26.3 C
Pigüé
sábado, febrero 27, 2021
  • Salud
Otras

    Ser obesa puede ser sólo un amargo recuerdo

    Destacadas

    A pleno el torneo de Beach Vóley

    Con ocho equipos se puso en marcha esta tarde el torneo de Beach Vóley en el parque...

    Fernanda Bevilacqua y Matias Nebot informan: beneficios promocionales para nuestro distrito ¿cómo acceder?

    La diputada provincial María Fernanda Bevilacqua y el Concejal Matías Nebot informan a...

    LOS NIVELES DE SEGURIDAD EN EL DISTRITO DE SAAVEDRA SON ACEPTABLES

    Lo dijo hoy el Fiscal General del Departamento Judicial de Bahía...

    DSC_0366•Marina Luna hoy, con 43 kilos menos, lo puede afirmar, lograrlo cambió su  vida.

     Marina Luna tiene hoy 52 años y 43 kilos menos, y un punto a destacar es que logró mantenerse desde hace ya, más de cinco años. Su testimonio es muy válido ya que demuestra que con firme voluntad y una meta clara a cumplir, se puede lograr; son los principales pilares, según su experiencia; en cuanto a la metodología que le dio resultado, según aseguró, su ingreso al Grupo SOL, achicar las porciones y caminar, no dejar de caminar.

    «Yo estaba pesando en el año 2005, casi 2006, 123 kilos, soy alta, de estructura grande, pero igual era obesa, había probado de todo, pastillas, anfetaminas, semillitas en la oreja, plantillas, todo eso que creía que me daría una solución. Sí, adelgazaba, pero al tiempo volvía a estar doblemente gorda, más de lo que estaba; nunca había sido muy delgada, pero después que tuve mi primer hijo, tengo dos, mi cuerpo tomó otra forma aunque no había engordado demasiado en el embarazo»; comenzó relatando Marina.

    Contó además, que siempre se había dedicado a la familia, a la casa, y que su mundo era ese, donde algunas angustias parecía que tenían consuelo en la comida: « yo siempre fui lo último, siempre los demás estaban primero, comía y nunca hacía actividad física, no me gustaba caminar, se dieron otras cosas que sumaban a que comiera y comiera, y llegué a un estado en el que no me soportaba más, en el 2005 tenía un casamiento, me probé ropa y me dio como una crisis de nervios porque no podía ser que estuviera tan gorda».

    Si bien había sido invitada al Grupo Alco, se presentó un par de veces, pero no se sintió cómoda en ese momento, luego con la formación del Grupo SOL (Sólo Obesidad en Lucha). « Un día dije: algo tengo que hacer, aunque me daba mucha vergüenza porque sabía que me iban a pesar, pero fui cuando se reunían en la parte de atrás del Hospital, y cuando entré, me sentí identificada con esa gente. Aparte me encontré con personas que habían sido gordas y estaban cambiadas, habían adelgazado, desde ese día nunca más me fui del grupo, me dieron una charla, unos folletos, en ese momento estaba en 123 kilos, me dijeron que tenía que llegar a 84 kilos, dije, ni loca llego, pero me motivaron tanto que pude, comencé a caminar y achicar porciones, jamás me prohibí de comer nada; así fui bajando, sólo una porción y caminar a pesar del frío, el viento, o la noche»; dijo Marina.

    Aunque muy pocos considerados, los aspectos psicológicos y familiares juegan un papel decisivo en la producción y mantenimiento de la obesidad, y por lo general, nunca se abordan. Estos factores psicológicos, precipitan y perpetúan el consumo exagerado de alimentos. Hasta el presente se han considerado, como causantes de la obesidad, la herencia genética, el sedentarismo, el comer excesivamente y las disfunciones metabólicas, pero también hay aspectos psicológicos y sociales según ciertos estudios.

    Discriminada

    En la sociedad actual, se sobrevalora la apariencia y belleza física. La delgadez es tomada como un valor supremo y en este sentido, las personas obesas suelen sufrir constantemente la humillación y la discriminación de una sociedad que sabe ser cruel.
    A pesar de que la obesidad es una enfermedad que necesita tratamiento, no se puede excluir al obeso hasta que tome la decisión de recuperar su salud. La sociedad debe aceptar y respetar a la persona excedida de peso y brindarle las mismas posibilidades que al resto de los individuos.

    Nuestra entrevistada afirma que sintió ese rechazo y discriminación, no sólo en la sociedad, sino en su propio ámbito familiar: « yo siempre fui discriminada por ser gorda, incluso por parte de personas muy allegadas a mí, me decían vaca, fue muy feo, además me hacían sentir que yo no valía, que no era capaz, eso me angustiaba más, y seguía comiendo, después fui abuela, entonces cuidaba a mi nieta y mi vida era esa, adentro de la cocina, con ella, cocinando y comiendo, no salía ni a la vereda. Me daba vergüenza, me discriminaban, cuando iba a comprar ropa me miraban de arriba a abajo y me decían, para vos no tengo». «Salía llorando de los negocios, la ropa me la tenía que coser yo, o sino, como tengo dos hijos varones iba a los negocios de ropa de hombre, pedía ropa para ellos, pero era para mí en realidad; ahora parece que hay talles grandes para mujeres»; manifestó Marina.

    Sacarse un peso de encima

    Conversando con Marina se puede deducir que hay un antes y un después en su vida a partir de haber logrado bajar esos 43 kilos, significó «sacarse un peso de encima» en muchos aspectos. « Me  cambió la vida, totalmente, en un año y ocho meses llegué a mi peso posible, ahora estoy debajo de mi peso, pero por mucha actividad, me siento muy bien, empecé a salir, el grupo para mí es como mi segunda familia, tengo grandes amigas».

    Por otro lado comentó que aceptó que la obesidad era una enfermedad: « cualquier cosa la calmaba con la comida, no tenía otra adicción, hubo cosas que me pasaron que parece que me dirigían hacia la comida como un refugio, y un día una señora me dijo una frase que me dejó muy grabada: lo que vos no hagas por vos, nadie lo va a hacer; tus hijos te pueden amar con toda el alma, pero vos lo tenés que hacer; ella tenía mucha razón, lo entendí y resolví actuar y hacer las cosas bien».

    Los demás intentos de adelgazamiento de Marina habían sido antinaturales, nunca había consultado con una nutricionista y reconoce que había recurrido a métodos que se ofrecen como milagrosos, pero que terminan siendo poco recomendables: « ante la amargura y desesperación iba a lo más fácil, aunque con las pastillas que tomaba vivía nerviosa y no dormía. Siempre digo que cuando ocurrió el caso Rímolo me sentí muy identificada».

    «Con la propuesta del Grupo SOL todo fue diferente, en casa a veces me retaban porque salía a caminar con frío o de noche, pero no me importaba, me iba igual, así los jueves cuando llegaba al grupo y me pesaba tenía la satisfacción, me había propuesto hacer algo por mi»; contó Marina y reconoció que la ayuda del entorno es importante, pero que en su caso se apoyó mucho en el grupo SOL, donde además del compañerismo asistió a charlas con la Psicóloga, quien le recalcó que si bien podía amar a su familia, primero debía amarse ella misma.
    « Tengo ahora totalmente en claro que no quiero volver a tener los 43 kilos encima, tengo la remera y el último pantalón de cuando era obesa para mostrarles a la gente que se agrega al grupo y que no me conocía porque muchos no pueden creer que yo fui gorda», asegura.

    Marina agregó que entre la metodología que le dio resultado positivo en bajar de peso, fue la incorporación del desayuno, ya que antes no tenía hábito de desayunar, además de achicar las porciones y caminar; mientras que actualmente continua comiendo en un plato chico, que es una estrategia recomendable, y de algunos permitidos. Pero, además asegura que lo más difícil no es bajar de peso, sino mantenerse: « el 99% de una dieta es el mantenimiento, el 1% es adelgazar, yo si bien bajé de peso en un año y siete meses, nunca dejé de ir al grupo, para mí es clave para seguir así, si dejo el grupo es posible que estos kilos los vuelva a tener».

    Recomendaciones

    Más allá de las claves que Marina Luna brindó para bajar de peso, recomendó otros puntos para quienes se encuentren en un estado de obesidad: « pueden tener serios problemas de salud, que en mi caso no tuve, si bien después de bajar de peso, viene lo estético, uno se siente mucho mejor, les digo a las chicas que son más jóvenes, si lo pude hacer yo, también lo pueden hacer ustedes; nadie sabe lo que puede hacer hasta que lo intenta». Y agregó que se acerquen al grupo los jueves desde las 19 horas en el Jardín 908.

    Anécdota

    Ya cuando había bajado los 43 kilos de peso, Marina se dirige a un comercio a comprarse un jean; al respecto relató: « yo usaba un jean talle 56, la señora que atendió me da uno elastizado talle 44, le dije que no, que no me andaría, pero me insistió en que me lo probara; salí de ahí tan felíz, porque me había probado algo que me gustaba ¡ y me andaba!; a partir de ahí también empecé a usar colores porque siempre me vestía de negro».
    Marina Luna pudo comprobar que la «odisea» que había emprendido en el camino del adelgazamiento, tenía más de un premio,  a partir de este cambio fundamental en su vida, decidió trabajar fuera de su casa, la época de esconderse por vergüenza ya había quedado atrás: « ahora no me siento más, pero tampoco menos que nadie»; finalizó Marina.

    Artículo anteriorJorge Meier: 45 años con las ovejas
    Artículo siguienteJuan Pueblo
    - Avisos -

    Últimas Noticias

    A pleno el torneo de Beach Vóley

    Con ocho equipos se puso en marcha esta tarde el torneo de Beach Vóley en el parque...

    Fernanda Bevilacqua y Matias Nebot informan: beneficios promocionales para nuestro distrito ¿cómo acceder?

    La diputada provincial María Fernanda Bevilacqua y el Concejal Matías Nebot informan a los vecinos y vecinas de...

    LOS NIVELES DE SEGURIDAD EN EL DISTRITO DE SAAVEDRA SON ACEPTABLES

    Lo dijo hoy el Fiscal General del Departamento Judicial de Bahía Blanca en el marco de...

    Vuelve la agenda deportiva del fin de semana

    El retorno del hóckey, la inauguración de la cancha de Beach Vóley en el parque municipal y la continuidad de los certámenes...

    CAMPAÑA “VUELTA AL COLE SOLIDARIA”

    La parroquia Ntra. Sra. de Luján de Pigüé impulsa la campaña “vuelta al cole solidaria”. Se reciben cuadernos rayados grandes, hojas para...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas