía como hilo conductor algo que a mi entender es una errónea concepción de la democracia y por consiguiente una opinión negativa para el sostenimiento perpetuo de la ésta en la Argentina y la igualdad de derechos sociales en el país y es el planteo de que la discusión acerca de la posibilidad de la ampliación de esos derechos políticos hasta la edad de 16 años era una “urgencia electoral del oficialismo” que, motivado por la ascendente participación de sus organizaciones juveniles, pretendía captar gran parte de esos nuevos votos con vistas al 2015. Pues bien, a mi entender la democracia se basa en la libertad de toda persona para elegir a los representantes que desee y me parece una extraña postura de carácter antidemocrático censurar la discusión de derechos sociales y políticos debido al posible uso futuro que pudieran hacer los beneficiarios de esos derechos. Los ciudadanos en condiciones de votar pueden hacerlo por los candidatos que prefieran y bajo ningún punto de vista se pone en duda el derecho al sufragio de de una señora de 40 años, de un trabajador de 25 o de un jubilado de 83, vote por quien vote.

    Además de esta idea el editorial también argüía los siguientes puntos contrarios a la modificación de la ley:
    • “Se dice que el voto de los jóvenes será optativo, aunque todavía faltan definir aspectos legales puesto que nuestra constitución habla de voto secreto, universal y obligatorio.”
    • “… los pibes podrán votar a los 16, pero no postularse (…) O sea, votanos, pero no dejamos que te voten. “
    • “… Pegar carteles, tocar el bombo, agitar banderas, llenar las plazas, saltar y gritar hasta quedar afónicos, es militar. Pero no lo es todo (…) el compromiso ciudadano, la participación verdadera es mucho más profunda y trasciende las elecciones…”
    •”… Sinceramente creo que hoy la mayoría de los adolescentes no están reclamando el derecho a votar. No se han visto manifestaciones, ni plazas llenas exigiendo el derecho a elegir a nuestros representantes…”
    • “… pibes, que aún no se han preocupado por la política ni los políticos…”

    La Constitución Nacional habla de voto secreto, universal y obligatorio, sin embargo, si se hace hincapié en lo obligatorio y no en lo universal, el Código Electoral Nacional regula que para todos los ciudadanos mayores de 70 años el voto es un derecho y no una obligación. Si el Código se modifica todos los ciudadanos del país que a los 16 son “pibes” tendrán la opción de decidir o no emitir el sufragio una vez  antes de que éste les resulte obligatorio en lo que me resulta un más que positivo avance en la participación ciudadana. Un avance que se vuelve aún más positivo si se considera que actualmente, los pibes de 16 años no pueden votar ni postularse para concejal, (al igual que, desde 1853, los menores de 25  años no pueden postularse para diputados o los menores de 30  años no pueden postularse para ser senadores o presidente) pero sí pueden a esa edad y con ese calificativo de “pibes” ser juzgados con plena responsabilidad penal si el crimen que se les imputa está sujeto a penas de dos o más años, a pesar de que no llenaron plazas pidiendo ese trato, como tampoco lo hicieron en  multitudinaria presencia las personas de 30 años para ser capaces de votar.

    Si es necesario para el análisis considerar que esos pibes que no pueden votar, no demuestran el interés en la política y en los políticos (aunque participen cada vez más, peguen carteles, toquen el bombo o se queden afónicos) es interesante considerar también el interés que sí demuestran los mayores de 18 en la actualidad, ya que en lo que observo de la realidad he visto pocos de ellos participando activamente de los partidos políticos, interesándose por realidades ajenas a las propias, generando nuevos espacios de debate y militancia e informándose a conciencia y por diversos medios acerca de las posturas y propuestas de los candidatos.

    En cambio, estoy absolutamente de acuerdo con que esos pibes que son los que agitan banderas, no tienen el compromiso ciudadano propio de los adultos. A saber, no son menores de 18 quienes evaden impuestos; no son menores de 18 quienes contratan en negro (aunque sí son menores de 18 gran parte de las víctimas de esta situación); no son menores de 18 años quienes corrompen los puestos políticos y los desprestigian frente a la sociedad; no fueron menores ninguno de los integrantes de los gobiernos de facto que interrumpieron la continuidad democrática de la que no participan lo suficiente los menores de 18 para votar pero sí lo suficiente como para que esos gobiernos de facto integrados por mayores consideren necesario desaparecerlos; y no fueron menores ninguno de los comprometidos ciudadanos argentinos que declararon en algún momento de nuestra historia la más terrible de las situaciones que puede enfrentar una sociedad como lo es la guerra, en la que sí realizaron menores el comprometido acto ciudadano de morir defendiendo la patria.

    En fin, la discusión está abierta pero ésta debería realizarse dentro de un ámbito respetuoso de la voluntad electoral y la libertad de opinión de cada ciudadano (aunque sea un pibe) y analizando la legitimidad del derecho social y no el interés político de quienes discutimos (que si resulta tan grave y desesperado el panorama político actual habría que cuestionarse por qué fue revalidado por un padrón conformado íntegramente por mayores de 18 en porcentajes tan dispares).  Yo considero que deberíamos adquirir el derecho a votar a los 16 en la búsqueda de una sociedad con valores más democráticos, inclusivos y pluralistas. Un Pibe.
    Bruno Holzmann,
    DNI 38.550.953,
    17 años.

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    LOS NIVELES DE SEGURIDAD EN EL DISTRITO DE SAAVEDRA SON ACEPTABLES

    Lo dijo hoy el Fiscal General del Departamento Judicial de Bahía...

    Vuelve la agenda deportiva del fin de semana

    El retorno del hóckey, la inauguración de la cancha de Beach Vóley en el parque municipal y la continuidad de los certámenes...

    CAMPAÑA “VUELTA AL COLE SOLIDARIA”

    La parroquia Ntra. Sra. de Luján de Pigüé impulsa la campaña “vuelta al cole solidaria”. Se reciben cuadernos rayados grandes, hojas para...

    NOTARARIGO DESTINÓ PARTE DEL FONDO EDUCATIVO PARA EL INICIO ESCOLAR

    "Por segundo año consecutivo y como política generadora de igualdad de oportunidades, desde el municipio se comunicó que Intendente Municipal giró al...

    ATENCIÓN: TURNOS PARA VACUNACIÓN DE HOY

    Desde la Posta de Vacunación contra Covid-19 en la Escuela 14 de Pigūe queremos notificar a la población en general y a...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas