26 C
Pigüé
miércoles, noviembre 25, 2020
  • Info General
Otras

    Unas diez familias carhuenses fueron víctimas del accionar de la empresa Mi Estilo Viviendas

    Destacadas

    SUSPENDERÍAN LA FIESTA NACIONAL DEL RESERVADO

    Si bien la comisión directiva del club de pesca y turismo Pigüé esperan conocer el protocolo bajo...

    EL CLUB DE PESCA DE PIGUE VENDIÓ 24 TERRENOS EN UN MES

    El dato lo confirmó a Reflejos el presidente de la institución...

    BONO NAVIDEÑO DE LA PARROQUIA DE ARROYO CORTO

    La comunidad de la parroquia Ntra. Sra. del Carmen de Arroyo Corto tiene a la venta un...

    VIVENDAS ESTAFASContrataron la construcción de sus casas a Fernando Kaiser, de Santa Rosa; hicieron importantes entregas de dinero, y no recibieron nada a cambio, más que un asalto a la ilusión del techo propio. El caso está en la justicia.

    En busca de lograr su techo propio, unas diez familias carhuenses, al igual que un importante número de otras de una amplia región, fueron víctimas del accionar de la empresa Mi Estilo Viviendas, cuya cara visible era Fernando Oscar Kaiser, domiciliado en Chile 1590 de Santa Rosa.

    Tras un importante desembolso de dinero, y contrato mediante, la empresa incumplió con la ilusión y las necesidades de las familias, y sin construir el objeto de promesa, desapareció con lo que la gente le había anticipado. Ahora el caso está en la justicia, y los damnificados buscan alertan a futuros posibles desprevenidos, para evitar que más gente, corra la misma suerte.

    Con respecto a la experiencia que están viviendo a causa del engaño, dos de las damnificadas, Claudia Stieb y Giuliana Gerbaldo, relataron a CAMBIO 2000 cómo se vincularon a la empresa, y cuál es la actualidad de sus respectivos casos.

    “Esta persona, Kaiser, llegó a Carhué y arrancó con la construcción de una casa; levantó algunas paredes, y a partir de allí comenzó a promocionarse mostrando lo que sí había hecho; por lo tanto, muchos de nosotros, con la necesidad habitacional a cuestas, concurrimos a informarnos al respecto, y lo vimos como una buena oportunidad de acceder al techo propio, porque en realidad, la entrega inicial era factible para muchos, y las cuotas accesibles”, expresaron las damnificadas.

    “Con ellos fuimos cayendo uno a uno, más aún cuando los plazos de obra de los cuales hablaba, marcaban un tiempo de entre 45 y 60 días para el inicio, unos 120 días de obra, y otro lapso similar para los casos en que el clima fuera desfavorable. Lo cierto es que según nos decía, en no demasiado tiempo tendríamos nuestras casas”, acotaron.

    “A poco de haber iniciado la primera unidad, comenzó otra, aunque la primera nunca la terminó; tampoco la segunda; pero para cuando no terminó esas dos, en Carhué ya éramos diez familias que habíamos cerrado contrato con Mi estilo Viviendas”, aseguraron.

    Giuliana Gerbaldo, en tanto, explicó que en su caso “junto a mi pareja, Gonzalo, lo contactamos por Facebook, porque al enterarnos de lo que ofrecía lo entendimos como una oportunidad, más aún viendo que las construcciones iniciadas y lo que promocionaba, nos parecían lindas”.

    “Ante nuestra consulta -prosiguió-, inmediatamente se presentó, y cuando nos entrevistamos, le dijimos que para la entrega inicial teníamos un vehículo nuevo. El nos dijo que lo tomaba como entrega, lo cotizó, y se lo llevó aún sin transferir, supuestamente a un galpón hasta que él consiguiera comprador, lo que también resultó mentira, porque su hijo andaba los autos que le entregaban hasta poder colocarlos”.

    “Por suerte no pasó nada, y pudo venderlo rápido; hicimos la transferencia, y en medio de este caos que nos significó haber perdido todo, nos sentimos agradecidos de que así haya sucedido, porque de lo contrario, el auto hubiese seguido bajo nuestro nombre, con lo perjudicial que ello puede llegar a ser”, agregó.

    Claudia Stieb, por su parte, relató que estableció contacto con la empresa “cuando me vi en la necesidad de restaurar totalmente la casa en que vivía, que era muy antigua, y al momento de solicitar presupuesto, por todo lo que había que hacerle, era conveniente demoler y construir algo nuevo; con esa idea firmé el contrato, hice la correspondiente entrega de dinero, desocupé mi casa y me fui a alquilar, a la espera de la cristalización de ese proyecto que nunca se cumplió”.

    “Tampoco se va a cumplir, porque en febrero pasado, viendo la cuenta de Facebook de la empresa, empezamos a ver malos comentarios, lo que hasta ese momento nunca había sucedido; en esa fecha, empezamos a ver que la gente preguntaba cuándo venía para Acha, Puan, Ataliva Roca, Guatraché, Macachín, etc., o sea, que al hacer los contratos en la misma fecha, caímos muchos”, expresó.

    “Cuando el plazo para el comienzo de las obras iba quedando atrás, las consultan cambiaron de tono, y estaban relacionadas a ‘dónde estás’, ‘por qué no atendés el teléfono’, etc.; y ahí comenzamos a darnos cuenta que las cosas no estaban bien”, destacó.

    Giuliana Gerbaldo agregó luego que “a raíz de esas publicaciones me contacté con otra perjudicada, de Macachín, y pude saber que ella llevaba un año esperándolo, lo que más tarde supimos que era poco, ya que había quienes llevaban cinco años de espera”.

    “Con esos acontecimientos, hemos conformado un grupo al que cada vez se va sumando más gente, y juntos hicimos una presentación en la justicia; no obstante, previo a hacer esa presentación conjunta, personalmente ya había denunciado ante el Ayudante del Fiscal, aquí en nuestra ciudad, donde Kaiser se presentó, pero quiso ningunearnos; allí le manifestamos la idea de rescindir el contrato, y que nos devuelva el dinero, ante lo cual dijo que sí, que no había problemas, pero a eso sucedieron una serie de mentiras, y el dinero no apareció jamás, pese a que el Ayudante ordenó otro encuentro previo a elevar la causa a Trenque Lauquen; pero no se dio”, manifestó Giuliana Gerbaldo.

    “De todos modos, entre otras personas de nuestra ciudad que fuimos engañadas y gente de otras localidades, el viernes también se hizo una presentación en la justicia, esta vez en Santa Rosa, al mismo tiempo que lo denunciamos ante Defensa del Consumidor y la AFIP, porque ese dinero que entregamos, debió ser declarado”, puntualizaron Gerbaldo y Stieb.

    “Ahora estamos esperando por la evolución del caso, que ojalá podamos resolver en nuestro favor, pero somos poco optimistas; no obstante, el objetivo es alertar a futuros perjudicados, porque esta persona continúa operando, ahora bajo el nombre de Fer Cabañas, y así se da a conocer en las redes, donde pone las mismas fotos con las cuales nos enganchó a nosotros”, aseguraron para finalizar Claudia Stieb y Giuliana Gerbaldo.

    Cabe mencionar que hubo personas que llegaron a poner 350 mil pesos para tener su casa prefabricada, pero el dueño de la firma nunca apareció. Incluso a Kaiser no lo pueden ubicar y de alguna manera hasta piden el paradero.

    (*) fuente CAMBIO 2000 CARHUE

    - Avisos -

    Últimas Noticias

    SUSPENDERÍAN LA FIESTA NACIONAL DEL RESERVADO

    Si bien la comisión directiva del club de pesca y turismo Pigüé esperan conocer el protocolo bajo...

    EL CLUB DE PESCA DE PIGUE VENDIÓ 24 TERRENOS EN UN MES

    El dato lo confirmó a Reflejos el presidente de la institución Carlos Chauvié, quien al hablar...

    BONO NAVIDEÑO DE LA PARROQUIA DE ARROYO CORTO

    La comunidad de la parroquia Ntra. Sra. del Carmen de Arroyo Corto tiene a la venta un bono contribución Navideño. Los premios...

    REUNIÓN DE COOPERATIVAS CON EL PRESIDENTE DE INAES

    Mañana 26 de Noviembre visitará Pigüé el Sr. NAUM MIRAD a cargo de la presidencia de INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y...

    PEÑAROL AFRONTA DOS DEMANDAS JUDICIALES

    “Tenemos dos reclamos judiciales. Hay iniciadas dos demandas judiciales. Una por el torneo Fosforito Ruggeri, de...
    - Avisos -

    Noticias Relacionadas